• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Waterloo potencia su turismo histórico

BÉLGICA Entre el 18 y 20 de junio se realizarán los espectáculos

Entre el 18 y 20 de junio se realizarán los espectáculos

Dos puestas en escena conmemoran el bicentenario de la batalla en la que Wellington se impuso a Napoleón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Waterloo.- La ciudad belga de Waterloo, inmersa en los preparativos del bicentenario de una de las más célebres batallas de la historia, quiere que dejen de asociarla con una estación de Metro o una canción del grupo Abba.

Esta pequeña localidad de 30.000 habitantes, convertida en un suburbio elegante y tranquilo de Bruselas de la que solo la separan 25 km, celebra este año el bicentenario de la batalla del 18 de junio de 1815. En las vitrinas de las tiendas, los bicornios de dos puntas, como los del emperador, son numerosos, así como las estatuillas de Napoleón en su corcel blanco o de sus grognards, nombre que se le dio a los soldados de la vieja guardia del corso, los más experimentados de la Grande Armée, quienes salieron perdedores de la batalla.

La historia retuvo el nombre de Waterloo, en donde el duque de Wellington, al frente de las fuerzas aliadas contra Napoleón, estableció su cuartel general, pero la mayoría de los combates del 18 de junio de 1815 se llevaron a cabo en territorio de las comunas vecinas. Es por ello que la agitación de los últimos preparativos de una gigantesca puesta en escena se perciben en la llanura del Mont-Saint-Jean en donde se espera la asistencia de casi 200.000 personas, 5.000 extras y 360 caballos.

El lugar elegido para el espectáculo de sonido y luces Inferno del 18 de junio y para las dos reconstrucciones de la batalla, el 19 y 20 de junio, es un gran descampado con una depresión. Desde hace semanas se montan gradas de metal para una capacidad de 50.000 puestos.

Las dos grandes reconstrucciones, que harán referencia a los principales momentos del enfrentamiento que dejó, en casi 10 horas, aproximadamente 45.000 muertos y heridos, y cambió el curso de la historia, reunirán a más de 5.000 personas de 52 países vestidas con uniformes de época, un centenar de cañones y 360 caballos. “Tenemos que instalar campamentos, duchas, prever más de 30 toneladas de paja, boxes para los caballos y armar el decorado”, detalló Etienne Claude, director de la asociación que organiza desde hace 18 meses estas manifestaciones. Con la fecha del bicentenario cada vez más cerca, el lugar de la batalla, poco explotado durante décadas, fue actualizado para acompañar este turismo histórico, que quieren potenciar la localidad de Waterloo y las comunas vecinas. El objetivo es que la cantidad de visitantes de Waterloo pase de 200.000 a 500.000 al año.