• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Trinidad y Tobago exhibe su herencia de la India

Divali es la celebración de las luces / Foto worldpress.org

Divali es la celebración de las luces / Foto worldpress.org

El festival hindú Divali y la parada musulmana Hosay se realizan entre octubre y noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Entre 1845 y 1917, la India contribuyó con cerca de 143.000 trabajadores a Trinidad, inmigrantes que recalaron, principalmente, en las localidades de United Provinces y Bihar, Zila y Pargana.

Según relata el Alto Comisionado de la India en Puerto España (capital de Trinidad y Tobago), el primer barco, el Fatel Razack, arribó el 30 de mayo de 1845 con 225 indios contratados para trabajar en Trinidad, en aquel entonces una colonia británica.

“Los descendientes de esos trabajadores contratados ahora son de quinta generación, conforman el 42% de la población total y constituyen una parte integral de la estructura económica, política y social del país”, indicó el organismo en su dirección en internet.

Trinidad y Tobago se compone de dos islas que cuentan con una población de 1,3 millones de habitantes que incluye los grupos raciales de indios, africanos, europeos, chinos y árabes.

Los descendientes de quienes llegaron de la India celebran cada 30 de mayo la llegada de ese primer barco que significó el inicio de estrechas relaciones entre ambos países.

Según el Consejo Nacional de Cultura India, con sede en la ciudad trinitense de Chaguanas, la llegada de los indios al país caribeño “no supone una semejanza con la esclavitud, aunque en algunas formas sí lo era”.

“Los indios encararon la barrera del idioma y muchos fueron convertidos al cristianismo. Las condiciones de vida eran pobres y la vida en general era difícil. Sin embargo, esto no paró a los indios de dejar su huella en la cultura de Trinidad”, según el organismo.

Cambios culturales. Uno de los primeros cambios que experimentó la sociedad de este país caribeño fue la celebración de festivales y actividades religiosas relacionadas con el hinduismo y el Islam.

El festival hindú Divali y la parada musulmana Hosay, se han convertido con el pasar de los años en parte del acervo cultural de la nación, permitiendo a los descendientes de inmigrantes mantener su identidad, según datos de la Librería Nacional de Trinidad y Tobago.

“El reconocimiento de la cultura india no había sido nunca tan significante como otras culturas y por esa razón la financiación del Gobierno al festival de Divali era muy reducido”, explica en su dirección de internet el Consejo, fundado en 1964.

En la actualidad esta celebración ha atraído la atención de locales y extranjeros por la ampliación de su oferta cultural, a no solo presentaciones musicales y de teatro -que coinciden con octubre y noviembre-, sino también concursos de danza y belleza.

Los inmigrantes que llegaron al país caribeño hace poco más de un siglo, no solo representaron cambios en los vientos de fe, sino también ejercieron influencia en el lenguaje, la moda y la gastronomía del país.

Aunque al principio los indios provenían de diversas áreas geográficas de la nación asiática ya para finales del siglo XIX la mayoría tenían como origen la localidad norteña Uttar Pradesh, donde se hablaba el dialecto bhojpuri.

El uso de la tinta henna también se popularizó en este país, así como la creación de tatuajes corporales con este colorante natural que ha logrado resistir el paso de las modas y las nuevas tendencias cosméticas. Este polvo, que no se encuentra en los escaparates de perfumerías sino más bien en herboristerías, es apreciado por sus múltiples virtudes cosméticas y curativas.