• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El desafío de Xplor: la conquista de la tierra y el aire

E n el corazón de la Riviera Maya hay un mundo subterráneo que merece la pena descubrir

En el corazón de la Riviera Maya hay un mundo subterráneo que merece la pena descubrir

El parque, ubicado en Cancún, inspirado en la era jurásica lo pondrá al límite con circuitos de tirolinas, nado en río subterráneo y recorridos en carros anfibios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el corazón de la Riviera Maya hay un mundo subterráneo que merece la pena descubrir. Se halla en medio de una vasta región selvática, bajo cavernas repletas de estalactitas y estalagmitas por donde, además, circula un río de poca corriente y de agua fría. Allí, la preeminencia de la naturaleza se funde con la invención humana para darle vida a Xplor, un parque erigido desde 2009 para quienes quieran ponerse al límite con desafíos bajo tierra y sobre ella.

Desde el momento en que ingresa a las instalaciones da la sensación de estar en una suerte de parque jurásico. No hay dinosaurios, tampoco se ven hombres de las cavernas, pero todos los detalles están dispuestos para darle rienda suelta a la imaginación. Para cualquier reto hay dos normas inquebrantables: los participantes siempre deben llevar puesto el casco que los proteja de las puntiagudas formaciones y el brazalete que sujeta la llave del locker, donde dejará sus pertenencias. Se recomienda vestir traje de baño, un short que pueda mojar y zapatos de agua.

Adrenalina a mil. En el punto de partida se encuentra la escultura de un corazón que llega hasta el techo. Cuando el visitante se aproxima a la enorme estatua cardiaca se escuchan latidos por los altoparlantes. La idea es que cada vez que culmine una hazaña y desee empezar otra, se guíe por las pulsaciones para llegar al punto de inicio. Ahí los carteles tallados en madera le indicarán cuál es la dirección que debe tomar de acuerdo con la actividad que se plantee.
El parque ofrece cuatro itinerarios que puede cumplir en cualquier orden.

Es más práctico comenzar por las actividades que no requieren contacto con agua. En ese sentido empiece por el recorrido a bordo del anfibio, un vehículo rústico con el que se traslada por veredas pantanosas a través de dos pistas de cinco kilómetros cada una. El paseo puede llegar a relajarlo, pero ¡cuidado!, lo conducirá a puentes colgantes y cuevas inundadas donde podrá admirar estalactitas y estalagmitas.

En la vía esté atento a los letreros que dicen: “Sonría”, pues inmediatamente habrá una cámara esperándolo para retratar su experiencia. Así ocurre en cualquier circuito que realice en el parque, luego podrá solicitar las fotografías con el número que aparece en su casco. La actividad de los anfibios requiere que el conductor sea mayor de edad y presente su licencia de conducir. Recuerde no dejarla en el hotel.

La magia del lugar no sólo reposa en las formaciones naturales bajo tierra, también se vive en las 10 torres de 8 y 45 metros de altura que permiten deslizarse por la tirolina más alta de Latinoamérica. Funcionan 2 circuitos, uno de 2,5 kilómetros de largo y otro de 1,5. Usted decide si hacer ambos, pero debe estar preparado para largas caminatas y subir atalayas. Sin embargo, una vez que esté suspendido en el aire valdrá la pena el ejercicio, pues la vista no es nada despreciable considerando que la altitud permite divisar el Caribe mexicano precedido de una verde alfombra selvática.

Algunos trayectos se pueden hacer en pareja si el tramo no supera los 30 kilómetros por hora. Lo sorprenderán los acuatizajes en cenotes que se conectan con las cuevas. El cenote es un depósito de agua de manantial, muy propio de México, generalmente con cierta profundidad. También tendrá que lanzarse por un rápido tobogán de agua antes de continuar la aventura de las tirolinas, conocidas en ese país con el nombre de tirolesas.
Para los que no se dejan cautivar por la idea de rodar de un lado a otro atado a una cuerda es importante destacar que Xplor cuenta con dos cables paralelos que dan 100% de seguridad al recorrido. Disponen de polea, arnés y cuerda Petzl, una de las marcas más reconocidas. El personal está plenamente capacitado y se comunican entre ellos antes de cada lanzamiento. Los únicos requerimientos para garantizar la protección es que el peso mínimo sea de 40 kilos y el máximo de 136.

Un break antes del agua. La emoción y el cansancio indudablemente lo obligarán a hacer una parada de por lo menos hora y media. Ese tiempo es ideal para comer en el restaurante buffet que ofrece un menú energético: jugos naturales, ensaladas de todo tipo, carne, pollo y exquisitos postres. A poca distancia se encuentra un área de descanso donde las hamacas y las sillas de extensión lo tentarán por un rato mientras hace la digestión.

Después de retomar fuerzas llega la hora de zambullirse en la ruta subterránea del río. Desde el corazón encontrará el camino a la navegación con balsas. Son dos circuitos que suman casi un kilómetro de recorrido que puede hacer individualmente o en pareja. Hay dos detalles que debe tener claro en este punto: no subestime la corta extensión del trayecto y mucho menos piense que por hacerlo en pareja será más fácil. El río carece de corriente, por ello el rápido o lento desplazamiento dependerá de su habilidad y de la coordinación que tenga con su acompañante.

Otra alternativa plantea hacer un recorrido similar pero nadando. Son alrededor de 400 metros que ayudan a armonizar la temperatura del agua gracias a las indescriptibles formaciones rocosas que se han desarrollado durante miles de años. El cauce lo llevará a una cascada donde podrá tomar buenas fotos si dispone de cámara a prueba de agua. Aunque la diversión culmina con esta ruta, incluya en su itinerario la visita a la tienda, pues encontrará curiosos souvenirs que le recordarán el día que conquistó el aire y la tierra de la Riviera Maya.

Coordenadas
Horario: abierto de lunes a sábado de 9:00 am a 5:00 pm

Requisitos: se permite la entrada a niños mayores de 5 años de edad.

Ventajas: la entrada incluye todas las actividades y el consumo de alimentos en el parque, excepto bebidas alcohólicas. Funcionan todas las actividades sin importar la condición climática.

Costo de la entrada: 1.417 pesos en taquilla. Puede adquirirlas por su página web: es.xplor.travel.

Ubicación: a una hora y media de Cancún, a 6 kilómetros al sur de Playa del Carmen.

Recomendación: lleve en su bolso una muda de ropa y bloqueador solar biodegradable