• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Margarita siempre está en algo

Mar y montaña arropan Maloka Hotel Boutique

Mar y montaña arropan Maloka Hotel Boutique / Foto: Pisapasito

Sorprendida y encantada quedé con las novedades de hospedaje en Margarita

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La isla está de estreno con varios hoteles boutiques y posadas, también en locales que hacen las delicias de los amantes de la gastronomía, además de los lugares de siempre que obligan a volver a la visita. Cada día comeremos mejor y más genuino en nuestra isla protegida por la Virgen del Valle

Sorprendida y encantada quedé con las novedades de hospedaje en Margarita. Estuvimos en Maloka Hotel Boutique, la exquisita creación de Miguel Hauschil y Lucy Pantin, totalmente inesperada después de subir por un precario camino de tierra. Ricardo Corredor –el arquitecto– entendió la geografía, la explotó y sublimó este paisaje de montaña y mar. Aprovechó los desniveles para hacer las piscinas en cascada, cada habitación tiene la suya, desde todas gozas el paisaje que entra hasta la cama y el baño, acabados perfectos, modernos y pulcros.

Todo el mobiliario y el diseño interior estuvieron a cargo de Lucy Pantin. Aplausos para ella. Delicado y limpio. Fascinante el bar en lo alto que recuerda Casablanca, el restaurante con mesas de vidrio y sillas blancas que luce como volando. Unos buenos amigos pasaron 4 días y lo amaron. No me he quedado. Lo recorrí junto a Claudio Grossi, su gerente de operaciones. Son apenas 21 habitaciones. De la comida se ocupa el chef Nakamura. Abrieron en julio de 2013.

En Playa El Ángel se eleva Tibisay Hotel Boutique, bastante más tradicional en su arquitectura, 70 habitaciones, un edificio alto, buena piscina –pero el sol sólo le pega un rato en la mañana– salones de conferencia, vista al mar, excelentes instalaciones. Su dueño viene de Mérida donde tiene un hotel del mismo nombre. Nos contaron que compró una vieja edificación abandonada por la zona para hacer otro hotel y también un terreno con los mismos fines. No lo pudimos confirmar.

En el bulevar de Zaragoza, muy cerca de Pedro González, conocimos a Rocío Cluet de Herrera y Alfredo Herrera, una pareja encantadora y bien dispuesta, cuyo empeño en la vida era tener una posada frente al mar. Compraron la mejor casa de este bulevar, con todos sus exquisitos muebles coleccionados por el dueño anterior en recorridos por medio mundo, conservaron la arquitectura colonial de patio en el medio y atrás, piscinita junto a la cocina abierta, apenas 4 habitaciones, entre ellas una suite estelar arriba con una escalera que lleva al techo donde hay un solarium para ver más mar todavía, la laguna y la montaña a lo lejos. Mucha luz, viento, el bulevar y de inmediato el mar.

Ambos son excelentes cocineros y el plan es atender y hacer los manjares para sus huéspedes: arroces, caldeirada de mero en salsa verde, risottos y entre los postres un atómico negro en camisa y una torta de zanahorias memorable. Camas king, aires acondicionados, ventanas gigantes, televisores, Wi Fi, agua caliente. Es una posada de lo más boutique. Abren ahorita en noviembre y me dijeron que ya están llenos para diciembre.

El más reciente –con planes de abrir a fines de noviembre– es hotel boutique Isabel La Católica, frente al mar de Pampatar. En lo que fuera la vieja escuela del mismo nombre, totalmente abandonada y derruida, se fajaron Carlos Eduardo Guerra y Carlos Eduardo Rojas a levantar este exquisito hotel con apenas 14 habitaciones. Son notorios el buen gusto, el esmero en los detalles y la confianza en Margarita.

Tanto que Rojas se vino desde Miami –donde vive desde hace 12 años– para hacer su hotel. Esta casa en el suelo –patrimonio cultural del municipio– fue convertida en una joya por su arquitecto Ángel Yánez. Conservó la fachada, entendió nuestra luz y nuestro clima, hizo que todas las habitaciones se conectaran con el patio interior para recibir el sol si así apetece.

El comedor tiene grandes ventanas al mar y en la parte de atrás se abre al jardín interior. Los arquitectos de interiores –Fernán Hernández y Ana Milena García– estudiaron a profundidad la historia de Isabel La Católica, así que cada habitación lleva el nombre de alguno de sus familiares o allegados y se parece a ellos. Me cautivaron el mar atormentado de la “Cristóbal Colón” y la pared escarlata con su confesión pasional al amante de Catalina de Inglaterra.

