• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

La controversia rodea el nuevo aeropuerto de Berlín

En el simulacro participaron más de mil personas entre equipos de salvamento y “heridos” / Foto EFE

En el simulacro participaron más de mil personas entre equipos de salvamento y “heridos” / Foto EFE

Se iba a inaugurar en 2011 a un costo de 2.000 millones, pero cinco años después aún permanece cerrado y los gastos han subido a 5.600 millones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Masivo simulacro de colisión en el nuevo y súpercostoso aeropuerto de Berlín, causó revuelo en la capital alemana. A pesar de lo exitoso del simulacro aún no hay fecha para la inauguración del aeropuerto Berlín-Brandeburgo (BER), cuyo presupuesto inicial era de 2.000 millones con una inauguración prevista para 2011, pero que ya va por los 5.400 millones de euros y la apertura para mediados de 2017.

Eran más de mil participantes entre equipos de salvamento y “heridos”. Equipos de bomberos, de protección civil, personal sanitario y policías participaron en las operaciones. El simulacro consistía en una colisión entre un Airbús A380 y un autobús del aeropuerto sobre una de las pistas, donde unos 1.400 miembros de los equipos de rescate atendían a 500 teóricos pasajeros, la mitad de ellos heridos de diversa consideración.

En la operación participaron centenares miembros del cuerpo de bomberos y unos 400 vehículos, entre ambulancias, vehículos policiales y otros transportes, que tantearon la capacidad de maniobra, respuesta y actuación, en caso de producirse una catástrofe de esas características.

Asimismo se escenificaron acciones tales como atención a los familiares y articulación de servicios telefónicos de información a posibles afectados, centralizadas desde unas instalaciones que no están aún operativas.

Las maniobras desataron un notable revuelo mediático en Berlín, tanto por lo aparatoso del simulacro como por el escándalo continuado que rodea del futuro aeropuerto internacional de la capital alemana.

El proyecto arrancó en 2006, entonces presupuestado en 2.000 millones de euros, con el cometido de suplir a los tres aeródromos que durante décadas funcionaron en paralelo en la ciudad -Tegel, en el antiguo sector oeste; Tempelhof, en pleno casco urbano; y Schönefeld, en la mitad este-.

Tras varios retrasos en la apertura -el primero de ellos, cuando las aerolíneas se disponían a operar desde ahí, lo mismo que los locales comerciales de sus terminales-, los costes se han ido disparando hasta situarse ahora en unos 5.400 millones de euros.

Las razones de las demoras han ido desde problemas de seguridad hasta infraestructurales, entre un sinfín de percances, como la reciente necesidad de demoler las paredes de una de sus terminales por no cumplir con las garantías de protección contra incendios.

Su entrada en funcionamiento es actualmente estimada sobre mediados de 2017.