• Caracas (Venezuela)

Vladimir Villegas

Al instante

Simonovis, la señal para el diálogo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El domingo antepasado el diario El Universal publicó una entrevista, realizada a este servidor por el colega Roberto Giusti, en la cual aseveré que las puertas están abiertas al reinicio del diálogo político en nuestro país, y que el llamado formulado por el ex presidente colombiano Ernesto Samper, nuevo secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), para que se restablezcan los espacios de conversación entre oficialismo y oposición, seguramente obedecía a una señal concreta por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Dije en esa entrevista, cuyo contenido provocó diversas reacciones, entre ellas la furia y ataques de baja ralea por parte de algunos fanáticos tuiteros, que una medida a favor del comisario Iván Simonovis sería un paso importante para la reconciliación y para el reinicio del diálogo. Pues bien, ha llegado la esperada medida humanitaria que la mayoría de los factores opositores, comprometidos en el juego democrático, reclamaba como una condición para volver a la mesa de diálogo. Ya el comisario Simonovis está junto a su familia, a la espera de iniciar en su hogar el tratamiento médico que le permita recuperarse de sus problemas de salud.

Por supuesto que no se ha pasado la página del 11 de abril de 2002. Los acontecimientos que vivimos en nuestro país en esa coyuntura siguen gravitando en la realidad actual. No quiero detenerme en ellos sino en la relevancia de la decisión de otorgarle a Simonovis una medida humanitaria. Con este paso se acorta la distancia en la ruta hacia un diálogo que ha tenido sus tropiezos y sus detractores en los extremos de cada bando. Ojalá se produzcan nuevas decisiones de esa naturaleza, pero a mi juicio es imperativo reiniciar el diálogo ya, porque la compleja realidad del país no espera.

Comparto a plenitud las opiniones que en ese sentido han expresado este fin de semana estimados venezolanos como el gobernador del estado Lara, Henri Falcón, y el diputado Hiram Gaviria, en cuanto a que hay que crear nuevamente esos espacios para que el gobierno y la oposición conversen en torno a la realidad actual del país y busquen puntos de acuerdo, aunque sea mínimo, para que el juego democrático fluya y se tomen las decisiones que las circunstancias reclaman.

Seguramente surgirán las voces de siempre apostando por el fracaso de cualquier tentativa de diálogo, y cuestionando a quienes la promuevan con acusaciones que van de lo insólito a lo ridículo. Pero hay que avanzar sobre eso, y centrarse en las necesidades concretas de los venezolanos. El diálogo político no es suficiente, el sector privado y el gobierno tienen temas pendientes por resolver, los trabajadores también tienen su agenda y deben ser escuchados. El funcionamiento de nuestra economía es el gran tema. Por eso he propuesto que se cree un Consejo de Asesoría Económica, integrado por las voces más disímiles, con el objetivo de llevarle al gobierno iniciativas y propuestas concretas en ese campo.

 

Terrorismo

Es condenable cualquier acción destinada a crear un clima de violencia en el país. Es sencillamente criminal querer convertir el terrorismo en una forma de lucha. En tal sentido, quienes estén involucrados en ese tipo de acciones y sean detenidos por los organismos de seguridad deben asumir sus responsabilidades. Es lamentable que jóvenes venezolanos se vean comprometidos en esa agenda de terror y muerte, tal vez obedeciendo “consejos” de factores vinculados al paramilitarismo, que no tienen prurito alguno en volarle la cabeza a quien les estorbe, sea del gobierno o de la MUD. Quienes no crean en el camino democrático y prefieran hacer política a través de la violencia e incluso del terrorismo no pueden pretender que la mayoría del país los vea con simpatía.