• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

En Sinamaica están orgullosos de ser añú

Cada vez que voy al Zulia quiero navegar por la laguna de Sinamaica, no sólo por la emoción histórica del origen del nombre de Venezuela, sino por el asombro de sus hogares en palafitos, la convivencia con el agua, la maestría de los niños al nadar y remar, y el orgullo de sus habitantes por su cultura. Si van debe comer pescadito frito, mojito en coco y patacones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los viajes de Valentina

Por las aguas zulianas I





Fotografías: Pisapasito

Cómo llegar
Lo primero será llegar a Maracaibo y de ahí a Sinamaica. Hay varias opciones. Una es por carretera hasta Puerto Cuervito en el propio pueblo de Sinamaica. De ahí salen lanchitas populares que llevan a los habitantes a sus casas. Son una especie de lanchas por puesto. La otra es ir hasta el embarcadero en El Trompo, un poco más cerca. Hay un restaurante grandote y un techo amplio donde se toman las lanchas de la Asociación de Cooperativa Resistencia Añú.

De Maracaibo a Sinamaica. Salen de Maracaibo por la avenida El Milagro, bordeando el Paseo de la Vereda del Lago y luego toman la Troncal del Caribe, que empieza en la avenida Guajira. Seguramente verán las “chirrincheras”, camionetas pick up o camiones 350 techados y con bancos. Son el transporte habitual de pasajeros en el municipio de La Guajira, antes llamando Páez.
Vayan a las ventas de yuca. Este tubérculo es excelente, blanco y blandito, pues el municipio Mara es un gran productor de yuca y también de uvas para la elaboración de vinos. En algunos tarantines guindan bolsas plásticas transparentes con verduras, repollo, cebolla, pimentón… todo picado, lavado y pelado. Es lo que llaman “recao de olla”, los ingredientes listos para la sopa.
El embarcadero de El Trompo está como a una hora y media de Maracaibo por una carretera en buenas condiciones. Hasta Puerto Cuervito son dos horas. Al llegar a El Trompo verán una restaurante muy grande que parecen dos, pero el dueño es el mismo. Aquí sirven pescados de la laguna, patacones, mojito en coco, sopas y todas las especialidades zulianas. Es un sitio popular donde van los zulianos los fines de semana a comer rico y recibir la brisa del lago. Sustituyó a los Palafitos de Santa Rosa de Agua que se volvieron un sitio sucio y peligroso. Muy lamentable.
De inmediato verán el embarcadero donde se toman las lanchitas para dar una vuelta por la laguna de Sinamaica. Tienen unos 5 metros de eslora, motores de 75 caballos, techito de lona, cojines en los asientos, respaldo un poco bajo, pero sostiene la espalda, salvavidas y lancheros conocedores, amables y dispuestos a echar el cuento. La tarifa es de 250 bolívares por el paseo de una hora y media. Pueden negociar ir hasta Zapara y San Carlos desde aquí, pero eso se los cuento el domingo que viene.


En Sinamaica. Hace seis años estuvimos en Sinamaica y nos hospedamos en su única posada. Keichiañunka se llamaba, que significa luna en añú. Preciosa. Varios palafitos hechos de puro mangle, enea y algo de madera para el piso de las habitaciones, porque el comedor, la tienda de artesanías y los puentes que unían un sitio con otro eran de palitos de mangle. Las paredes y los techos de las tres habitaciones eran de enea. Lo más divertido era que para llegar a las habitaciones había que hacerlo en el cayuco, una especie de curiara de la zona, profunda y pequeña. En esta ocasión nos contaron sus dueños –Ramón y Aída– que un deslave el año pasado pudrió los palos y tuvieron que tumbar dos de los palafitos. El otro está muy deteriorado y por lo tanto la posada no funciona. Necesitan un crédito para recuperarla. Ojalá lo obtengan, porque era la única opción de hospedaje en la laguna.
Pero lo que son las cosas. En el viaje anterior nos explicaba Aída que habían hecho la posada porque estaba cerrado el palafito de Corpozulia, no existía un sitio dónde comer en la laguna y a ella le daba pena y dolor que las visitas se fueran con la barriga pegada del espinazo. Por eso hizo comedor y posada. Pues ahora Corpozulia reconstruyó el palafito, crearon el Parador Turístico en el sector La Boquita y son Ramón y Aída los anfitriones: ella en la cocina y él en las mesas. Es amplio, cómodo, abierto por todas partes para que entre la brisa del lago, pasan montones de lanchitas a cada rato, en frente queda la iglesia de Nuestra Señora de la Virgen del Carmen, sencilla y genuina, construida por la comunidad con bejuco, enea y ventanas por todas partes. Sirven pescado frito, sopas, mojito en coco, patacones, ensalada rallada, agua de coco, refrescos y cervezas. Todo muy sabroso y a precios solidarios. Por lo general colocan música a volumen exagerado. Dice Ramón que la gente se lo pide. Confieso que prefiero oír los sonidos del ambiente.
Aída asegura que cuando era niña el agua de la laguna era azul y transparente. Ahora es marrón, las aguas servidas le caen directo, aunque se autolimpia por las mareas que suben y bajan cada seis horas. Pero a sus habitantes no parece preocuparles la contaminación. Se bañan tranquilazos. Ramón dice que el mayor problema es la sedimentación. Asegura que hay que dragar, pues la profundidad es sólo entre 1,5 y 2 metros.

Una sorpresa. Justo al lado de la iglesia, asombra para puro bien la nueva escuela bolivariana Laguna de Sinamaica, inaugurada apenas en septiembre de 2012. Muy amplia, construida con paredes de mangle, techos de enea y ventanas con maderas de la zona. No sólo es una forma de bajar costos. Refleja el esmero del equipo de FEDE, bajo la conducción de la arquitecto Dayllys Jacome. Muy fresca a pesar del calor de Sinamaica, pues hay ventilación cruzada, el aire se mete por las rendijas, los corredores son abiertos, los techos muy altos. Es extraordinaria. Conmovedor el orgullo de sus maestros y su directora. Dichosos los niñitos en una moderna cancha deportiva. Son 460 niños desde inicial a sexto grado. Al mediodía llegan las lanchas a buscar a los alumnos. Su gran ventaja es que llegan en minutos a sus hogares. Jamás hay tráfico. Merece una visita.



Datos vitales
Ybiray Villalobos
Guía del Zulia
Teléfono: (0416) 569 0429
Jupanatours.blogspot.com

Asociación Cooperativa Resistencia Añú
Embarcadero El Trompo
Renny González
Teléfono: (0426) 722 0483

Parador Turístico de Sinamaica
Corpozulia
Sector La Boquita. Sinamaica
Ramón Mendoza y Aída Silva
Horario: Todos los días 7:00 am a 6:00 pm
Teléfonos: (0426) 800 0269 y (0426) 665 2755