• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Una vuelta por Paria (I)

Es verdad que la península de Paria queda lejísimo, las carreteras son una calamidad, el narcotráfico es una realidad aplastante y la luz es inconstante como los adolescentes. Pero la naturaleza no se inmuta. Sigue exuberante, con playas silvestres, bosques tupidos, plantaciones de cacao, pescado muy fresco, sabores auténticos, pueblos empeñados en conservar su encanto original y servicios amables para el turista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cómo llegar
Hay que atravesar todo el oriente de Venezuela hasta llegar a Carúpano –la entrada de Paria– y de ahí continuar camino a El Morro de Puerto Santo, Río Caribe y las playas y pueblos aledaños. Por avión hay un solo vuelo a Carúpano de lunes a viernes

Asumo mi amor desbarrancado por Paria. Tan goloso e irracional como el que tengo por el chocolate. Hace unos días me contaba una amiga de Pilates que había pasado las navidades por allá junto a una hermana casada con un noruego, sus hijos y sobrinos. Amó las playas, el bosque, las posadas, las comidas y la gente. El vikingo –como le dice al cuñado– vivía de asombro en estupor, emocionado con la luz, el clima, las calles, los olores. La plenitud se le instaló en cuerpo y alma y se la llevó hasta su terruño para aliviar el frío invernal. Toda la visita quiere regresar sin importar la distancia o la precariedad de algunos servicios.

Quienes se mudan suelen quedarse para siempre. Wilfried Merle y Klaus Muller salieron de Alemania hace 50 años y ahora son parianos. Es normal ver a Juan Sara –el mismo de La Noticia– corriendo desde Río Caribe hasta El Morro de Puerto Santo. Tamara Rodríguez –la excelsa cocinera de los sabores parianos y esposa del periodista– hace felices a los comensales de Venezuela y el mundo, pero siempre regresa a su hogar en la calle principal de Río Caribe. La última Miss Venezuela y casi Miss Universo –Irene Esser– se crió entre playas y bosques de Paria, arrullada con el aroma de cacao de la finca de sus abuelos y luego de su madre. Los oriundos y los asimilados coinciden en convencer al mundo de visitarlos en Paria. Se quedan en sus posadas, restauran casas viejas, abren restaurantes o un Museo del Cacao.

El Morro y Río Caribe. En la ruta de Carúpano a Río Caribe hay que detenerse a ver El Morro de Puerto Santo desde lo alto. Siempre dije que tenía mejor lejos que cerca, pero sus habitantes están empeñados en embellecer su pueblo, limpiar las calles y convencer a la visita de disfrutar su playa. Una señora nos contaba que pueden llevar a los viajeros hasta unas playitas solitarias que quedan muy cerca donde se puede hasta acampar o comerse un buen sancocho preparado por ella. Sólo hay que bajarse, caminar hasta la costa o acercarse al centro comunal e indagar.

Río Caribe es el gran pueblo de Paria, el centro desde donde salen todos los caminos. Entendieron que conservar su arquitectura es un valor importante. Son bellas las casitas de colores, los techos de tejas, las aceras altas, la plaza con su piso de Patricia Van Dalen y el malecón para caminar junto al mar por las tardes. En las mañanas me fascina el mercadito que se arma frente al mar. Consiguen frutas y verduras de los conucos, empanadas, arepas y pescado muy fresco. Desde Cristo Rey ven la auténtica dimensión del pueblo, jamás faltan ni los raspaderos ni las vendedoras de empanadas en las esquinas, en las noches aparecen los perrocalienteros y los pollo en braseros, hay un señor que vende dulces en su cesta todas las tardes, en el mercadito municipal cocina Caya y frente al malecón está Manos Benditas con los sabores de Cosmelina. Si llaman a Tamara con tiempo puede hacer cenas especiales en su casa. Goyo y Churry son los artistas, ya sea con pintura, fotografía o restaurando los santos. Todo Río Caribe se recorre a pie. Es la manera ideal de gozarse los detalles.

Hospedajes genuinos. El primer hotel queda al entrar. Se llama Mar Caribe y pertenece a Venetur. Por fin lo rescataron en serio, prestan un buen servicio, la piscina es sabrosa, las habitaciones amplias, su gerente ama el lugar y se ocupa. Es tremendo sitio para pasar las vacaciones.

En la calle principal queda la posada Caribana. Es una casa estelar, con los calados en puertas, ventanas y en el saloncito al final del patio interno. La restauración de Gonzalo Dennis es impecable y la han conservado perfecta con el paso de los años.

En la misma avenida Bermúdez, un poco más arriba, queda Shalimar, una curiosa combinación de Paria con Asia, piscina en el medio, corredores arriba donde están las habitaciones y un comedor que da a la calle, el sitio más grato y bien logrado.

