• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El encanto oculto de Croacia

La capital mezcla el carácter mediterráneo con un elegante aire centroeuropeo

La capital mezcla el carácter mediterráneo con un elegante aire centroeuropeo

Los excelentes servicios de transporte permiten al viajero explorar en pocos días la que algunos conocen como “la pequeña Viena”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apenas 600.000 turistas extranjeros pasan cada año por Zagreb, la capital de Croacia, con lo que se encuentra todavía muy lejos de otras capitales cercanas, como Viena o Praga, que atraen a millones de visitantes.
Asentada a orillas del río Sava y protegida por el monte Medvednica, rodeada de lagos y bosques, Zagreb mezcla el carácter mediterráneo con un elegante aire centroeuropeo.
El reducido tamaño de la ciudad –cuenta con alrededor de un millón de habitantes– y los buenos servicios de transporte, permiten al viajero explorarla en pocos días.
Desde la antigüedad, su situación geográfica la convirtió en un importante cruce de caminos entre Europa Central y el Adriático, lo que ha propiciado los intercambios económicos y culturales y ha dejado también huella en su gastronomía.
Su principal atractivo turístico es, sin duda, el centro, con un casco antiguo medieval conocido como “ciudad alta”, mientras que la “ciudad baja” la forman coloridos edificios y parques de la época austro-húngara.
Zagreb –también conocida como la “pequeña Viena”– es mencionada por primera vez con su actual nombre en un documento episcopal del siglo XI, y su nacimiento se debe a la unión en la “ciudad alta” de las localidad de Kaptol, habitada por clérigos, y de Gradec, el asentamiento mercantil.
En la “ciudad alta”, situada en un cerro, se concentran los monumentos culturales más importantes, que pueden recorrerse a pie. El visitante tendrá un relajado sentimiento de cercanía que invita a caminar y dejar de lado los planes establecidos.
A ese casco antiguo medieval se puede llegar por funicular o, mejor aún, por su otrora único acceso: la Puerta de Piedra, un corto túnel en el que se sitúa el santuario católico de la Madre de Dios de la Puerta de Piedra, la milagrosa protectora de la ciudad.
La iglesia de San Marcos, situada en la plaza homónima entre los edificios del Gobierno y del Parlamento, es probablemente el lugar más fotografiado de la urbe por su pintoresco tejado, en el que lucen los escudos de Croacia y Zagreb.
El Palacio Klovic, la iglesia jesuita de Santa Catalina, la torre Lotrscak y el paseo Strossmayer, que ofrece una de las panorámicas más románticas de Zagreb, son otras de las visitas imprescindibles.
El museo de Arte Naif y el de las Relaciones Rotas, este último único en el mundo, con recuerdos de numerosas parejas cuyo amor naufragó, son otros de los lugares destacados de este núcleo medieval, en que cada calle es un monumento al aire libre.

Mercado y tapas. En la “ciudad baja” domina la gran plaza central de Zagreb, la de Ban Jelacic, un magnate croata del siglo XIX cuyo monumento ecuestre se ocultó durante el comunismo y volvió a ser expuesto en 1990, tras independizarse el país de Yugoslavia.
Detrás de la plaza se encuentra el más conocido mercado al aire libre de la ciudad, Dolac, en el que bajo los típicos grandes paraguas rojos del folklore local se ofrecen frutas, verduras y otros productos típicos de la región.
En ese pintoresco mercado puede el viajero hacer un alto y degustar una cerveza acompañada de alguna sardina o un queso típico, o probar los sabrosos gableci, unos platos baratos y sabrosos parecidos a las tapas, servidos en puestos callejeros.
En la plaza central desemboca también la vía más viva de la capital croata, Tkalciceva o Tkalca, una calle de piedra con pequeñas casas antiguas y coloridas, llena de cafés, restaurantes, boutiques y galerías de arte, concurridas hasta la madrugada.
La catedral de Zagreb, con dos espigadas torres neogóticas visibles desde cualquier punto de la metrópoli, es uno de los principales símbolos de la urbe, rodeada de una de las murallas renacentistas mejor conservadas en Europa.

RECUADRO

Al estilo vienés

Ocho parques forman un eje conocido como “la herradura de Lenuci”, inspirada en el Ring de Viena, que ofrece un agradable descanso entre árboles y flores.
El primero de esos parques es el más conocido, Zrinjevac, y por él se llega a la Plaza del mariscal Tito, donde se encuentra el Teatro Nacional, también de estilo vienés.
Entre otros lugares muy populares del centro hay que destacar la Plaza de Petar Preradovic y la Plaza de las Flores; la calle central más larga, Ilica; la Plaza Británica con su mercadillo de objetos antiguos; y el paseo de la antigua calle mercantil Vlaska.

RECUADRO

La cuna de la corbata

En Zagreb se encuentra también Potomac, la factoría más antigua de corbatas, una palabra que proviene etimológicamente del término “croata”. Esa prenda comenzó su expansión cuando en 1635 aproximadamente 6.000 soldados croatas fueron a París para apoyar a Luis XIII. Muchos de aquellos hombres se quedaron en la capital francesa, que se enamoró de los pintorescos pañuelos que los soldados llevaban al cuello.
Desde entonces, esos pañuelos se han convertido en una señal universal de distinción.