• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Sherpas escalan el Everest para volver a tener trabajo

Los escaladores dejan alrededor de 3,5 millones de dólares anualmente a las arcas de Nepal / Foto TripAdvisor

Los escaladores dejan alrededor de 3,5 millones de dólares anualmente a las arcas de Nepal / Foto TripAdvisor

Por primera vez en dos años, un grupo de sherpas lograr llegar a la cima para poder despejar el camino para los 300 escaladores que llegarán a Nepal esta temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 11 de mayo nueve sherpas coronaron el Everest por primera vez en dos años, pero no por el sueño de la gloria o de entrar en la historia, sino para reabrir la ruta arrasada por las avalanchas y el terremoto de 2015 y que así vuelvan las expediciones de montañeros de las que estos guías viven.

El logro de los anónimos sherpas, etnia cuyo nombre significa “la gente del este”, fue difundido por los medios de medio mundo, pero los nombres de Neema Chiri Sherpa, Aang Temba Sherpa, Mingma Chiri Sherpa, Gyaljen Dorje Sherpa, Aang Gyaljen Sherpa, Mingma Sherpa, Lakpa Chiri Sherpa y Shere Gyaljen Sherpa no salieron casi en ningún lado.

“El trabajo era muy complicado este año porque éramos los primeros en subir tras el terremoto y las avalanchas que habían destruido completamente la ruta”, indicó Pasang Tenzi, el líder de la expedición.

Esta semana fueron reconocidos por el Gobierno de Nepal más que por su hazaña por haber restablecido una línea de ingresos de divisas que le permite al Estado meter a sus arcas alrededor de 3,5 millones de dólares anualmente, y muchos más en empleos directos e indirectos.

Cada extranjero paga alrededor de 11.000 dólares por conseguir el permiso de escalada pero sus gastos totales rondan los 50.000 dólares si se suman los gastos para aclimatarse, pagar guías, material, manutención y alojamiento.

Los sherpas se encargan de trazar la ruta, de preparar anclajes y de llevar a los montañeros hasta la cumbre y bajarlos de nuevo sanos y salvos.

Sin embargo, el trabajo del que viven pendía de un hilo tras la avalancha que en abril de 2014 dejó 16 guías muertos acabando con la temporada y el terremoto de 25 de abril del año pasado, que se llevó más de 8.000 vidas de Nepal, incluidas las de 19 montañeros en el campo base del Everest.

El Gobierno amplió hasta el 2017 los permisos para los montañeros que no pudieron subir en los dos últimos años para recuperar así el sector.

Durante un mes de infatigable esfuerzo los sherpas lograron despejar los principales obstáculos para que los alrededor de 300 escaladores que tratarán de subir esta temporada la montaña más alta del mundo puedan llegar más cómodamente a la gloria.