• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Taipei: cultura, naturaleza y tecnología en un solo lugar

Panorámica de la ciudad de Taipéi, capital de Taiwán / Foto: Diego Caballo

Panorámica de la ciudad de Taipéi, capital de Taiwán / Foto: Diego Caballo

Esta ciudad es una muestra clara del milagro taiwanés, gracias a una combinación entre ingeniería, tecnología, diseño y artesanía, además de la cerámica el vidrio y la madera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Taipei, la capital de Taiwán, es el centro político, social, económico y cultural de la isla, y recibe al visitante con un calor tropical y un manto de humedad con mezcla de niebla. Desde su edificio más famoso, el rascacielos 101, nos  muestra sus grandes avenidas rectilíneas y un sobrio y ordenado urbanismo. 

Tiene una superficie de 272 kilómetros cuadrados y una población aproximada de 2,6 millones de habitantes. Se habla el chino mandarín pero podemos  hacernos entender perfectamente en inglés, que es idioma obligatorio junto al materno en los colegios.

Entre sus múltiples rincones y lugares destaca su Museo Nacional, que exhibe  la mayor colección de arte chino del mundo. Es un recorrido por 5.000 años de historia a través de 650.000 piezas que pertenecieron al Palacio del Emperador, en la Ciudad Prohibida de Pekín, y que fueron sacadas por Chiang Kai-shek y sus seguidores cuando su gobierno se trasladó a Taiwán en 1949 tras la toma del poder por Mao.  En la colección están presentes  pinturas de todas las dinastías, así como numerosas piezas de marfil, alfarería y bronce, entre otros.

Esta ciudad es una muestra clara del milagro taiwanés, gracias a una combinación entre ingeniería, tecnología, diseño y artesanía, además de la cerámica el vidrio y la madera.

Taipei, que este año 2016 es Capital del Diseño Mundial, ofrece wifi gratuito en toda la ciudad, además de la posibilidad de adquirir la tarjeta Easycard, que facilita disfrutar del transporte y otras muchas actividades.

Tras un largo paseo disfrutando de sus numerosos parques, que son aprovechados para practicar ejercicio o celebrar un picnic sin molestar ni ahuyentar  a las especies autóctonas de aves y peces, se puede degustar  una gran variedad de frutas. No deje de probar la fruta de las esencias, también llamada fruta de la pasión.

Es muy recomendable visitar la antigua tabacalera Songshan Tobacco Factory, que incluye una biblioteca y diversas actividades culturales, además del memorial a Chiang Kai-shek y su vistoso cambio de guardia.

En el recorrido por esta bella urbe no debe faltar un paseo por el mercado nocturno de Huaxi (el callejón de la serpiente), donde se combinan, no siempre en equilibrio, sabores, olores y colores, ni dejar de ver o adquirir su artesanía, que a veces se funde con el alto diseño en las tiendas de moda, en las que también está presente la seda con diseño del siglo XXI.

La Taipei nocturna se puede disfrutar desde discotecas ubicadas en alguno de sus rascacielos mientras se degusta una copa, es como una placa base gigante en la que miles de procesadores y chips dan luz y sentido al mundo tecnológico más avanzado.

De aniversario. Atravesada por el trópico de Cáncer y con un clima templado, el rico paisaje de Taiwán está adornado con majestuosos picos, cuencas, llanuras, colinas y otras formaciones naturales. Posee algunas especies raras o en peligro de extinción, como el salmón de Formosa, el mono de roca, el oso negro de Formosa y el faisán de Swinhoe y, para el Foro Económico Mundial y la lista de Lonely Planet, Taiwán, a la que los portugueses llamaron Formosa (Hermosa), es uno de los mejores destinos para viajar que existen en la actualidad.

Su belleza natural ofrece áreas recreativas forestales, parques nacionales magníficos y escarpados acantilados en la Garganta de Taroko. También se puede disfrutar de uno de los más bellos y románticos amaneceres entre un tranquilo mar de nubes de algodón en  Sun Moon Lake (el Lago del Sol y la Luna).

Y,  por encima de todo, se encuentra el pueblo que hace posible la estancia soñada. Esa gente que brinda al visitante su encanto y hospitalidad cordial. Un fuenteovejuna de habitantes que se exigen a sí mismos exquisita limpieza, cordialidad y un cuidado medioambiental, en el que hasta la recogida de basura se anuncia con el Para Elisa,  de Beethoven, cuando se aproximan los camiones por los diferentes distritos de su capital, Taipéi.

Bienvenidos a la República China de Taiwán en el año 105 de su fundación.

Dos terceras partes de la isla son montañosas. Cinco cordilleras la atraviesan de norte a sur. Su pico más alto, con casi 4.000 metros (3.952), es el Yu Shan, en el que se puede ver nieve en medio de su clima tropical.

De sus veintitrés millones de habitantes algo menos de medio millón son de origen malayos-polinesios, que luchan por conservar su lengua y costumbres, y la gran mayoría del resto proviene de la emigración china.

La libertad religiosa permite que convivan más de 12.000 templos erigidos para el  taoísmo, budismo, protestantismo y catolicismo, donde rezar, meditar o rendir culto a los ancestros.