• Caracas (Venezuela)

Víctor Suárez

Al instante

Venezuela de Verdad
en el teatro de los celestinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Hoy domingo, a las 7:00 de la noche, creí que vendrían unos diez o doce amigos, y vinieron más”, se alegra el ex embajador venezolano en la ONU y en Reino Unido, Samuel Moncada, en su turno de palabra en el Teatro Fernando de Rojas, en el Círculo de Bellas Artes de la calle de Alcalá de Madrid.

Rojas es el presunto autor del clásico La Celestina, tragicomedia española impresa a finales del siglo XV y que en el siglo siguiente fue caldo morao de editores que añadieron y quitaron actos, parlamentos y personajes, escondieron manuscritos y grabados originales y alteraron o volvieron a atribuirle posliminares. De su finalidad didáctica y para entender la diferencia entre drama y novela, me alertaron mis antiguos profesores de Castellano y Literatura hace más de 50 años. De su legado (historia versionada por celestinos y celestinas) me avisaron testigos de la cuarta república. De trapisondas en la representación (inserción de capítulos ajenos a la trama original debido a meros intereses del mercado), las aprendí de los autores sucedáneos de la llamada telenovela cultural. Al final trágico de los amores de Calisto y Melibea le alargaron o sumaron capítulos intermedios para que los lectores disfrutaran un poco más de los placeres de los protagonistas. Pero el azogue de los siglos permitió ver en esa tragedia, dicen las enciclopedias, el retrato más detallado de la vida prostibularia y rufianesca de la España de aquellos tiempos.

¿Quién mató a la pareja de amantes? La historia añadida señala al macho Centurio y al cojo Traso, que no aparecen en los originales editados en Burgos, Toledo y Sevilla. ¿Quién mató a la quinta república de Venezuela? Mientras agoniza, mientras el respaldo popular levita a poco del suelo, mientras la economía se desbarranca y el modelo socialista se hace insostenible, mientras los muchachos suplican que no los maten ni a franca distancia ni a quemarropa, cuatro o cinco excelentes viajeros ofrecen una versión dulce y endemoniadamente optimista en Madrid, en el teatro que rinde honor al autor de La Celestina.

 

Entre rones y chocolatines

La Expo Venezuela de Verdad abrió el domingo a las doce del mediodía, tal como lo había anunciado el presidente Maduro una semana antes. ¿Finalidad? “Pulverizar a la derecha franquista”. A la 1:00 de la tarde se realizó el foro “Venezuela, crisol de oportunidades”, con la asistencia de empresas españolas (Repsol, Zara y aseguradoras) que seguramente habían desayunado el sábado con el informe del diario El Economista: “Inversión española en Venezuela pasó de 170 millones de euros en 2013 a solo 8 millones en 2014. Hace una década la inversión se había elevado hasta los 1.000 millones”.

Una parte de los espacios de la exposición había sido destinada a presentar una muestra de “Venezuela Exporta, es momento de cruzar fronteras”. (A la vista siete líneas de productos: dispositivos electrónicos de Síragon; baldosas de granito; tuberías y conectores caseros hechos con polímeros PVC; chucherías, jarabe de papelón y chocolates Nestlé; cosmetología de Valmy; grifería de cobre y aluminio; cepillos para barrer, “mopas” y un tobo-exprimidor de coleto que se ofrece al país que inventó “La Fregona” –Manuel Jalón Corominas, en 1956).

A las 2:00 de la tarde abrieron la barra con ofrenda de rones Santa Teresa y Diplomático, tequeños, café y una mezcla espesa de caraota, aguacate y queso a manera de canapé. Quienes quisieron presenciaron después las producciones cinematográficas Ley de fuga y La casa del fin de los tiempos.

A las 7:00 de la noche las puertas del teatro se abrieron nuevamente para que, en orden de aparición, ofrecieran sus versiones sobre El Estado de la Nación el reasumido embajador Mario Isea; el cuatrisoleado Manuel Fernández (viceministro para el área educativa, ministro de Educación Universitaria, presidente de Cantv y presidente de Movilnet); Samuel Moncada, diplomático en reposo; y Rodrigo Cabezas, ex ministro de Finanzas, ex presidente del Parlatino y recién excluido de la dirección nacional del PSUV.

