• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El golfo deja su estela en el cabo San Román

El cabo San Román/ Archivo

El cabo San Román/ Archivo

Un paisaje vigoroso se observa en el punto más septentrional del país. Allí conviven el viento, el sol y la playa, y las montañas contrastan con el mar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cabo San Román pa-rece una ilusión debido a los elementos que forman el ambiente.

Un faro de piedras se alza en la cima de una prominencia formada por arena y corales.

Por las noches, advierte a los barcos de la existencia de ese lugar. A pocos metros de él, se encuentra el borde de la tierra sobre la que se alza y contra el cual rompen con furia las olas del mar.

Cerca de la orilla, se forma una laguna de poca ­casi nula­ profundidad. Su suelo está constituido por piedras lisas y resbalosas, llenas de algas. Ese fondo cercano que yace bajo el agua esconde morenas de mar, serpientes que nadan y se refugian en los orificios que las rocas les ofrecen.

Es imposible saber qué pensó Alonso de Ojeda cuando se tropezó con este paisaje al que, en ese entonces, sólo le faltaba el faro. El 9 de agosto de 1499 descubrió el cabo cuando navegaba desde Curazao acompañado por Juan de la Cosa y Américo Vespucio. A partir de allí se conoció también la península de Paraguaná.

Todavía conserva el nombre con el que sus descubridores lo bautizaron: San Román, por el santo que se celebra el día en el que tocaron por primera vez su costa. El mismo nombre con el que fue llamada, aunque ya no sea así, la península. San Román fue soldado y estuvo encarcelado antes de ser martirizado. Un personaje que se puede reflejar en las olas del golfo venezolano cuando chocan con la tranquilidad de la tierra.

Este es el lugar más septentrional del país. Además, es una delicia para los pescadores, quienes en sus aguas logran atrapar especies exóticas.

Desde allí, se puede observar la isla de Aruba y sus luces por las noches.

El recorrido por la zona es muy fructífero. Los atractivos que ofrecen el cabo y los parajes cercanos brindan a los turistas una experiencia inolvidable.

El faro. Hasta hace poco, el faro que se exhibía era de acero blanco con rojo. Estaba oxidado y deteriorado producto de la humedad y salinidad del ambiente en el que se encontraba y de los pocos cuidados que se le dedicaban. Un nuevo faro fue instalado por la Fuerza Armada Nacional en febrero del año 2004.

Su bombillo se carga durante el día por paneles que funcionan con energía solar. Tiene 80 metros de altura y una fachada de piedra. Fue inspirado por el faro ubicado en el cabo La Coruña, en España. A pesar de que no llamaba la atención antes de ser reconstruido, hoy es uno de los principales atractivos del lugar.

Los médanos blancos. Aunque los médanos de Coro son los más conocidos del estado Falcón, en el cabo San Román se encuentran los médanos blancos. Su encanto radica en que se elevan sobre la orilla del mar.

Ésa es una de las pocas entradas al agua en la que las personas pueden tomar un baño. La playa no tiene sombras, pero su oleaje no es fuerte y su suelo es arenoso.

El Vínculo. Esta pequeña localidad del estado Falcón puede ser apreciada desde un punto de vista histórico. Por sus calles conseguirá construcciones coloniales clásicas y una plaza dedicada a Juan Crisóstomo Falcón, con un busto de él en su centro.

Muy cerca de la localidad se encuentra el sector San Francisco. En este lugar están las ruinas de la casona en la que vivió Juan Crisóstomo Falcón y un portal que sirvió de entrada a una gran capilla. El arte andaluz de la región se ve a través de lo que queda de estas construcciones. Desde allí, se puede observar el mar.

Las Cumaraguas. Aguas rojas se perciben a varios kilómetros de El Vínculo. Flamingos las recorren. Es un sitio natural: las salinas de Las Cumaraguas. Posee grandes dunas de sal que se asemejan a cristales con un tono rosáceo.

Es recomendable visitarla durante el amanecer y el atardecer. En esos momentos, en las aguas de la salina se mezcla el rojo con destellos de rosa, fucsia y violeta.

Pueblo Nuevo. La capital del municipio Falcón, donde está ubicado el cabo San Román, es llamativa debido a la fachada de sus arquitecturas y lo artesanal de sus productos.

Las casas que se encuentran en el lugar tienen un estilo colonial. En su centro hay una iglesia consagrada a la Inmaculada Concepción. También podrá degustar dulces de leche y arepas peladas, productos típicos de la gastronomía local.