• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El golf se convierte en un plus turístico en Dominicana

Amenara Resort en Playa Grande / Foto Oficina de Turismo de República Dominicana

Amenara Resort en Playa Grande / Foto Oficina de Turismo de República Dominicana

Es el país con más hoyos de golf con vista al mar que cualquier otro destino del Caribe: siete campos de golf ofrecen 86 hoyos con vistas marinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

República Dominicana es el país tropical con más hoyos de golf con vista al mar que cualquier otro destino del Caribe. En el popular destino, siete campos de golf ofrecen 86 hoyos con vistas marinas, 37 de los cuales están directamente sobre el mar Caribe o el Océano Atlántico. Estas maravillosas localidades les permiten a los golfistas vivir una experiencia sin igual, rodeados de aguas cristalinas y del sonido de las olas.

“Estamos sumamente orgullosos de nuestra oferta de golf que nos ha posicionado como destino por excelencia, sinónimo de este deporte en la región, y de los nuevos desarrollos que nos permiten destacarnos aún más con una cantidad deslumbrante de hoyos junto al mar”, dijo Magaly Toribio, Asesora de Marketing del Ministerio de Turismo de República Dominicana. “A través de los años, y ahora más con los nuevos proyectos, hemos logrado brindarles a los golfistas una experiencia memorable en la que podrán desarrollar y practicar sus destrezas ante paisajes inigualables”, añadió.

El país se presentó en el PGA Show anual en Orlando dos meses luego de la reinauguración del icónico

campo Playa Grande Golf Course, situado en la cima de los acantilados —el penúltimo diseño del genial Robert Trent Jones, ahora rediseñado por su hijo, Rees Jones— en Río San Juan. Apodado el "Pebble Beach del Caribe" por su increíble diseño, sus 18 hoyos ofrecen vistas inigualables del océano Atlántico.

Además, la mitad de éstos se ubica al borde de acantilados marinos de 30 metros. Su reinauguración, luego del rediseño de seis de los nueve hoyos de la parte posterior del campo (para albergar al nuevo

hotel Amanera Resort en el borde de los acantilados), hizo que los cinco hoyos finales se ubiquen a lo

largo de los acantilados en paralelo al océano. Esto lleva el total de hoyos con vista al mar en el país de 68 a 86, mientras que el número de hoyos junto al mar aumentó con respecto a los 27 anteriores.

Mientras golfistas juegan en Playa Grande, es posible divisar ballenas jorobadas. Miles de ellas emigran a la Bahía de Samaná, al noreste, para aparearse y tener cría entre mediados de enero y mediados de marzo cada año.

A veces, las ballenas son visibles desde otros campos, incluyendo Corales y Punta Espada, en el Corales y Punta Espada están dentro de los otros cinco campos de golf de la costa de República Dominicana que tienen hoyos con vista al océano. Ocho hoyos del campo Punta Espada, diseñado por Jack Nicklaus, están junto al mar, mientras que 13 de sus 18 hoyos tienen vista al mismo. Además, Punta Espada actualmente celebra, por octavo año consecutivo, el puesto #1 en el ranking de campos de golf en la lista Mejor del Caribe y México de la revista GolfWeek.

Con diseño de Tom Fazio, Corales posee una de las superficies más magníficas de golf: los últimos tres

hoyos se llaman Devil’s Elbow (Codo del diablo) culminan con el hoyo 18 en una increíble forma de U

junto a una bahía angosta ribeteada por un farallón. Entre sus 18 hoyos se incluyen 12 con vista al mar y cuatro sobre el mismo. De los 27 hoyos del campo vecino La Cana, los golfistas llegan a ver el océano desde el 14, y otros 4 están junto al agua, incluyendo los 2 hoyos de cierre ubicados en su campo Arrecife.

Inaugurado en 1971 y renovado en 2005, Teeth of Dog es uno de los cuatro diseños de Pete Dye en el

complejo Casa de Campo de La Romana, en la costa sureste, y fue el primer campo de República Dominicana en el que se usó el mar para dar efecto dramático, pasando a formar parte del mapa golfístico mundial. Su nombre deriva de las formaciones de rocas dentadas que se adentran en el Caribe en el que Dye colocó tees y greens. Tres de sus cuatro hoyos par-3 se juegan sobre las olas hasta llegar a los greens. En total, tiene siete hoyos junto al mar y 11 con vista al mar. El campo hermano Dye Fore, situado en parte en los acantilados que bordean el valle del río Chavón, tiene 13 hoyos con vistas al Caribe.

En el extremo norte, Playa Dorada Golf Club en Puerto Plata es otro diseño de Trent Jones, con cuatro

hoyos ubicados justo sobre el Atlántico y cinco en total con vista al mar.

El hoyo 19 de algunos campos de golf ofrece a los golfistas la oportunidad de relajarse con alguna especialidad local en medio de los impresionantes paisajes marinos del país. Entre estos se encuentra el

grandioso Golf & Grand Beach Club de La Cana, magníficamente situado con vistas a una playa de arena blanca y el Caribe azul. Los bares del clubhouse de Punta Espada y Corales también ofrecen excelentes

Para un cambio de escenario, existen 12 campos perfectamente acondicionados en el interior del país.

Incluyen The Lakes Barceló, con 25 lagos ubicados en lo interno de un bosque de manglares; el Hard

Rock Golf Club de Cana Bay, diseño de Nicklaus, donde los flamencos rosas que habitan el lago del hoyo 18 aportan un toque de color, y el campo del Guavaberry Golf & Country Club, diseñado por Gary Player, a 30 minutos del aeropuerto de la capital, Santo Domingo. Este último se encuentra a la vera de un bosque tropical y reserva natural, revestido por majestuosas palmeras de corozo. Varios cuentan con greens en islas para quienes realmente no quieren alejarse del agua.