Para cerrar el foro, el embajador Isea dijo: “Es un honor haber estado con estos cuatro ponentes, que han sido o son funcionarios del gobierno nacional. Ninguno de ellos tiene rabo e´ paja”.

A las 9:30 de la noche, la barra libre volvió al patio de degustaciones de la Expo de Verdad.

 

Festival de los edulcorantes

La platea del teatro tiene capacidad para 309 personas. Si el embajador Samuel Moncada esperaba una docena de asistentes, por ser noche de domingo invernal en Madrid, la realidad mostró unas 100 butacas ocupadas, un tercio del aforo. Algunos prefirieron quedarse de pie, al fondo, alineados cerca de la puerta, entre ellos el vicecanciller para Europa, Calixto Ortega. El personal de la embajada y de los proveedores de catering no hicieron bulto. A mediodía, opositores venezolanos en Madrid habían marchado “anti-Podemos” entre Plaza España y Callao, con asistencia estimada en 500 personas, según la policía. Ninguna de ellas asistió a la Expo de Verdad.

Los voceros discurrieron y luego hubo preguntas:

Fernández: “Somos un Estado social de derecho y de justicia, ha habido 19 elecciones, donde el 10% de los inscritos en el registro electoral pueden solicitar un referéndum”, asegura. Alguien del panel le corrige: “El 10% no, el 25%”. El embajador Isea enmienda: “Ni el 10% ni el 25%, es el 20%”. OK, el 20%. Este año vamos a la elección número 20 (se trata de las parlamentarias, para la renovación de la Asamblea Nacional, sin convocatoria oficial aún).

Fernández: Para 2020 tendremos pobreza crítica cero. 23 millones de venezolanos utilizan los servicios públicos de salud. Uso consuetudinario. Antes, eran 3 millones. La FAO dice que somos el país que más ha luchado contra el hambre... En cultura, hemos hecho un esfuerzo por resignificar la cultura, desde los símbolos patrios hasta las particularidades... Somos un país con un lugar en el mundo. Estamos en el Consejo de Seguridad de la ONU; 183 países así lo quisieron en votación cerrada (“Secreta”, corrige Moncada). En votación secreta, admite el ministro de Educación Universitaria.

Fernández: “En tecnología, tenemos 2 satélites que nos han permitido formar más de 200 magísteres y más de 2.000 especialistas. Pero el proyecto más conmovedor es el Canaima Educativo. En Venezuela existen 7 millones de familias. Más de 3 millones de niños de 6 años de edad han recibido su primer computador”.

Fernández: Chávez dejó un espacio político consolidado, que es más de la mitad de la población. Obtuvimos 55%, 51% y 56% en las últimas 3 elecciones que se han realizado sin la presencia (vivo o muerto) de Chávez.

Moncada: Antes de salir de Caracas compré varios diarios (El Universal, 2001, Últimas Noticias, según pude distinguir en el fardo de papel que llevaba bajo el brazo a la salida del acto, ya en la calle). Leo lo que según ellos está pasando en Venezuela, pero en uno veo que se inauguran decenas de hospitales diariamente. ¿En qué otro país ocurre eso?... Las elecciones en Venezuela tienen 80% de participación, es bajísima la abstención... Con la bonanza petrolera, en lugar de comprar mansiones en Suiza, el gobierno prefirió invertir en el sur..., en los pueblos del interior del país, 250.000 atendidos en la Misión Milagro, son recursos para reinvertir en Venezuela. Si cayera el gobierno, la oposición tendría que ocuparse de lo social... En Venezuela todo el mundo tiene una queja. Es un Estado vibrante. Todo el mundo quiere ser más próspero, pero eso es mucho más difícil de satisfacer... En septiembre presidirá Venezuela el Movimiento de los No Alineados... ¿En qué consiste el peligro de Venezuela para Estados Unidos o para España? En que es una ola, y ese es el precio de la libertad... Las colas en Venezuela se producen porque los productos son regalados. Los extranjeros, ecuatorianos y colombianos, y los mismos venezolanos, los revenden a más de 100% de su precio regulado. La gasolina también es regalada. El Estado paga para que se consuma gasolina. Vivimos aún bajo el estigma de lo que ocurrió en Caracas en 1989, que surgió precisamente después de un aumento en el precio de la gasolina (Caracazo). Hay mucha corrupción. Estamos tratando de remediar esa situación...

