• Caracas (Venezuela)

Vladimir Villegas

Al instante

La ausencia de los ministros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos de las reivindicaciones más importantes que logramos los venezolanos con la Constitución de 1999 es el derecho que tenemos de recibir información veraz y oportuna, y la prohibición de aplicar censura a los funcionarios para impedirles dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades.

Y es bueno recordarlo a propósito de la no comparecencia de los ministros a la convocatoria hecha por la Asamblea Nacional para evaluar la pertinencia o no del decreto de emergencia económica, que finalmente fue rechazado por la mayoría parlamentaria. Tal como era de esperarse, el decreto fue rechazado y obviamente la asistencia de los ministros a la Asamblea no iba a cambiar esa decisión. Pero en todo caso los ministros tenían y tienen la obligación de acudir a las citaciones que les envíe la Asamblea.

Más allá de esa obligación de orden constitucional, está de por medio el derecho de los ciudadanos, de todos nosotros, de conocer la verdadera realidad económica del país. En este asunto es poco o prácticamente nada lo que puede ser considerado como información clasificada que no puede ser revelada. Si el gobierno tiene suficientes razones y argumentos para defender la tesis de la guerra económica contra el país como origen fundamental de los graves padecimientos que sufre nuestra economía y, por ende, nuestra población, no había mejor escenario para dar ese debate y para dar información contundente al respecto que la propia Asamblea Nacional. Calificar de show mediático el escenario parlamentario donde los ministros debían someterse a las preguntas y comentarios de los diputados opositores ha sido, a mi modo de ver, una manera poco efectiva de disipar la creencia existente en buena parte de la población en cuanto a que el gobierno no quiere dar la cara frente al país por la magnitud de la crisis y por la falta de políticas acertadas y oportunas para derrotarla. Ha sido, en mi opinión, un grave error político, además de la pérdida de una oportunidad de oro para explicar a fondo la realidad económica y tratar de convencer a la mayoría de la necesidad de respaldar las medidas que el presidente Nicolás Maduro incluyó en el decreto de emergencia económica.

El no acudir al Parlamento a explicar la magnitud de la crisis, a exponer posibles soluciones y a tratar de construir consensos, seguramente deja un mal sabor en quienes, desde las filas rojas rojitas, creen en el argumento de la guerra económica, en que no es necesario modificar o sustituir el modelo económico vigente y en que el gobierno no es responsable de la crisis por haber tomado un camino equivocado sino que por el contrario es víctima de una conspiración orquestada por factores políticos y económicos nacionales e internacionales. Seguramente querían ver a sus ministros y a los diputados del bloque de la patria destrozar uno a uno los argumentos de la oposición y responder sin sobresalto y con mucha entereza todas las preguntas y acusaciones provenientes de la bancada de la Mesa de la Unidad Democrática.

Pero también está el resto del país, que piensa distinto, que cree que el gobierno ha tenido una política económica que ha derrumbado el aparato productivo, que ha privilegiado la pugna con el sector empresarial antes que buscar consensos y construir alianzas ganar-ganar, y que ha fracasado en la lucha contra la inflación y el desabastecimiento, y que de paso tampoco ha acertado en la lucha contra la inseguridad.

Esos dos países, que en realidad son uno solo, tienen derecho de estar debidamente informados, de recibir una explicación por parte del gabinete económico. No era una comparecencia solo para satisfacer las demandas de la Asamblea, sino sobre todo para explicarle al país el por qué hemos llegado al terrible cuadro económico de hoy y cuáles son los planes y las iniciativas concretas para que Venezuela se reponga de los males que la tienen postrada.

 

Adiós a dos colegas

La semana pasada fallecieron dos colegas periodistas. Uno de ellos, Ricardo Durán, asesinado en circunstancias que todavía están por aclararse. También debo registrar con pesar la muerte del colega Carlos Delgado Linares, hombre de dilatada experiencia sobre todo en el medio radial. A Carlos lo derrotó un grave problema de salud, mientras que Ricardo cayó víctima de  una bala asesina cuando todavía tenía mucho camino por andar y apenas iniciaba una nueva etapa desde la jefatura de Prensa del Gobierno del Distrito Capital. Nuestras condolencias a sus familiares y allegados.