Las suites pertenecen a los reyes, están en el último nivel y las puertas corredizas de vidrio abren a la piscina, la terraza y el mar. Sublimes. El restaurante fue bautizado en honor a Juana La Loca. Vale la pena ir muchas veces para quedarse en habitaciones distintas. Elsy Rangel –artista merideña– se ocupó de teñir las maderas en cada habitación y logró efectos muy delicados, Tábata Izquierdo hizo lienzos en algunas de sus paredes.

Es fascinante. Tiene detalles tan sofisticados como cajas de seguridad con tomacorrientes para quienes se angustian al dejar teléfonos, iPads o portátiles y unas neveras noruegas que no suenan nunca. Me desmoño por verlo listo. Ya compraron el terreno de al lado para ampliar y tienen planes de montar un restaurante fabuloso en La Asunción.

Margarita para degustar. El pasado octubre causó revuelo Margarita Gastronómica en toda la isla. Estamos convencidos de que el amor entra por el paladar. Lo que queremos es enamorar a margariteños, navegados, anclados y de paso con nuestros aromas y sabores. Que el orgullo por lo que producimos y preparamos se contagie y tenga tanto o más peso que sol y playa. Confieso que en mí causa el mismo frenesí comer suculento que lanzarme al mar.

En La Guardia deliró la audiencia con los mejillones. Asuntinos y visitantes colmaron las calles de la capital para probar pan de año en todas sus versiones, hicieron un funche glorioso con lo que quedó de una fosforera y todos aplaudieron La Frijolada de los cargueros, gracias al documental que hizo Sumito Estévez, nuestro cocinero que se ancló en Margarita.

Los nuevecitos. Ya que mencionamos a Sumito, los alumnos de sus escuelas en Caracas y Margarita –ambas junto con Héctor Romero– ya empezaron a cautivar comensales. Visitamos Amaranto en Pampatar. Un espacio delicado, acogedor, muy creativo, creación de Oswaldo Paz. Una biblioteca de Capuy, galería de arte en la entrada, música para la noche y otra para el brunch, mesas donde es rico hablar, un salón para comidas en grupo, otro saloncito con aroma de hogar, la cocina que se ve y Oswaldo junto a Norvic atendiendo, recibiendo y despidiendo a la visita, tal cual como se hace en la casa.

La comida es creación de Tomás Martino junto a Norvic y otro grupo de alumnos de los ICC. La llaman Neotropical. Probamos gloriosos capeletis rellenos de asado negro en fondue de queso pamesano, unos camarones empanizados con tostones, un pulpo fascinante, un negro en camisa de fábula. Cuando volvimos para el brunch dominical descubrimos un espacio pleno de luz, un verdadero domingo feliz, con periódicos, una mimosa con jugo de tomate de árbol que llaman cardenalito, un desayuno inglés con nueve platicos: cochino frito, caraotas, huevo con chorizo, carne mechada, tostones, guasacaca, mojito, cachapa… y hasta empanadas lúdicas: sin relleno para que inventes el tuyo.

El mismo arquitecto Oswaldo Páez se asoció con Jon Aguirrezábal y montaron B3, Burger Bar and Bistró. Con material reciclado donde abundan ladrillos y madera, una pizarra gigante con el menú, pocas mesas y la cocina al fondo. Han causado furor las hamburguesas B3 con carne de res y chorizo, lo mismo que las papitas B3 con tocineta y queso fundido. Probamos la hamburguesa normal. Gustosa, jugosa, deliciosa. Todos los días cierran porque se acaba la comida. Nos encantó. En la misma avenida Aldonza Manrique, pero cruzando hacia la calle La Sardina, busquen El Tarantín. ¡Qué espacio tan acogedor e informal! La verdad es que lo montan en la acera para organizar catas de cerveza o vino, servir carpaccios, ensaladas, risottos, paninis y pizzas, no hay fritangas y son mercado de conveniencia. De lo más juvenil y fresco.

Los de siempre. Soy de quienes aman volver a los sitios de siempre. En la Casa de Rubén siempre serán suculentos su pastel de Chucho, la ensalada de catalana y la fosforera. Recomiendo los desayunos con cuanto existe y la atención del propio Rubén. La Casa de Esther en la entrada de Pedro González es referencia obligada y feliz. Los ajíes dulces rellenos son un delirio. Mondeque continúa ofreciendo sus pescados muy frescos en un ambiente que me encanta. Gaby hace ya un tiempo que regresó a Casa Caranta y se nota. Lo que más me gusta son las pastas.

