• Caracas (Venezuela)

Vladimir Viloria

Al instante

Notas de Cata

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

B & G Roséd’Anjou

Que el vino rosado es el resultado de los sobrantes de blancos y tintos de las bodegas, que se hace con la peor uva de las fincas, que se le añade azúcar para darle ese dulzor que caracteriza a algunos. ¡Falso de toda falsedad! Claro que existen vinos rosados mediocres … ¿acaso no los hay también blancos y tintos? Más bien difícil de lograr, un buen rosado es aquel que consigue un correcto balance entre acidez, fruta, alcohol –rara vez mayor a los 13,5 grados- y azúcar residual.

Sin pretensiones y sencillo, debería estar siempre a medio camino entre un blanco fresco y frutal y un tinto muy ligero, claro está, dependiendo de la calidad de la uva con que se le trabaje. Con algo de más fuerza en boca que un blanco joven, la idea es que conserve la acidez de éste pero con algo de más cuerpo, dados los taninos extraídos durante las breves horas de maceración, momento crucial en que se obtiene color y aromas de la piel de la uva.

Elaborado en pagos del valle del Loira a partir de Cabernet Franc y Grolleau, de intensidad media y pleno de fruta, el Rosé D’Anjou 2012 de Barton&Guertier, busca el frescor y correctos registros de cereza, fresa o moras. Equilibrado y juguetón, es versátil, fácil, abocado y amigable, y sus atributos convocan a disfrutarlo frío a no más de 8 grados –tampoco muy helado– y sabrá entregarse como aperitivo o para acompañar quesos frescos de vaca o cabra, ceviches, ensaladas, arroces y platos igualmente aromáticos y ligeros. Además, sabe entregarse muy  bien a la suculencia y complejidad de la rica y decembrina hallaca caraqueña.  ¡Salud!