• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Viajar a Cuba tiene sus limitaciones

Agencias de viajes están alentando a los turistas a que viajen a Cuba antes de que cambie / Foto Pixabay

Agencias de viajes están alentando a los turistas a que viajen a Cuba antes de que cambie / Foto Pixabay

Viajar a Cuba está de moda, por aquello de la apertura con Estados Unidos. Pero visitar la isla no es como ir de viaje a cualquier sitio turístico en el mundo. Existen algunas limitaciones para las que los extranjeros no necesariamente están acostumbrados, por ejemplo, no hay cajeros automáticos y el acceso al wifi es muy limitado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Habana.- Agencias de viajes y revistas de lujo están alentando a los turistas a que viajen a Cuba antes de que cambie. Pero quienes quieran ir y ver a bailarines de salsa en la calle o a los carros de los 50, deben estar dispuestos a prescindir de la comodidad que implican los cajeros automáticos, las tarjetas de crédito, el acceso al wifi, el aire acondicionado, los cinturones de seguridad e, incluso, el papel higiénico.

Tenga en cuenta estos consejos a la hora de viajar a Cuba.

1.- Si necesita algo, tráigalo

“Olvidé traer mi cepillo de dientes a La Habana. Me tomó tres días encontrar uno”. Aunque los vendedores ambulantes le ofrezcan camisetas del Ché Guevara y frutas tropicales, no va a encontrar protector solar o curitas. Los hoteles de lujo le pueden vender algunas cosas en sus tiendas pero en La Habana no hay muchas tiendas que digamos. Incluso sitios como Harris Brothers, un mercado en las calles Monserrate y O'Reilly, no tiene mucha variedad de artículos de consumo aunque se puedan adquirir souvenirs o comprar café.

Los baños públicos no están mal pero lleve su rollito de papel higiénico en la cartera.

2.- Acoso comercial en La Habana

Los saludos alegres de los habitantes de la isla pueden devenir en conversaciones excesivamente amigables que terminan, a menudo, en peticiones. Muchos quieren vender cigarros o cambiar dólares. En La Habana es raro que ocurran crímenes violentos. Y, de hecho, puede que no se sienta amenazado solo acosado.

3.- La lógica a veces no funciona en La Habana

El aeropuerto de La Habana no abre sus puertas sino hasta las 7:00 am, aún a pesar de que hay vuelos que aterrizan mucho antes de esa hora. Así que hay que esperar hasta las 7:00 am para presentar los documentos y hacer los trámites de inmigración.

4.- Wifi

La falta de acceso a Internet hace que resulte muy difícil planear los viajes en Cuba hasta el último detalle. Lleva varios días confirmar las reservas y los arreglos que haya hecho porque la mayoría de los cubanos no pueden consultar su correo electrónico desde casa. Y las reservas en línea son realmente exóticas.

Si necesita meterse en Internet en La Habana, los hoteles venden tarjetas de wifi que puede usar en el lobby. Cuestan entre cuatro o cinco dólares y duran 30 minutos. Pero incluso con las tarjetas el wifi puede no funcionar.

Es esencial llevar un mapa pues los taxis carecen de GPS y no se puede googlear una dirección sobre la marcha.

5.- Los carros de los 50

El ver pasar los carros antiguos de la década de los 50 suena muy pintoresco... hasta que hay que subirse a uno y resulta que no tiene cinturón de seguridad, ni aire acondicionado, que las ventanas están rotas, que el motor eructa humo y las puertas se abren de repente cuando el vehículo está en marcha.

6.- Sitios turísticos

Las mejores atracciones turísticas de La Habana incluyen un paseo por el malecón, La Habana Vieja, la propiedad de Hemingway en Finca Vigía y el Museo de la Revolución, donde se burlan de Ronald Reagan y de las presidencias de los Bush (padre e hijo). El Museo Nacional de Bellas Artes tiene una impresionante colección que va desde retratos coloniales al arte pop del siglo XX.

El espectáculo del Tropicana está en muchas de las listas top de La Habana. Si gastar casi cien dólares para ver bailarinas en vestidos de lentejuelas y enormes adornos sobre la cabeza le parece divertido, no deje de ir. De lo contrario, trate de ver la escena musical de La Habana en la Casa de la Música