• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

La gran oportunidad de Venezuela

La gran oportunidad de Venezuela / Foto: Pisapasito

La gran oportunidad de Venezuela / Foto: Pisapasito

Miles de personas tienen décadas trabajando en el turismo nacional. A la nueva ministra Marleny Contreras de Cabello le podemos dar algunas ideas. Continúe los proyectos que están andando: teleférico de Mérida, boulevard de playa El Agua, desarrollo de La Tortuga, créditos al turismo, lanzamiento de una marca país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mismo día que Marleny Contreras de Cabello fue nombrada ministra de Turismo se inauguró la primera etapa de la estación Barinitas del nuevo sistema teleférico de Mérida Mukumbarí. Tómelo como una señal para culminar esta obra que ya está avanzada en 96%. Se ha utilizado tecnología de punta, las estaciones son abiertas a la montaña con vidrios y terrazas, promueve entre los visitantes el amor por la montaña con senderos de interpretación y contacto con los habitantes de la zona.

Por años Venezuela tuvo el teleférico más largo y alto del mundo. Hay que recuperarlo y más ahora que se trata de uno de los más modernos al que se le suma un gran parque recreativo de montaña. Dejarlo inconcluso sería como  ponerle una represa al salto Ángel para que no cayera desde el Auyantepui.

Ha sido muy polémico el boulevard de playa El Agua. El saliente ministro Izarra y el gobernador de Nueva Esparta, Carlos Mata Figueroa, se han ganado un montón de enemigos. Pero acabaron con un desastre ecológico, con la anarquía y la inmundicia de un montón de negocios. Se le devolverá la playa a los visitantes. Hay que quitar los escombros y hacer el boulevard tal como está planteado. Es una preciosura. El plan es hacer lo mismo en playa Parguito.

Justo una semana antes del nombramiento de Contreras de Cabello, se abrió finalmente la pista de La Tortuga. Casi desde que comenzó el gobierno del difunto presidente Chávez hay un plan de desarrollo de esta isla para hacer un proyecto de turismo sustentable, respetuoso de la naturaleza, para viajeros sensibles que aprecien el entorno y amen escuchar el viento y las olas. El proyecto existe.

Hay varios. No se puede empezar de cero. Ministra revise lo que existe y siga adelante. La Tortuga puede ser una gran generadora de divisas para Venezuela si se hace lo correcto.

Ya se han contratado innumerables empresas extranjeras para que diseñen una marca país. Todo se ha quedado en papeles después de inmensas inversiones en divisas. Incomprensible ese empeño de este gobierno tan nacionalista en que sean extranjeros quienes identifiquen nuestras bondades y fortalezas. Basta ver  lo que ha hecho Ecuador, un gobierno amigo, con un presidente muy amigo. Lanzaron una campaña en el Super Bowl. Primera vez en la historia de este evento que hay un comercial dedicado a promocionar la imagen de un país. Su campaña la diseñaron ellos mismos. La primera etapa fue convencer a los ecuatorianos de viajar por su país. Arreglaron las carreteras y bajaron el precio a la gasolina. Es el propio presidente Rafael Correa quien tomó la batuta del turismo. Entendió que había que diversificar la economía.

Defender la naturaleza. La gran fortaleza de Venezuela como destino turístico está en su naturaleza tan virgen, exuberante, variada y tropical, con un clima perfecto  todo el año. Hemos sido unos pioneros en su defensa con la creación del primer Ministerio del Ambiente que hubo en Latinoamérica. Además 16% del territorio está protegido bajo la figura de Parque Nacional. Pero todo quedó en el papel. El desastre de Morrocoy es doloroso. No se puede permitir ese desarrollo devastador para el Parque.

Le recomendamos que sobrevuele Canaima para que vea los profundos cráteres junto al río Carrao, al lado de nuestro Salto Ángel, creados por la minería ilegal. Las 3 millones de hectáreas del parque nacional Canaima son Patrimonio Natural de la Humanidad. Venezuela es responsable de cuidarlas para nosotros y para el mundo. La ambición por el oro acaba con las formaciones más antiguas del planeta. La minería ilegal es un asunto de Estado. O se ocupa el Estado o los mineros se adueñan del parque.

Inseguridad. Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo. ¿Quién nos va a querer visitar con esta dolorosa “marca país”? Es verdad que el clima permite recorrer Venezuela los 365 días del año, pero la inseguridad somete a un encierro peor que un pavoroso invierno en Alaska. Posaderos, hoteleros, restaurantes han tenido que convertir sus locales en fortalezas para minimizar la angustia de la visita, pero no es suficiente.

El desabastecimiento. Hace unos años llegó la crisis eléctrica. En todos los establecimientos de turismo hubo que colocar plantas de energía. Ya casi ni se habla de los cortes de luz, pero no porque hayan desaparecido sino porque el drama ahorita es el desabastecimiento. Posaderos y hoteleros de todo el país no pueden hacer cola para comprar 4 paquetes de 4 rollitos de papel toilete si eso no les sirve ni para medio día de operaciones. Lo mismo pasa con jabón, aceite, harina, azúcar.

Otros pendientes. La interconexión aérea es un desastre. No solo internacionalmente –estamos aislados y no hay forma de que este gobierno pague lo que debe a las líneas aéreas– sino en nuestro territorio. Aeropuertos cerrados o con un solo vuelo, aviones en pésimo estado, atrasos en casi todas las salidas y muy pocos vuelos.

El Estado no debe ser hotelero. Los hoteles de Venetur se convirtieron en un desastre.

Deben ser entregados y el Estado salir de ese enredo. Este es un destino de naturaleza pero no se está formando personal para atender a estos viajeros. Existe un grupo grande y muy serio de operadores turísticos para estos destinos. Se han entrenado en el campo, tomando cursos en el exterior, trayendo expertos. Sería regio que lograra hacer alianzas con esta gente para capacitar a tanto joven que quiere emprender en turismo.

Aquí en Venezuela se explota la naturaleza pero no hay  normas comunes que la defiendan. Cada quien actúa según su criterio, unos más sensatos que otros. Tampoco existe un plan para certificar a quienes trabajan con turismo de naturaleza.

Otra de las grandes fortalezas es la gastronomía. Aquí estamos de maravilla en formación de personal gracias al trabajo durísimo de nuestros cocineros generosos, empeñados en traspasar sus conocimientos. Tenemos el mejor cacao del mundo. Es un hecho reconocido en el planeta entero. En el cacao puede estar nuestra tan buscada marca país.

Venezuela no puede seguir viviendo del petróleo. No lo logró ni cuando estuvo a más de 100 dólares el barril. Mucho menos ahora con ese precio. Ahora le toca al turismo. Se necesita enarbolar la bandera del turismo como prioridad nacional.