• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El arcángel Miguel vuelve a lo alto de la abadía

La estatua del arcángel levantó vuelo y se posó en lo alto gracias a un helicóptero / Foto AFP

La estatua del arcángel levantó vuelo y se posó en lo alto gracias a un helicóptero / Foto AFP

La estatua fue restaurada, nuevamente recubierta en oro y desde esta semana colocada otra vez en la cima de la abadía del Monte Saint Michel con la ayuda de un helicóptero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La estatua del arcángel del Monte Saint Michel, uno de los monumentos franceses más conocidos, volvió a ser colocada por un helicóptero en lo alto de la abadía.

Decenas de turistas presentes en la terraza de la abadía bajo un sol radiante aplaudieron cuando la estatua fue recibida por los obreros sobre un andamiaje construido alrededor de la aguja del edificio religioso.

La estatua del arcángel, colgando de un helicóptero, levantó el vuelo 10 minutos antes desde los pólderes que rodean el monte donde se encontraba desde el pasado martes, y fue posada en lo alto del edificio a 160 metros sobre el nivel del mar.

La estatua ha reencontrado su brillo cegador percibido cerca del sol, tras dos meses y medio de restauración. La operación le ha costado 450.000 euros al Centro de Monumentos Nacionales (CMN), el organismo público francés que gestiona la abadía.

El objetivo era proteger al arcángel de la corrosión y de ajustarlo a las normas, mientras que sus alas cumplen el papel de pararrayos La estatua ya había sido renovada en 1987 pero el recubrimiento de oro había prácticamente desaparecido bajo el efecto de vientos cargados de arena.

“Con dos veces más oro” que durante su anterior restauración, el arcángel debería poder afrontar los caprichos de la meteorología durante “al menos 50 años”, estimó Philippe Belaval, presidente del CMN el miércoles.

Instalada en 1897, la estatua de cobre pesa 520 kg, y mide 4,5 metros alas incluidas. Representa a San Miguel amenazando con su espada a un dragón que encarna el mal. El Monte Saint Michel es uno de los monumentos más frecuentados de Francia con entre dos y tres millones de visitantes. La abadía y la bahía forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco.