Sociedad

La esperanza de 34.000 personas con párkinson está en la ayuda humanitaria

Los medicamentos que necesita Zulay Zea, de 57 años de edad, están escasos en el país por lo que debe recurrir a la buena voluntad de familiares y amigos en el exterior que le envían algunas medicinas 

Parkinson

 Referencial 

Por Daniela León | @Danii_l

Zulay Zea, de 57 años de edad, es una de las 34.000 personas diagnosticadas con párkinson en Venezuela, que espera con fe que los medicamentos para su condición lleguen al país, sea por ayuda humanitaria o por la forma tradicional.

Aunque Zea tiene casi ocho años con la dolencia, aseguró que en los últimos meses su calidad de vida se ha deteriorado 50%. “La falta de medicamentos es muy crítica. Yo uso sinemet, stalevo y pramipexol, pero hace meses que no los consigo. Algunos familiares y amigos que están afuera a veces me los traen de regalo, y les agradezco y bendigo por eso”, relató Zea para El Nacional.

Además, esta paciente viaja desde Coro, estado Falcón, hasta la capital venezolana muy seguido para tratarse en el Hospital Universitario de Caracas, porque en la entidad donde vive no hay los recursos para atender a personas con diagnósticos como el suyo.

La mujer admitió que es mucho más difícil sobrellevar la ausencia del tratamiento en Venezuela, porque debe tolerar apagones, fallas en los servicios básicos, protestas y la hiperinflación. “Cuando mi familia me llama se pone muy triste porque ve que su país va hacia atrás. No solo está en juego mi calidad de vida, sino la de miles de pacientes con párkinson, alzheimer, los niños con cáncer. Nosotros ya hemos vivido, pero un niño que apenas está abriendo sus ojitos no merece morir por esto”, explicó.

Zulay Zea debe viajar de Coro a Caracas para poder tratar su condición de salud | Foto: Daniela León

Zea afrontó la situación más alarmante de su vida hace poco durante uno de los apagones que dejó a todo el país sin electricidad: intentó auxiliar a una mujer de 86 años de edad a la que le dio un ACV por la desesperación de no tener energía eléctrica Su reacción ante la emergencia no fue voluntaria, pues su cuerpo solo tembló y tembló, sin darle la oportunidad de hacer algo más por esa mujer.

“Es triste ver cómo una persona mayor se muere en tus brazos, porque no tienes como ayudarla”, agregó.

Desde el primer día del colapso eléctrico, Zea intentó mantenerse calmada para evitar caer en un proceso de depresión. “Estuve sedada, sin medicamentos. Dios me dio la fuerza de voluntad para no sucumbir ante la agonía, porque vi a mucha gente hacerlo”.

La Federación Farmacéutica Venezolana calcula que la escasez de medicinas en el país es de 85%, un porcentaje que se mantiene desde hace tres años y que ha llevado a organizaciones no gubernamentales y a la Asamblea Nacional a solicitar reiteradamente ayuda humanitaria.

Zea es una de las pacientes que pone su esperanza en esa ayuda. Sin embargo, el tratamiento para el párkinson no está establecido como una prioridad en la ayuda humanitaria como las medicinas para el cáncer o los suplementos para combatir la desnutrición infantil.

Debido a esto la Asociación Civil Párkinson Caracas exigió este jueves que se incluyan urgentemente los tratamientos para su pacientes en los próximos cargamentos de ayuda humanitaria.

“Mi mayor deseo es que lleguen los medicamentos porque ya tenemos muchos compañeros encamados y con escaras porque no tienen medicinas y es muy doloroso. Cada vez que me levanto le doy gracias a Dios por estar aquí y le pido que lleguen medicamentos para todos estos pacientes que tenemos una condición de salud crónica”, concluyó.