• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Una noria levanta polémica en Ciudad de México

Entidades vecinales de las zonas colindantes y legisladores locales alegan que la gran rueda impactará al medio ambiente / Foto EFE

Entidades vecinales de las zonas colindantes y legisladores locales alegan que la gran rueda impactará al medio ambiente / Foto EFE

La rueda que se espera funcione en Semana Santa en el Bosque de Chapultepec tiene el objetivo de incentivar el turismo  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se llamará La Gran Rueda CDMX y con 60 metros de altura e instalada en el emblemático y céntrico Bosque de Chapultepec promete dar una visión única de la Ciudad de México, incentivar el turismo e incluso fomentar la conservación del parque.

Sobre papel, el proyecto es una apuesta segura. Una inversión privada de 200 millones de pesos (11 millones de dólares) que aportará, sin talar un solo árbol, 8 millones de pesos (unos 430.000 dólares) al parque por concepto de renta del espacio; un estacionamiento en la actualidad.

No obstante, entidades vecinales de las zonas colindantes y legisladores locales alegan que la gran rueda impactará al medio ambiente, afectará el patrimonio histórico del área, colmada de museos y edificios icónicos, y además, el proyecto se concretó a dedo y sin consultar.

“Es una afrenta al patrimonio histórico de la Ciudad de México. Jamás hubiéramos pensado que el Gobierno quisiera meter las manos en el único pulmón verde” de la urbe, dijo el miembro de la asociación La Voz de Polanco Virgilio Pasotti.

Esta agrupación considera que la atracción viola el uso de suelo al privatizar un espacio público, presionará más una zona muy transitada e impactará negativamente en el paisaje urbano al quitar la vista que desde el Paseo de la Reforma se tiene del Castillo de Chapultepec, que alberga el actual Museo Nacional de Historia.

Sin embargo, la titular de la Secretaría del Medio Ambiente de la capital (Sedema), Tanya Müller, la rueda está avalada por estudios técnicos de impacto ambiental, movilidad y de impacto visual. Incluso por una reciente encuesta a usuarios del bosque, que apoyaron en 73 % la instalación.

“No se remueve ni se quita ningún árbol. Y antes de dar el visto bueno (en diciembre)” se hicieron estudios, dijo Müller.

La Voz de Polanco no es la única que se opone a esta atracción situada al lado del Museo de Arte Moderno. “Jurídicamente, estamos explorando el amparo y políticamente vamos a llegar hasta donde la gente nos diga”, dijo el coordinador del Grupo Parlamentario del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), César Cravioto. Su partido, junto al conservador Partido Acción Nacional (PAN), ha exhortado a Müller a que comparezca ante los diputados.

Además de las razones ya esgrimidas, los detractores alertan de un halo de opacidad en torno a la rueda. “Se ha llevado un poco a escondidas y no se ha dado toda la información. Exigimos al Gobierno (capitalino) que informe de toda la documentación y permisos”, zanjó Cravioto.

La noria, instalada en un predio de 1.770 metros cuadrados, será gestionada por la empresa Rueda Bicentenaria en asociación con la holandesa Dutch Wheels, encargada de la instalación.

Según medios locales, se trata de la misma atracción que retiraron hace unos meses del Parque Fundidora de Monterrey. “La rueda que se está instalando es la que quitaron de Monterrey, que presentaba problemas de hundimiento”, dijo Pasotti, quien añadió que se colocará en una zona fangosa del bosque.

No obstante, Parque Fundidora destacó que “en absoluto” hubo incidencias con la instalación y la Sedema agregó que el estudio de suelo no reveló problemas y que la atracción tiene una certificación alemana que prueba su buen estado.

Aun con ello, las entidades vecinales ven otros claroscuros a este proyecto que, según contó Müller, fue seleccionado y autorizado por el Gobierno entre “muchos” que se presentan cada año para el parque.

Los detractores de esta atracción relacionan la forma en que se aprobó la rueda con otras obras que consideran una privatización del espacio público.

En uno de los límites del parque –unos antiguos terrenos del bosque hoy convertidos en una estación de buses– se ha planificado un centro de transferencia entre medios de transporte, un proyecto criticado porque a la renovación se le ha sumado la construcción de una torre de oficinas.

A esta obra se le suma el fallido y polémico Corredor Cultural Chapultepec, un proyecto que contemplaba bajo una concesión de 40 años edificar un segundo piso sobre avenida Chapultepec con salas de cine, galerías de arte, centros culturales y tiendas.

Los vecinos alegaron falta de transparencia en el proyecto y finalmente se sometió a consulta. La participación fue escasa, pero ganó el No por más de 60 %.

Con la rueda de la fortuna, que a imagen y semejanza de la London Eye aspira a convertirse en un icono más del skyline de la ciudad, todo apunta a que no habrá referendo.

“Hay una mayoría contundente (de partidarios) y con base en eso el Gobierno tomó su decisión”, remató Müller.

Está previsto que la atracción empiece a girar en Semana Santa, estará abierta los 365 días del año y recibirá decenas de miles de visitantes.