• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Los viajes de Valentina: En defensa de la naturaleza para los viajeros sensibles

El Autana se ha convertido en un destino muy solicitado. Hay que cuidarlo | Foto: Arianna Arteaga

El Autana se ha convertido en un destino muy solicitado. Hay que cuidarlo | Foto: Arianna Arteaga

La mayor fortaleza de Venezuela como destino turístico es su naturaleza. Defenderla para los viajeros sensibles es la misión de un grupo de operadores de turismo que está preocupado por el deterioro de nuestros parques nacionales, la anarquía con la cual se trabaja y la nulidad de acuerdos y comunicación entre quienes llevan viajeros a estos destinos. Crear una asociación es el primer objetivo. Compartimos con ustedes inquietudes y los planes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace apenas unos 15 años resultaba impensable hablar de turismo de naturaleza en Venezuela. Había unas cuantas personas aisladas que ofrecían viajes a la montaña, especialmente en la zona de los Andes. Por supuesto que se podía ir a la Gran Sabana, a otros Parques Nacionales muy conocidos como Morrocoy, Mochima o Los Roques, pero no había operadores especializados en la organización de estos recorridos. A nadie se le había ocurrido que se podía hacer rafting en los ríos de Barinas, Mérida o Sucre. Mucho menos el canyoning o barranquismo que es esa euforia de bajar por cascadas haciendo rapel. Ni siquiera se planificaban caminatas o travesías en bicicleta montañera. El parapente era una audacia de unos pocos, pero jamás una escuela o un plan de irse hasta El Jarillo para lanzarse en tándem. Subir a los tepuyes era aventura extrema de los especialistas, jamás un viaje de Semana Santa o diciembre para una familia o un grupo de amigos.

Lo que hoy nos parece perfectamente natural, con extraordinarias ofertas y unas cuantas operadoras bien serias y prestigiosas con inmensa experiencia, es un logro reciente. Ha sido un esfuerzo sostenido y serio del sector privado, como casi todo lo que se ha hecho en turismo en Venezuela.

 

Una preocupación. Si bien nuestra naturaleza es generosa y muy variada, también es sensible. Tenemos 43 parques nacionales: 16% de nuestro territorio. Se dice fácil, pero es un promedio altísimo. En el resto del mundo es apenas 6%. Lo que puede ser nuestra mayor fortaleza como destino turístico puede convertirse en nuestra mayor debilidad si abusamos de este recurso con la misma desmesura con la que hemos abusado y despilfarrado el petróleo. Es verdad que ahora le toca al turismo. Pero también es verdad que tenemos que prepararnos.

Un grupo de operadores de turismo de naturaleza se reunió recientemente convocados por Lucía Call, una de las dueñas de Climbing Venezuela, prestigiosa y confiable operadora. La preocupación es el deterioro creciente y veloz de los parques nacionales que se utilizan como destino de estos viajes. La nula comunicación entre los operadores. La falta de normas claras en el uso de estos destinos. La ausencia de ayuda en casos de emergencia. La inexistencia de normas comunes para la disposición de la basura y de los desechos humanos. La falta de acuerdos con las comunidades cercanas a los destinos. La presencia de operadores irresponsables que no garantizan la seguridad de sus pasajeros y que destruyen el medio ambiente. La angustia entre quienes trabajan en el interior pues no tienen acceso a cursos de especialización. La urgencia de tener algún tipo de certificación.

Lo que nació como una reunión para agrupar a los operadores de turismo de naturaleza en torno a una ética común y un trabajo en equipo que garantizara la protección de la naturaleza y la integración de las comunidades se convirtió en una asamblea bastante más amplia y ambiciosa.

 

Una decisión. Este grupo de venezolanos preocupados por la naturaleza como destino feliz de viajeros sensibles, agrupó no solo a operadores de aventura. También estuvieron presentes representantes de El Circuito de la excelencia y de Wao Turismo, pues como posaderos  son aliados de este objetivo. Algunas ONG vinculadas con el ambiente. Montañistas expertos, viajeros amables, empresarios del turismo, gente de gremios. Fue un encuentro muy productivo.

La decisión unánime fue crear una asociación amplia que incluya operadores, posaderos, medios, ONG y actores relacionados con turismo de naturaleza. Antes del 30 de abril debe tener nombre, misión, visión, objetivos generales y específicos. Hay un comité que trabaja desde ya. El objetivo macro es: conservar la naturaleza para un turismo sostenible

Se propuso la creación de una red social para los miembros. Es la forma más idónea para mantener la comunicación y compartir lo que ocurre en cada destino. Deben definirse los parámetros y obligaciones para participar en esta asociación así como los beneficios. Varios de los asistentes se comprometieron a compartir valiosos documentos sobre disposición de desechos, normas de seguridad y agrupaciones de este tipo en otras partes del mundo.

Es un plan ambicioso. Pero así debe ser. Nos une un infinito amor por nuestra naturaleza. Una profunda responsabilidad por su futuro. La certeza de que nuestro trabajo depende de que sepamos mantenerla sanita y rozagante.

En una primera etapa se trabajará desde el sector privado hasta que nos organicemos. Luego se formalizarán nuestras propuestas ante el sector público. Tenemos el conocimiento y la voluntad de trabajar por Venezuela hasta convertirla en el extraordinario destino de naturaleza sensible que se merece.

 

Contactos

luciacallg@gmail.com

info@climbingvenezuela.com