• Caracas (Venezuela)

Vladimir Villegas

Al instante

Vladimir Villegas

Con qué viene Nicolás

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de la gira de trece días realizada por el presidente Nicolás Maduro a China, Arabia Saudita, Irán, Qatar, Portugal, Rusia y Argelia, las venezolanas y los venezolanos esperamos que mañana el Jefe del Estado, en su comparecencia ante la Asamblea Nacional, no sólo dé a conocer los detalles de su periplo internacional sino el impacto que sus resultados puede tener en la superación de las dificultades económicas por las cuales atraviesa la nación

Pero también es muy grande la expectativa con respecto a las medidas que el gobierno nacional  anuncie para hacer frente al cuadro económico del país. Qué vamos a hacer frente a la escasez de productos de consumo masivo,  cuáles son las  acciones destinadas a estimular la producción nacional, qué estrategia se  piensa impulsar para meterle freno a la inflación, cuál es la fórmula que se va a aplicar para reactivar un aparato productivo que muestra una grave parálisis.

No creo que en general la gente, salvo unos pocos ilusos, esté esperando un milagro. Si en algo existe claridad es en lo complejo del momento que vivimos. No hay que ser experto en el ámbito económico para saber que puede, y seguramente tienen que venir decisiones duras, de alto costo político. Peor que eso es postergarlas, si, como parece, definitivamente son la única opción.

Lo que sí creo que la población espera, con justa razón, es una hoja de ruta clara, un rumbo cierto.  Por ejemplo, que se anuncie de una buena vez el esquema cambiario que ha de regir de ahora en adelante. Que se diga cómo se le va a bajar el copete al llamado dólar paralelo, qué va a pasar con los estudiantes que están en el exterior con autorización del Estado venezolano y que hoy pasan las de Caín, al igual que jubilados y pensionados residenciados fuera de Venezuela. Cuáles van a ser las prioridades para la asignación de divisas para la importación… entre otros casos.

También hay quienes esperamos que desde el gobierno se entienda como una necesidad la más amplia convocatoria a todos los sectores del país para escuchar sus propuestas frente a la crisis. Es tiempo de ponderar otras opiniones, otras maneras de ver los problemas. Incluso voces dentro del mismo oficialismo que vienen intentando hacer aportes. Eso ha debido hacerse al menos el año pasado. Se perdieron valiosas oportunidades de construir amplios consensos para sacar al país de la confrontación estéril y lograr una hoja de ruta económica en el cual todos los actores en ese campo, sin excepciones, tuvieran un espacio para aportar y desarrollar sus iniciativas.

Lo mismo ocurrió con el diálogo político, que se complementa con el económico. Ese diálogo se interrumpió. Y en un momento como el actual debería reactivarse, si los principales dirigentes de gobierno y oposición tienen en mente lo que ocurriría en Venezuela si se profundiza la pugnacidad. En este punto no sólo tiene responsabilidad el gobierno, también la oposición.