• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Toronto invita a viajar en el tiempo

El Distillerry District pasó de ser una destilería centenaria a albergue de galerías de arte Fotos toronto2015

El Distillerry District pasó de ser una destilería centenaria a albergue de galerías de arte Fotos toronto2015

El Distillery District pasó de ser una destilería centenaria a albergue de galerías de arte, estudios de artistas, negocios hosteleros y tiendas de diseño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Existe un barrio en Toronto, Canadá, que ofrece una travesía al pasado, en concreto al siglo XIX. En los 32.000 metros cuadrados que conforman el vecindario se concentra la colección mejor conservada de arquitectura industrial victoriana de toda América del Norte. Es el llamado Distillery District, un tramo peatonal que integra 40 edificios de 1900 que ahora alojan galerías de arte, estudios de artistas, negocios hosteleros y tiendas de diseño.

Todo arrancó en 1830, cuando dos emigrantes ingleses arribaron a la costa de Ontario para establecer un negocio harinero. Pronto, su molino de 21 metros se convirtió en un símbolo de la ciudad. Pero el viento se mostró errático en la zona y el comercio derivó hacia los licores espirituosos.

Esta barriada frente a la bahía fue en su momento la destilería de whisky más grande del Imperio Británico e incluso del mundo, durante un tiempo. Tras 150 años de actividad, en 1990 la planta cerró, para renacer en 2003 como centro cultural y de ocio en la capital económica de Canadá.


Pasado a la vista

Para llegar allí se puede optar por el tranvía, o bien apertrecharse con una bicicleta, pues Distillery District está bien dotada de estacionamientos para estos vehículos. Al merodear por las calles adoquinadas, entre los edificios de ladrillo rojo y acabados verdes de metal y madera, el visitante puede reparar en restos intactos del pasado industrial de la metrópoli, como una antigua y oxidada camioneta Dodge, y diferentes placas que recuerdan la función que cada edificio tenía originalmente. Por ejemplo, el que fuera Shipping Room, esto es, el espacio donde los barriles esperaban ser embarcados, alberga un restaurante de ostras, y el Tank House 7, destinado en un principio al almacenamiento de alcohol en depósitos de cobre, el pasaje comercial Distill, donde se concentran tiendas de moda, decoración y artesanía de firmas locales. En los pasillos de la galería, vetusta maquinaria en exposición, con piezas decimonónicas como una caldera y una grada rotativa manual.

También hay espacio para el arte de calle contemporáneo, como una gran escultura con forma de araña, firmada por el artista Michael Christian, o la instalación que actualmente ocupa el callejón de Tank House Lane, un gran letrero de candados que forman la palabra “love” en mayúsculas y que toma su inspiración en el puente Milvio, de Roma, donde desde 2006 los enamorados sellan su amor, imitando a los protagonistas del best seller Tengo ganas de ti, de Federico Moccia.

Justo frente a la acción artística hay una tienda de mobiliario para el hogar donde se venden candados a 10 dólares. El comercio en cuestión, Biltmore Domicile, tiene un gusto retro en los artículos, con objetos de anticuario, juguetes de madera y accesorios vintage.


Al aire libre

Alrededor de una treintena de festivales tienen lugar a lo largo del año en el distrito. Con la caída de las primeras nieves, se organiza el familiar mercado navideño, considerado por Fodor’s Travel, USA Today y Mashable uno de los mejores del mundo. En verano se celebra en Trinity Square, una coqueta placita iluminada con bombillas, una variedad de conciertos al aire libre que se engloban bajo el nombre de Music City Summer Series.

Todos los domingos se convoca el Distillery Sunday Market, donde artesanos de todos los productos imaginables, ofertan sus especialidades. Hay pan sin gluten, chocolates gourmet, velas y jabones confeccionados con cera de abeja o jarabe de arce.


Birra orgánica

El distrito mantiene un nexo con el pasado a través de la minidestilería Mill Street Brew Pub, en la que se elabora la primera cerveza orgánica canadiense, Original Organic Lager. El bar ofrece visitas guiadas para conocer el proceso artesanal de elaboración de las bebidas.