• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Las impresionantes cifras de Disney en Shanghai

El complejo tiene dos hoteles, un lago, un distrito de entretenimiento y, por supuesto, el parque mismo de Disneylandia./ Foto EFE

El complejo tiene dos hoteles, un lago, un distrito de entretenimiento y, por supuesto, el parque mismo de Disneylandia./ Foto EFE

Los observadores calculan que podría llegar a 10 millones de visitantes al año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nuevo complejo recreacional de Disney de Shanghái, que abrió sus puertas al público este jueves, es un monumental proyecto cuyas cifras asombran, incluso en una organización que se ha caracterizado por el carácter épico de muchos de sus emprendimientos.

Una sola de sus atracciones, la de los Piratas del Caribe, requirió del trabajo de 100.000 personas para su culminación, indicaron a los medios las directivas del parque.

Bob Iger, el presidente del grupo Disney señaló que el complejo tiene dos hoteles, un lago, un distrito de entretenimiento y, por supuesto, el parque mismo de Disneylandia.

Adentro habrá seis "tierras" temáticas, siguiendo el modelo de los parques de Disney originalmente construidos en Estados Unidos. En su edificación se emplearon 72.000 toneladas métricas de acero estructural.

Y en este primer día, se esperaba que el parque empleara a 10.000 personas para atender a los visitantes que empezarán a llegar a la atracción, que busca ser la mayor de este país de 1.400 millones de habitantes.

Los visitantes sin duda comprarán muchos artefactos de recuerdos. Por eso Disney tendrá disponible más de 7.000 artículos distintos a la venta.

Según el sitio web de la empresa, el parque busca incorporar elementos propios de la cultura china a la muy estadounidense narrativa de sus atracciones.

De ahí que, señala el blog oficial de la empresa, el carrusel de Fantasía tiene 62 caballos pintados por artistas tradicionales.

¿Cuántos visitantes atraerá? Es por supuesto la pregunta crucial para los directivos del grupo estadounidense de entretenimiento, que han puesto grandes esperanzas en el mercado chino.


Los observadores calculan que podría llegar a 10 millones de espectadores al año.

Aunque estas mismas expectativas apuntan a un tema espinoso dentro de la organización.

Disney ya tiene un parque temático en Hong Kong. Y muchos creen que el nuevo Disneylandia de Shanghái le robará clientes a un parque que ya genera pérdidas en la excolonia británica. El complejo Disney de Hong Kong abrió en 2005 y más de 40% de sus visitantes provienen de China continental.

Está claro que las esperanzas de la organización creada alrededor del ratón Mickey ahora están más en Shanghái que en Hong Kong.

Y aseguran que este parque, en medio de una de las zonas más densamente pobladas y prósperas de China, será un gran éxito comercial.

A lo que apuntan con optimismo que en la primera media hora que estuvieron a la venta los boletos el pasado 28 de marzo, el sitio web del parque recibió 5 millones de visitas.

El parque es el cuarto que abre Disney por fuera de Estados Unidos, luego de los proyectos de Paris, Tokio y Hong Kong.

La competencia china. Pese a la evidente fascinación por la cultura estadounidense en la China moderna, los empresarios del entretenimiento de ese país no están a punto de entregarle todo el mercado a Disney.

Apenas hace un par de semanas el magnate Wang Jianlin, el hombre más rico del país, abrió la competencia: la Ciudad Wanda, según el nombre del grupo de entretenimiento de su propiedad.

Situada en la ciudad de Nanchang, en el sureste del país, su edificación costó 3.000 millones de dólares.

Jianlin asegura que busca evitar los modelos importados de occidente y establecer una marca basada en la cultura tradicional china.

El parque incluye bosques de bambú y atracciones en forma de tazas de porcelana tradicionales.

El grupo Wanda dice que para 2020 planea haber abierto cerca de 15 parques temáticos similares en todo el país.

¿Será suficiente para detener el avance del imperio de Disney en China? Por el momento, los chinos disfrutarán el contar con más alternativas de entretenimiento a gran escala, mientras que dos gigantes del espectáculo, uno nacional y otro extranjero, se pelean por sus afectos.