Moncada fue crítico con algunas decisiones del gobierno. Por ejemplo, la resolución que permite al Ejército el uso de armas de fuego letal en manifestaciones pacíficas. “Eso hay que revisarlo porque otorga un tremendo poder discrecional a quien comanda las operaciones...”, dijo.

Cabezas: Queremos independizarnos del petróleo, pero utilizándolo como palanca. En los últimos años hemos descuidado los planes “Siembra el petróleo”, pero para 2019 la meta es producir 6 millones de barriles diarios. En 2016 y 2017 el precio del petróleo estará entre 90 y 100 dólares el barril. Y esa es la palanca para el desarrollo.

(En España se discute sobre presunta financiación ilegal al partido Podemos por parte del gobierno venezolano. Esta semana la denuncia llegará al Tribunal de Cuentas español, a iniciativa del partido Copei. El ideólogo Juan Carlos Monedero, asesor directo de Hugo Chávez y del Centro Internacional Miranda durante más de 10 años, declaró al fisco 425.000 euros que le fueron cancelados por el Banco del Alba a fines de 2014 por concepto de estudios realizados sobre la factibilidad de una moneda única latinoamericana. Monedero no ha mostrado los resultados de sus presuntos estudios; el gobierno de Venezuela, principal signatario del Banco del Alba, no se ha pronunciado sobre políticas que apunten a trocar la moneda nacional por algún otro signo monetario. En este foro, Rodrigo Cabezas habló de “la desdolarización del mercado regional”. Es la primera vez que un vocero gubernamental habla de cambiar la moneda estándar para las transacciones internacionales).

Cabezas: Ninguna línea aérea se ha ido de Venezuela. El avión en que veníamos de casualidad no se cayó de lo full que estaba de pasajeros... Tenemos 15 años aumentando el salario mínimo... Yo fui ministro de Finanzas en 2008, administré la renta petrolera, y después volví a la cátedra universitaria... Para 1998 el 56% de la población venezolana se encontraba en situación de pobreza, según estudio de la UCAB, que son los estudios que más me gustan sobre el particular. Eso ha bajado a 27% en 14 años. (La misma universidad dice que 16 años después la situación de pobreza afecta a 48% de la población, pero a Cabezas eso no le entra en la cabeza).

Cabezas: “El diario español de tres letras (obviamente ABC) me metió ayer en una lista de propulsores de un chavismo sin Chávez. Eso no es verdad. Soy hermano de Nicolás Maduro. Fui el último en darle la mano a Chávez cuando se entregó (a los militares) en 2002. Lo mismo haría con Maduro. A ese periódico no lo voy a demandar por haber publicado eso”. (El diario ABC en su versión digital publica un blog de su reportera en Caracas Ludmila Vinogradoff, quien el sábado 28 refiere lo que a su vez escribió el periodista Miguel Salazar en su semanario Las Verdades de Miguel. “Se está gestando un movimiento denominado ‘chavismo sin Maduro”, transcribe. Y en un largo listado de disidentes, críticos, dirigentes excluidos, expulsados o desconocidos, civiles y militares, aparece el nombre de Cabezas).

 

¡Miren quién esta aquí!

Al salir de la Expo de la Verdad, en la calle del Marqués de Casa Riera, al lado de la cristalera de la librería Antonio Machado, nos reconocimos. Una lujosa Van les esperaba en la esquina con la calle de Alcalá. Samuel Moncada, a quien le corregí los originales de su obra primigenia Los huevos de la serpiente, editada en Caracas por Jorge Valoz en 1985 (Alianza Editorial), larga a viva voz: Nadie ha escrito nada mejor de mí que tú. Manuel Fernández me dice: “Estaría más cerca de ustedes (Inside Telecom) si fueran más rigurosos con las estadísticas”. Calixto me dice cómo estás, hermano. Isea se queda con el personal de la embajada. Rodrigo Cabezas pide que nos tomemos una foto.

Estoy seguro de que todos ellos no habían visto y hablado con un periodista venezolano de oposición confesa en mucho tiempo, un lustro, quizá una década. Y lo encontraron a 8.000 kilómetros de Caracas. Hay que joderse...