• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Los tesoros naturales de República Dominicana

Kayak en el río Chavón / Foto Cortesía Oficina Turismo de República Dominicana

Kayak en el río Chavón / Foto Cortesía Oficina Turismo de República Dominicana

Los amantes de la naturaleza podrán disfrutar de los paisajes únicos que ofrece este país, con una belleza imponente que incluye bosques, playas, montañas, lagos y áreas protegidas por su fauna y flora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con las montañas más altas del Caribe, enormes lagos, bosques tropicales con extensos manglares, cayos paradisíacos, cuevas naturales, imponentes cascadas, y plantas y aves de distintas especies: visitar República Dominicana es sumergirse en un verdadero tesoro de belleza natural.

“En República Dominicana se respira naturaleza en cada rincón”, dijo Magaly Toribio, asesora de Marketing del Ministerio de Turismo de República Dominicana. “Visitar nuestro país es emprender un fascinante viaje en contacto con los más bellos paisajes y riquezas naturales que son únicas en el Caribe”, añadió.

El destino ofrece opciones para todos los gustos: los que disfrutan de la naturaleza podrán vivir un espléndido atardecer a bordo de un bote en el lago Enriquillo, observando iguanas y cocodrilos, o apreciando las maravillosas vistas panorámicas desde la cima del pico Duarte. A los que prefieren dejarse asombrar por lo inesperado, los espera la naturaleza virgen de Samaná y caminatas por la exuberante vegetación de bosques tropicales, entre fauna y flora autóctona. Los más aventureros podrán hacer rafting, buceo, surf y barranquismo alrededor del país. Aquí, algunas opciones:

Montañas. La región de Jarabacoa, en la parte central de la isla, es uno de los destinos preferidos para los que buscan temperaturas más frescas y la relajación mental que proporcionan las vistas panorámicas de pura vegetación. Una de las experiencias más excitantes es escalar los 3.087 metros del pico Duarte, la montaña más alta de la región del Caribe. El parque nacional de Valle Nuevo, con una altitud superior a los 2.200 metros, es el área perfecta para la observación de aves y el excursionismo de montaña. Está ubicado en el municipio de Constanza, justo en el centro geográfico del país.

 

Saltos de Damajagua / Foto Oficina de Turismo de República Dominicana

Saltos y cascadas. Una variedad de opciones se encuentra en Puerto Plata para el disfrute de impresionantes saltos naturales, como el Ciguapa Falls, Magic Mushroom, The Rapellers Delights y los 27 charcos de Damajagua, donde se puede deslizar por los toboganes naturales, nadar, caminar o saltar entre las cascadas, brindando una experiencia inolvidable. Gracias a su combinación de montañas con grandes ríos, Jarabacoa cuenta con los mejores rápidos del Caribe. Los famosos salto de Jimenoa y salto de Baiguate son, además de un espectáculo panorámico increíble, ideales para la disfrutar de un chapuzón refrescante. Disfrutar de la imponente cascada de El Limón, que cae desde lo alto de la Sierra de Samaná, en el noreste del país, es una opción altamente recomendable para quien visite ese destino que combina todo: ensenadas, bahías, cascadas, montañas, playas e impresionantes vistas.

Parques naturales y jardines. Santo Domingo, la ciudad capital de República Dominicana, cuenta con varios parques, desde cuyos miradores se observan excelentes vistas panorámicas. El Distrito Nacional está rodeado por el Cinturón Verde de Santo Domingo, y una atracción por excelencia es el Jardín Botánico Dr. Rafael María Moscoso, un verdadero tesoro natural habitado por más de 2.000 especies de flora autóctona y exótica. Enclavada entre las montañas de la Cordillera Central, en Constanza, encontramos la Reserva Nacional del Ébano Verde, donde los amantes de la naturaleza podrán disfrutar de los arroyos cristalinos mezclándose entre la nubosidad del bosque, con más de 600 especies de plantas.

Tomar el teleférico que lleva a lo alto de la Loma Isabel de Torres es una actividad maravillosa para disfrutar en Puerto Plata ya que se puede apreciar una majestuosa vista panorámica de la ciudad y sus costas, haciendo de este viaje una experiencia inolvidable.

 

Teleférico de Puerto Plata / Foto Oficina de Turismo de República Dominicana

Cayos y arrecifes. La Bahía de Samaná concentra gran cantidad de cayos. El Cayo Levantado, de apenas 0.26 kilómetros cuadrado, es uno de los más visitados por la belleza de sus aguas turquesas y arenas blancas ideal para practicar kayaking. En Samaná también se encuentra el Parque Nacional Los Haitises, una verdadera joya natural donde fabulosos manglares, cayos y cuevas se mezclan con el sonido de numerosas especies de aves en pleno vuelo. Cayo Arena, situado en Puerto Plata, es un majestuoso islote de coral al que se llega tomando una embarcación desde la playa Punta Rusia, en la bahía La Isabela.

Lagos y lagunas. Recorrer en bote el lago Enriquillo, el más grande de República Dominicana con una superficie de 200 kilómetros cuadrados, es una de las excursiones imperdibles, ubicado entre las provincias Independencia y Bahoruco. En medio del lago se encuentra la Isla Cabritos, hogar de una fauna diversa que incluye flamencos, iguanas gigantes y cocodrilos. Para los que disfrutan del turismo ecológico, una excursión ideal es la Laguna Bávaro en Punta Cana, un área protegida donde se puede practicar kayaking, hacer avistamiento de aves y observar una gran variedad de especies de plantas nativas y endémicas. Visitar y bañarse en el cenote Hoyo Azul, ubicado en la base de un imponente acantilado de Scape Park, es vivir una experiencia inolvidable en el agua más azul que la naturaleza puede ofrecer.