• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

La ruta de los museos extravagantes

El ramen se considera como uno de los platos más populares de Japón

El ramen se considera como uno de los platos más populares de Japón

La sopa ramen, vampiros, arte fallido y hasta rupturas amorosas tienen sus pinacotecas alrededor del mundo. Una corta lista de estas galerías para los viajeros que gustan de las excentricidades

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un culto al ramen instantáneo

Aunque nació en China, el ramen se considera como uno de los platos más populares de Japón. En 1958, esta sopa de fideos tuvo su primera versión instantánea, el chicken ramen, fabricada por Momofuku Ando para productos Nissin: ahora, este producto tiene una galería en Osaka: el Museo del Ramen Instantáneo. Se trata de una exhibición interactiva de la comida, “donde los visitantes pueden aprender sobre la importancia de los inventos y el descubrimiento”, de acuerdo con el portal de la institución. Incluye un cine con forma de copa de ramen, una fábrica para preparar su propia sopa de fideos y llevársela a la casa; una sala de degustación y un túnel de chicken ramen con envases y objetos relacionados de todo el mundo.

                                               

Por partida doble

Se trata, probablemente, del único museo del mundo nacido junto con una novela, la obra del turco Orhan Pamuk (Premio Nobel de Literatura 2006) llamada precisamente El museo de la inocencia. El libro y la galería tuvieron concepción simultánea y trazan las historias de dos familias de Estambul entre los años 1970 y 2000. Original en su concepto y logrado en su concreción, la muestra cuenta con objetos que los protagonistas de la novela –Kemal, un rico residente de Estambul que se enamora de una prima más pobre– “usaron, oyeron, vieron, coleccionaron y soñaron, cuidadosamente arreglados en cajas y exhibidores”. Funciona en una casa del siglo XIX situada en la esquina de las calles Çukurcuma y Dalgiç de Estambul, en un barrio de pasajes estrechos y negocios de antigüedades.

 

Como para decir adiós

¿En qué otro lugar se podría comprar, en el negocio de recuerdos, una franela con la imagen de un vidrio quebrado u otra que afirma I Love Break Ups? El Museo de las Relaciones Rotas comenzó como una exhibición itinerante en torno del concepto de la ruptura y el fracaso amoroso, y ahora propone superar la crisis emocional que genera el fin de una pareja mediante un acto creativo: una contribución con la colección del establecimiento, mediante un objeto representativo con una breve descripción de su historia. Aunque sigue organizando muestras itinerantes, ahora el museo tiene sede en el Palacio Kulmer, un edificio barroco de la parte histórica de Zagreb.

 

Para artistas frustrados

El Museum of Bad Art de Dedham, Massachusetts, o MoBA, una sigla bien al estilo de las galerías estadounidenses, se dedica a la “colección, preservación, exhibición y celebración del mal arte en todas sus formas”. Abrió sus puertas en 1994 y contra toda expectativa fue un éxito perdurable, que hoy funciona en el sótano de un cine de 1927: abre todos los días con entrada libre. Aquí se exhiben toda clase de intentos fallidos de aspirantes a Van Gogh, como para cumplir el lema del lugar: arte demasiado feo como para ser ignorado.

Auténticamente escalofriante

Podría estar en Rumania, pero no: es en la Ciudad Luz donde se encuentra el Museo de los Vampiros. Sobre la callecita de Les Liles, a las puertas de París, el sitio recrea con precisión la atmósfera legendaria que rodea a estos raros semihumanos cuya leyenda no ha dejado de crecer gracias al cine. Su fundador, Jacques Sirgent, es un experto en literatura gótica anglosajona, amante de las leyendas y profesor de inglés. Abonado fijo de las guías de lugares bizarros en la capital francesa, su museo apunta a favorecer reflexión y conocimiento, a la vez que enriquece el imaginario de los visitantes a lo largo de sus cinco salas, que incluyen (vampiros aparte) una réplica de los escenarios donde actuó Jack el Destripador.