• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Cuatro días tras las huellas de Pablo Escobar

La caminata sigue hacia el edificio Mónaco, donde vivían su familia y colaboradores cercanos

Una empresa ofrece un tour por los sitios clave de la vida del capo

El itinerario comprende Bogotá, Doradal y Medellín, en un recorrido que lleva por un museo de la policía antidrogas, la hacienda del jefe del cartel y el lugar donde fue abatido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace 21 años, Pablo Escobar Gaviria dejó de ser una amenaza para Colombia y el mundo. Ahora su historia se recorre turísticamente en varios sitios clave, en un tour de 4 días, desde Bogotá hasta Medellín.

El primer acercamiento a la vida del que fuera fundador del Cartel de Medellín se da en Bogotá, dentro del Museo de la Policía Nacional. En 4 salas se hace un recorrido por la lucha de Colombia contra el tráfico de cocaína, además de exhibir una colección de 400 armas de la organización de Pablo, su Harley Davidson y hasta parte de las tejas del techo donde fue abatido. Antes de salir, se puede ir a la terraza del museo para ver la catedral.

La hacienda Nápoles. El segundo sitio clave es Doradal, municipio de Antioquia, a 5 horas por carretera desde Bogotá, donde Escobar construyó la hacienda Nápoles.

Previa petición se puede acampar, de lo contrario se pasa todo el día visitando el zoológico personal del capo. Hay hipopótamos, elefantes, tigres y dinosaurios de piedra. También está el bar privado, la pista de aterrizaje y las rutas de escape que se pueden caminar o recorrer en bicicleta hasta el río Cocorna.

Medellín: fin del imperio. El último destino es la ciudad donde Escobar fue abatido. La primera parada es en el barrio de Los Olivos y la ubicación de la casa donde Pablo Escobar murió el 2 de diciembre de 1993, por los disparos del llamado Bloque de Búsqueda. La propiedad fue demolida, pero la visita es aprovechada por unos guías para contar algunos eventos de su autoría, como el desplome, por una bomba, del vuelo 203 de Avianca o hablar del paradero actual de su esposa e hijos.

La caminata sigue hacia el edificio Mónaco, donde vivían su familia y colaboradores cercanos. Después de la foto de rigor, se marcha hacia el cementerio Monte Sacro, la guarida eterna del narcotraficante. Se puede ver la placa rodeada de flores, velas y estampitas del Santo Niño de Atocha, del que era creyente.

El folleto informativo del tour dice que si  “la seguridad lo permite”, van al barrio que mandó a construir Escobar para ganar votos durante su candidatura a representante en el Congreso de la República, en 1982.

¿La última escala? La casa museo que opera su hermano Roberto, parcialmente ciego y sordo por una bomba del Cartel de Cali. Solo permite fotos a los retratos de su hermano, a las caletas donde escondía su fortuna y despide a los visitantes con un autógrafo.

Más información en https://es-es.facebook.com/tourpabloescobar