• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

"Mis viajes no duran menos de un mes"

La edad no es un impedimento para quienes aman la aventura. Este ciudadano del mundo lo confirma con las travesías que emprende a los 62 años de edad. Su testimonio permite obtener pistas de cómo aprovechar cualquier periplo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En su oficina y vestido con una bata de laboratorio es difícil descubrir la vena aventurera de Henrique Méndez Llamozas. Pero al poco tiempo de oír sus relatos todo cobra sentido: es un viajero empedernido. Su cabello blanco delata que ha vivido mucho, pero su cuerpo robusto advierte que aún le queda fuerza para recorrer el mundo. A los 62 años de edad, la fotografía, otra de sus pasiones, le ha permitido seguir haciendo excursiones y explorar destinos exóticos como Groenlandia y África.

Una pasión

“Desde los 12 años de edad comencé a recorrer Venezuela”, cuenta. Su interés por los viajes se forjó luego de pertenecer al Centro Excursionista Loyola, con el que tuvo la oportunidad de acampar en todo el territorio nacional y, sobre todo, de explorar la Gran Sabana. Esta etapa es la primera de las tres en que el turista divide su experiencia.

El segundo bloque de la vida viajera de Méndez fue más internacional. Buscaba comodidades y hoteles porque iba con sus hijos. “Tenía tres resorts que usé mucho”, recuerda. Luego de esto, el último de los períodos llegó a su vida: “Ahora tengo un poco más de tiempo y decidí recuperar mis aventuras, pero en el exterior”.

Entre los destinos que ha visitado en los últimos ocho años destacan los polos, el Ártico, Uganda, Kenia, Tanzania y las cabeceras del río Nilo. Sin embargo, asegura que debido al control de cambio se ha visto en la obligación de retornar a sus inicios y seguir explorando Venezuela. “Actualmente realizo viajes fotográficos y hago talleres con Roberto Mata y Julio Estrada. Ya estuve en la laguna de Tacarigua y en el río Caura”, cuenta.

La organización

Los destinos los tiene claros. Méndez sabe a dónde quiere ir con años de anticipación. Ahora se encuentra planificando sus próximos periplos por Svalbard y Nepal, pero para esto le gusta investigar. “Coordino yo solo todo mi viaje. Busco información por Internet, leo mucho y me gusta revisar guías turísticas como Lonely Planet y Rough Guide”, cuenta. Confiesa que jamás le han agradado los circuitos que prometen conocer Europa en 15 días, por ejemplo. “Si me invitan a un ‘tour’ a la Luna, no voy”.

En su criterio, siempre es bueno revisar autores como Javier Reverte –periodista y viajero español– antes de emprender una travesía. “Su libro sobre África me ayudó muchísimo”, dice. Además, para disminuir los temores dice que es importante tener mucha información del sitio que se visitará. “Mis viajes no duran menos de un mes. En ese tiempo es que considero que se puede conocer bien un sitio”, sentencia.

Aventura extrema

Ser un viajero de la tercera edad no le ha impedido cumplir sus fantasías. Recientemente visitó Groenlandia en una expedición organizada por jóvenes exploradores. “Éramos ocho españoles y yo. Comí foca, ballena y vi el Sol de Medianoche”, cuenta con emoción.

También pasó dos meses en África, donde pudo fotografiar de cerca a los gorilas de lomo plateado. “Tuve un encuentro muy cercano con estos animales. Estaba con un guía que me dio las indicaciones porque son agresivos, pero me escabullí para tener mejores fotos. El simio me peló los dientes, me agarró y me arrastró cinco metros selva adentro. Sufrí una lesión fuerte en la rodilla, pero no me detuve y terminé mi paseo”.

Méndez no se sorprende de su vitalidad. Siempre pensó que se trataba de algo natural, pero en los últimos años ha escuchado comentarios que le han hecho entender que vive para la aventura. “Qué energía tiene para su edad” o “qué bueno que siga explorando” son algunas de las frases que oye cada vez que comienza travesías. “Siempre estoy rodeado de muchachitos. Creo que es uno de los secretos”, dice riendo.

Para más tips sobre viajes y turismo, puede seguir a Henrique Méndez Llamozas en Twitter: @hmllamozas o en Facebook: www.facebook.com/henriquemendezllamozas

Un geoturista

Henrique Méndez Llamozas asegura ser un geoturista, gracias a una definición que leyó en una de sus pasiones: la revista National Geographic, que colecciona desde hace 35 años. “Este tipo de viajeros se ocupa de la naturaleza y selecciona sus hospedajes sin tomar en cuenta el nivel del resort o el hotel, sino cómo funciona éste con relación al ambiente”, parafrasea.

Palabra de viajero

Destinos favoritos: la Patagonia en Argentina, Groenlandia, las Rocky Mountain en Canadá, los fiordos de Noruega, Masai Mara en Kenia, el Gran Cañón en Estados Unidos y el cráter Ngorongoro en Tanzania.
Espectáculos imperdibles: el Sol de Medianoche en Noruega, y en el Ártico canadiense, la aurora boreal.
Países visitados: toda Europa, Norteamérica y Suramérica (excepto Bolivia), Tanzania, Uganda, Kenia, Marruecos y Senegal en África, y Pakistán en Asia.
Próximo viaje: Svalbard y Nepal.
Gastronomía exótica: probé foca y ballena en Groenlandia. También he comido hamburguesas de caribú.
Para comer: canard presse en París en la Tour d’ Argent, hamburguesas en la Ruta 66 en Estados Unidos y panquecas de dulce de leche en el restaurant Tomo I en Buenos Aires, Argentina.

Tips de camping

Méndez Llamozas considera imprescindible tomar estas medidas cuando se emprende una aventura:
Llevar la mitad del equipaje que se considere necesario.
Envolver la ropa en bolsas plásticas si el destino lo amerita.
Usar jabón azul cuando se visiten ríos o reservas naturales.
No olvidar las toallitas húmedas.
Llevar gerdex.