• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Una vuelta por Paria (II)

Paria es tierra de contrastes. Exhuberante y tupida su vegetación, azules y transparentes sus aguas. Lo mismo pasa con la temperatura de ríos y playas. El mar de Playa Medina es helado pero, gracias la falla geológica del Pilar, las aguas termales abundan por doquier. En la posada Aguasana hay pozas que sanan cuerpo y alma, con habitaciones para dormir profundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cómo llegar. Hay que llegar a Carúpano –la entrada de Paria– y de ahí continuar camino hacia Tunapuy como quien va para Güiria, pero mucho antes están las aguasa termales. Para Playa Medina toman la vía de Río Caribe y luego siguen como quien va para San Juan de Las Galdonas, pero se desvían donde indica el letrero. La carretera es medio precaria pero pasa cualquier carro. Son 36 kms de Río Caribe a Medina.

Hace más de 20 años visité por primera vez las aguas termales de Ño Carlos. En esa época su dueño era Wilfried Merle. Había apenas una poza grande bajo un techito de paja. Una verdadera exquisitez. Con el tiempo un grupo de socios compró la hacienda Aguasana para la cría de búfalos, siembra y desarrollo de esta posada sanadora con aguas termales por todas partes, cuya extensión es de 2 hectáreas, aproximadamente.

Al entrar la primera ricura son la amplitud y el ambiente tan silvestre. Las contrucciones son mínimas. Una casona abierta con las habitaciones, el comedor, la cocina y una piscina. La recepción con un mapa de ubicación donde se indican las 17 pozas de aguas termales y las 2 de barros naturales. Conviene instalarse un rato a leer las bondades de este regalo de la naturaleza. Al sumergirse en cualquiera de ellas el relax es inmediato. Gracias al calor, los poros se abren, la circulación se estimula y la piel absorbe el hierro, el calcio, el magnesio y el zinc. No soy médico y jamás entendí la química, pero algo ocurre con el sueño. Después de varios baños en cada una de las pozas duermes profundo por horas enteras. El descanso es radical. Cada poza está identificada con su nombre y la temperatura. A medida que vas entrando –primero los pies, luego las piernas, la barriga, el pecho y finalmente la cabeza– estoy convencida que así teníamos que habernos sentido en el vientre materno. Es entre protección y bienestar. Otro placer es embadurnarse de barro cada centímetro de piel, dejarse secar al sol como los caimanes y meterse luego en las duchas de aguas termales como punto final al tratamiento de salud, descanso y belleza. Hay caminitos de piedra entre una poza y otra. Sugiero utilizar un trajebaño esperrujío.

Deben saber que bajo ningún concepto ni excusa está permitido el consumo de bebidas alcohólicas. Tampoco las pachangas, la música, los sancochos, el alboroto. Es un espacio de respeto a la naturaleza, silencio, homenaje a las bondades de la naturaleza. Estar en paz y en comunicación con el entorno. En un viaje reciente de la escuela de fotografía Foto Arte, los estudiantes no querían salirse de las pozas. Arianna, mi única hija, era la instructora. Las fotos son de este recorrido hace apenas un mes.

Si tienen la gloria de quedarse a domir aquí, la felicidad será total. Jimmy –su dueño– junto al equipo de siempre, se ocupan de las atenciones, cocinan rico y consienten a sus huéspedes. Las tarifas dependerán de los servicios. Les indico algunas. Si van con vehículo propio y no requieren que los lleven de paseo, pagarán 440 bolívares por persona en habitación doble con desayuno, cena, piscina y parque termal. Si no llevan carro, cancelan 645 bolívares por persona en habitación doble con todo lo anterior más paseos a Playa Medina, Chocolates Paria, Pui Pui, San Juan de las Galdonas e Irapa y Güiria, dependiendo de la cantidad de días que pasen. Las habitaciones tienen baño, agua calliente y ventilador, pero son muy frescas porque la altura es doble y hay tela metálica por todas partes para que entre la brisa. A mí me encantan. Sólo hay 6. Aguasana es para mí uno de los mejores y más especiales atractivos de Paria.

Playa Medina. A Playa Medina fuimos igualmente hace como 20 años. En esos días el plan era hacer un Club Mediterrané. Inversionistas extranjeros seleccionaron esta playa por su belleza indiscutible, los cocotales, la arena y ese contraste inusual entre los verdes de la montaña y el azul intenso del mar. No les importó para nada la temperatura del agua. Siempre me parece helada en comparación con el resto de las playas de Paria. Por distintas circunstancias el Mediterrané no se hizo. Las cabañitas en un extremo se mantuvieron como la única construcción y único hospedaje. Son apenas 8, cada una con habitación, baño, agua caliente, saloncito, terraza y chinchorro. Unas con ventilador y otras con aire acondicionado. Capacidad máxima: 3 personas. Frente al mar, con grama japonesa entre la cabaña y la arena, el comedor al final pegado de la montaña, totalmente abierto al paisaje. Ofrecen desayuno y cena incluido en la tarifa. El almuerzo es opcional. Comida fresca con abundancia de pescado.

Las tarifas varían entre 814 y 1.262 bolívares por noche, 2 adultos, con desayuno y cena, dependiendo de la temporada. Niños de 2 a 12 años pagan 40% menos y menores de 2 años están exonerados. Esta es la tarifa en cabañas con ventilador. Con aire acondicionado sube entre 936 y 1.451 bolívares. Aunque no es parte de este “Viajes de Valentina”, deben saber que entre las Ecoposadas del Mar está Pui Pui, de los mismos dueños, con cabañitas más sencillas frente al mar, en una playa mucho más grande y silvestre. Para mí es de las mejores y más fascinantes playas de Paria. En la misma página web –www.ecoposadasdelmar.com– obtienen los datos.

A medida que se fue extendiendo la fama de Medina, los habitantes del pueblo empezaron a montar sus tarantines para la venta de pescado frito, ensalada, tostones, hervidos, empanadas, refresco y jugos. La visita aumentó considerablamente. Los fines de semana o en temporadas es difícil conseguir un lugar para comodarse frente al mar. Entre las muchedumbres aparece siempre Eulogia con su canasta en la cabeza llena de conservas de coco, piña, leche y cualquier otra fineza que tenga a bien preparar. La van a reconocer por la cayena sobre la oreja, la risa y la amena conversación.


Datos vitales

Playa Medina
A 26 kms de Río Caribe
Reservaciones e información
Correo:
paria@ecoposadasdelmar.com
Web:
www.ecoposadasdelmar.com

En Carúpano:
Casa del Cable, plaza Santa Rosa
Teléfonos:
(0294) 331 5241/ 331 3917

En Caracas:
C.C. Mata de Coco, edificio Sur PH (Piso 9) Av. Blandin, La Castellana
Teléfonos: (0212) 264 7334/ 263 3573/ (0424) 268 5498

Hacienda Aguasana. Posada de Aguas Termales
Carretera El Pilar, Güiria, a 5 kms de Tunapuy, Sucre
Teléfonos:
(0414) 304 5687/ (0416) 607 1913/ (0414) 782 7632/ (0294) 417 0648
Web:
www.posadaaguasana.com.
Correo:
posadaaguasana@gmail.com