Cuando ponen música en vivo se arman unos saraos muy sabrosos. La Nena Raphael se mudó a la Aldonza Manrique. Es una comida rica, casera, divinamente bien servida. Su lomito a la pimienta es una delicia, las sopas y ni hablar de los desayunos. Deben pedir sus enrollados de plátano. Muy cerca queda Casa Vieja, remodelada para hacerla más clara con ventanales adelante y atrás. Quedó acogedor y se come muy sabroso. Abren el día entero y todos los días.

Volvimos a Rocoto con la gloria de conseguir a Isabel. Celebramos que saliera de Caracas y se ocupe sólo de la isla. Tiene su clientela fija, sus chupes reviven, los ceviches entusiasman y su hijo es tremendo anfitrión. Las arepas de los Moya siguen divinas en la plaza de El Salado, ahora con un saloncito con aire acondicionado para los fanáticos de los ambientes de mentira.

Datos vitales
Hotel Isabel La Católica
Calle José María Vargas, casco histórico de Pampatar.
Web: www.hotelIsabelLaCatolica.com
Twitter: @hotelIsabelLC
Instagram: Hotelisabellacatolica
Teléfono: (0295) 415 6711

Posada Aguaviva
Bulevar de Zaragoza, al lado de Pedro González.
Web: www.aguavivaposada.com,
Teléfonos: (0295) 258 0026/ (0414) 249 6879

Maloka Hotel Boutique&Spa
Playa Guacuco, sector Piedras Negras
Web: www.hotelboutiquemaloka.com
Twitter: @malokahotel
Teléfonos: (0295) 417 9582/ (0414) 820 7109/ (0424) 866 7099

Tibisay Hotel Boutique
Av. Aldonza Manrique con calle Camarón. Urb. Playa el Ángel. Pampatar.
Frente a Playa Varadero
Web: www.tibisayhotelboutique.com
Teléfonos: (0295) 500-0700 al 705

Para comer
La Pimienta Bistro
Av. Aldonza Manrique, Porlamar
Teléfono: (0295) 262 2994
Horario: 9:00 am a 4:00 pm. Cierra los domingos.

Rocoto
PB del CCM, Av. Bolívar.
Teléfonos: (0295) 262 2251/ (0414) 790 6484/ (0416) 895 4900
Horario: lunes a sábado 12:00 m a 10:00 pm.

Mondeque
Av. Joaquín Maneiro, Pampatar
Horario: jueves a sábado de 7:30 pm a 11:00 pm.
Teléfono: (0295) 988 0859

La Casa de Rubén
Av. Santiago Mariño, al lado del Hotel Bella Vista, Porlamar.
Web: Lacasaderubenrestaurante.blogspot.com
Facebook: Rubén Santiago
Teléfono: (0295) 264 5969

La Casa de Esther
Frente a la Plaza Bolívar de Pedro González, la casa azul con ventanas grandotas.
Correo: lacasadeesther_g@yahoo.com
Horario: 1:00 pm a 8:00 pm. Martes a domingo. En temporada alta.
Teléfonos: (0412) 357 6322/ (0416) 196 6052

Casa Caranta Ristorante
Bulevar histórico de Pampatar
Correo: casacaranta@gmail.com
Horario: lunes a sábado a partir de las 7:00 pm
Teléfonos: (0295) 262 8610/ (0414) 793 5248/ 188 9042

Casa Vieja
Av. Aldonza Manrique, Playa El Ángel
Horario: todos los días 7:30 am a 11:00 pm
Teléfono: (0295) 262 2239

B3
Av. Aldonza Manrique, C. C. La Sardina, local 2-B.
Horario: diario de 6:00 pm a 11:00 pm
Twitter: @ßurgerBarB3.

Amaranto
Entrada de Pampatar, calle Joaquín Maneiro, sector casco histórico
Web: www.cocinaneotropical.com
Teléfonos: (0414) 259 786/ (0295) 262 3889/ 262 2663
Horario: miércoles a sábado 12:00 m a 3:00 pm, 7:00 pm a 10:30 pm. Domingos 9:00 am a 3:00 pm
Twitter: @amarantomgta

El Tarantín
Av. Aldonza Manrique con calle La Sardina
Horario: lunes a sábado desde las 3:00 pm
Teléfono: (0295) 267 2434