La Posada de Arlette es la casa de esta señora que fue otra de las que se instaló en Paria para siempre. Habitaciones sencillas con todo lo que hace falta, su comedor y la oferta de paseos por los alrededores. Tiene una clientela de toda la vida.

Villa Antillana cerró hace unos cuantos años porque sus dueños se mudaron y las personas a quienes se la alquilaron no duraron mucho. La buena noticia es que finalmente vendieron la casa. El mismo dueño anterior –Rigoberto Aponte– arquitecto sensible y esmerado, es el encargado de restaurarla. Parece que será posible alquilarla cuando quede lista.

La otra novedad en hospedaje es que finalmente Francisco González Troconis y su esposa María Josefina Marcano lograron abrir al público su posada Alquimia. Es una casa hermosísima en la calle Rivero. La visité cuando estaba casi lista. Quedé impactada con la decoración del salón principal. Muy ecléctica. Combinación de estilos bien lograda, ventanas grandes que dan a la calle, los techos altísimos recuperados a la perfección. Son apenas 5 habitaciones, todas distintas, hermosas y amplias. Los baños quedan del lado afuera, pero cada una tiene el suyo.

María Josefina es estricta en la aplicación del feng shui. Asegura que los baños perturban en los cuartos. El patio interior llena de luz el ambiente. Estrenaron en Carnaval sólo con hospedaje, pero para Semana Santa seguro tienen ya la comida.

Todas las posadas ofrecen paseos a los atractivos cercanos o dan las indicaciones para que la visite explore de su cuenta.

Una visita crucial. Saliendo de Río Caribe hacia las playas cercana van a pasar por Chacaracual. Ahí verán el letrero que dice “Fábrica de chocolates Paria”. Este es el verdadero reino de Irene Esser –la ex Miss Venezuela– y su familia, que son Alidha, su mamá, y Billy, su hermano.

Ofrecen visitas guiadas para entender el proceso de elaboración del chocolate, de dónde se saca el cacao, cómo es, cómo se seca y cómo se convierte en el manjar por el cual todos deliramos. En el Museo entenderán por qué somos los productores del mejor cacao del mundo. Aquí están a la venta las variedades de chocolates que hacen. Me encantan unos bombones con semilla de cacao tostado. La variedad 60% la hacen ahora con stevia para las personas que no pueden comer azúcar. Nos contaba Alidha que acaban de abrir una exposición de pintutra de José Gregorio Valencia –Goyo– dedicada por entero a la finca y el cacao. Es un artista sensible, oriundo de la zona, pintor al óleo. Bien vale una visita.

La dejarán por una temporada larga.

Una buena idea es llevar las bicicletas y darle la vuela a Paria completica en dos ruedas.

Datos vitales
Para comer

Sabores Paria
Tamara Rodríguez y Juan Sará
Avenida Bermúdez
Teléfonos: (0416) 494 2756 y (0294) 646 2057

Restaurante Manos Benditas
Ave. Rómulo Gallegos, frente al malecón
Lunes a sábado, almuerzo y cena
Teléfono: (0426) 980 9666

Caya
Mercado Municipal de Río Caribe
Calle Santa Bárbara, sector Santa Bárbara
Lunes a domingo, 6:30 am a 3:00 pm
Teléfono: (0424) 8445936

El Dulce Canasto
Jairo Gil
Desde las 3:00pm por todo el pueblo

Para visitar

Fábrica de Chocolates Paria y Museo del Cacao
Saliendo de Río Caribe, carretera nacional Chacaracual
Teléfonos: (0295) 988 0404/ (0416) 282 6027
Web: www.chocolatesparia.com
Correo: ventas@chocolatesparia.com

Para dormir

Posada Shalimar
Ave. Bermúdez.
Teléfonos: (0294) 646 1135/ (0414) 898 4797
Web: www.posadashalimar.com

Posada Caribana
Avenida Bermúdez Nº 25, Río Caribe.
Teléfonos: (0212) 263 3649/ 265 9150/ (0294) 416 2888
Web: www.parquenivaldito.com
Correo: parquenivaldito@gmail.com

Hotel Venetur Mar Caribe
Avenida Rómulo Gallegos, sector La Marina, frente a plaza de usos múltiples
Teléfonos: (0295) 616 1097/ 616 1537
Web: www.venetur.gob.ve,
Correo: reservamarcaribe@venetur.gob.ve

Posada Alquimia Paria
Calle Rivero, #46
Teléfonos: (0414) 232 2693/ (0294) 646 2126
Web: www.alquimiaparia.com,
Facebook: Alquimia Paria
Correo: contacto@alquimiaparia.com

Posada de Arlet
Calle 24 de Julio, Casa #22, en el callejón verá una casa amarilla con tres palmeras en la entrada.
Teléfonos: (0294) 646 1290/ (0416) 494 0630
Correo: posadaarlette@cantv.net