• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El turismo espacial se prepara para despegar

Clientes ansiosos de estar en el vuelo de estreno pagan miles de dólares | Foto space.com

Clientes ansiosos de estar en el vuelo de estreno pagan miles de dólares | Foto space.com

La competencia no es por llegar a la Luna, sino qué compañía será la pionera en enviar viajeros en una trayectoria suborbital

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nueva carrera espacial, como le llaman algunos, es un sueño al que Richard Branson no piensa  renunciar. Por eso, el millonario y presidente de Virgin Galactic volverá a intentar este mes un vuelo de prueba con su nave Space Ship Two, a pesar de que 15 meses atrás, durante el ensayo, la nave se estrelló en el desierto de Mojave, en California, falleció el copiloto y el piloto resultó con heridas de gravedad.

La Space Ship Two está diseñada para ser pilotada por 2 personas y llevar hasta 6 pasajeros en una trayectoria suborbital a altitudes por encima de los 100 kilómetros, una distancia reconocida como el límite del espacio.

El aparato de Virgin Galactic será elevado por otra nave, llamada White Knight Two, y liberada a 15 kilómetros antes de encender su motor para un viaje supersónico a la frontera del espacio, con una vista de la Tierra.

La compañía señaló que la cabina de Space Ship Two es lo bastante amplia como para que los pasajeros floten durante unos pocos minutos de gravedad cero antes de comenzar un descenso sin propulsión hasta una pista de aterrizaje. A pesar de contar con cientos de depósitos por 250.000 dólares para tener una oportunidad de volar, la empresa aún no ha dado plazos para iniciar sus pruebas ni sus operaciones comerciales.

Con paracaídas. Virgin Galactic no es la única empresa que quiere llevar personas al espacio. Blue Origin, de Jeff Bezos, está probando un cohete de despegue vertical coronado por una cápsula que llevará a seis pasajeros a viajes suborbitales.

La idea es que la cápsula se separe del cohete propulsor y descienda con paracaídas. Pero la gran novedad es que se trata de una cápsula reutilizable. La empresa ya ha hecho dos aterrizajes de prueba exitosos, el último en enero. Sin embargo, los detalles sobre los vuelos espaciales no se han hecho públicos.

Lynx es el nombre del avión propulsado de la empresa XCOR Aerospace, que se espera despegue por su cuenta y sobrepase los 100 kilómetros de altitud. En diciembre, la compañía dijo haber alcanzado un hito en el desarrollo del sistema de propulsión de Lynx al utilizar con éxito el calor residual para activar piezas clave del motor, lo que elimina la necesidad de llevar grandes y pesados tanques de gas comprimido.

La empresa dijo tener más de 350 clientes. El precio por reservar un asiento subió de 100.000 a 150.000 dólares el 1° de enero, pero la compañía no ha dado un plazo para el inicio de los vuelos.

“El hecho es que estamos en un proceso en el que simplemente no se pueden apresurar las cosas”, comentó Harry van Hulten, el piloto de pruebas de Lynx.

Dos horas en lo más alto

World View tiene previsto llevar a sus pasajeros a altitudes por encima de los 30 kilómetros en una cápsula suspendida bajo un ala similar a la de un parapente que, a la vez, es elevada por un gran globo de helio. En comparación con los vuelos en vehículos de turismo espacial propulsados por cohetes, que ofrecen unos pocos minutos en el cénit de la trayectoria suborbital, World View aspira a pasar dos horas en la altitud máxima.