• Caracas (Venezuela)

Vladimir Villegas

Al instante

Vladimir Villegas

Trending odio

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El haber asistido via Skype el viernes al programa que conduce en CNN el periodista mexicano Fernando del Rincón me concedió el para nada deseable “privilegio” de ser eso que en el mundo del Twitter se conoce como Trending Topic. Esa entrevista provocó polémica porque tuve el atrevimiento de expresar mis puntos de vista y no caí en la tentación de morderme la lengua para evitar la jauría extremista que drena odio, resentimiento, descalificación y otros sentimientos que contaminan el espíritu humano, pero que están allí pululando en nuestra sociedad. Para ser exactos, más que trending topic  fui  trending odio.

Decir, por ejemplo, que uno cree en el diálogo, que es bienvenida la misión de la Unión de Naciones Suramericanas, que no hay que apostar a la violencia, que hay que condenar cualquier intento de solucionar los problemas del país por la vía del golpe de Estado, del signo que sea, da pie para que individualidades escondidas tras seudónimos, cuentas manejadas desde laboratorios de la maldad y la inquina e incluso gente que uno conoce se atrevan a agredir, injuriar y amenazar sin comedimiento alguno.

Muchos de ellos juzgan por su propia condición, como lo hace el ladrón.  El juicio que hacen de los demás habla más sobre ellos mismos que sobre los enjuiciados. Según esa óptica, todo el que opina de alguna manera lo hace porque le pagan, porque tiene miedo o porque simplemente es merecedor del peor de los castigos.

Otros se conectan con el resentimiento y la rabia que les produce la actual situación del país y salen a insultar y a vomitar odio aupados por quienes saben perfectamente lo que puede provocar esta andanada de violencia verbal en una sociedad súper polarizada como la nuestra. De ahí a que alguien pase a tomar por su propia mano lo que considera es un acto de justicia hay un corto trecho.

Como me dijo un amigo muy ducho en el tema, el país no es el Twitter. Es cierto. Pero esta herramienta, como el bisturí, puede servir para lo bueno y para lo malo. Y lo peor es que algunos hacen política, del extremo que sea, tomando como guía o en algunos casos como orden a cumplir lo que decida el laboratorio que maneja la red. Lo cierto es que quienes hacemos vida pública, bien sea en el periodismo o en la política, debemos saber que estamos, al igual que nuestros hijos y otros familiares, en la mira del odio y de la cobardía de quienes actúan tras las sombras. Por eso hago uso limitado del Twitter. Me concreto a leer comentarios en mis programas de radio y TV, y a veces leo algunos que transmiten odio, violencia y hasta discriminación como una forma de estimular el debate sobre estos sentimientos que ojalá no lleguen a predominar en un escenario social, que pueda llevarnos al infierno de la irracionalidad ya no verbal sino práctica. Aunque pensando bien las cosas, tal vez me anime a twitear nuevamente

Y del Twitter volvemos a Unasur y a la posibilidad de que se retome el diálogo en el país.  La reunión de Samper, los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador con representantes de partidos políticos de la oposición,  pertenecientes a la Mesa de la Unidad Democrática, para mí fue un hecho positivo, pese a que de allí no surgieron acuerdos concretos salvo la posibilidad real de que se vuelvan a ver, ya en otras condiciones de mayor formalidad, y con la representación acordada por la MUD.

Si bien no entendí por qué no pudo ingresar al encuentro el secretario ejecutivo Jesús Torrealba, lo correcto fue que los jefes de algunos partidos y los gobernadores Henri Falcón y Henrique Capriles aceptaran reunirse sin la presencia de Chúo. Es demasiado importante trabajar para que tengamos en Venezuela un clima propicio de cara a las elecciones parlamentarias, las cuales no están previstas para septiembre, por cierto, y para que en una mesa de diálogo discreto y concreto, como lo ha sugerido el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, se aborden los temas más urgentes en la agenda política, que incluye los casos de los detenidos por razones políticas, las condiciones generales para el proceso electoral y el deslinde absoluto por  parte de la oposición democrática de cualquier tentativa golpista y de la violencia, tal y como ya lo han expresado importantes voceros de partidos contrarios al gobierno.

Ojalá prenda la mecha del diálogo, para que no se enciendan otras mechas absolutamente indeseables.

 

Maja

El 12 de marzo, pasado mañana, se cumple un aniversario más del nacimiento de nuestra madre, Maja Poljak, quien vino este mundo en el año 1924.  La recordamos todos los días, especialmente ahora que se acerca esta fecha.