• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Río Pacuare, tesoro natural inmune a las hidroeléctricas

El Pacuare es considerado uno de los mejores para practicar el rafting en sus rápidos / Foto EFE/Miriet Ábrego

El Pacuare es considerado uno de los mejores para practicar el rafting en sus rápidos / Foto EFE/Miriet Ábrego

Con aguas puras, cristalinas y salvajes, este río en Costa Rica atrae a miles de turistas cada año para disfrutar de la adrenalina en los rápidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un hecho sin precedentes en la historia de Costa Rica, el 28 de agosto de 2005, Turrialba celebró un plebiscito en el que le preguntaron a la comunidad si quería un proyecto hidroeléctrico en el río Pacuare. La respuesta fue contundente: el 97 % de los consultados rechazó el proyecto hidroeléctrico.

La infraestructura nunca se comenzó a construir, pero los ciudadanos de Turrialba, provincia de Cartago, a unos 80 kilómetros al este de San José, siempre temieron que cualquier Gobierno retomara la iniciativa con un decreto de interés nacional o una ley, que estarían por encima del plebiscito.

Fue así como organizaciones ambientalistas y comunitarias, como la Asociación Proyectos Alternativos para el Desarrollo Social (Proal), nunca dejaron de insistir en la necesidad de proteger el río al máximo.

El esfuerzo de la comunidad se vio recompensado justo en el décimo aniversario del plebiscito, cuando el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, visitó la comunidad para firmar un decreto que establece una salvaguarda ambiental por 25 años para los ríos Pacuare y Savegre.

El decreto prohíbe el desarrollo de proyectos hidroeléctricos a lo largo del cauce de estos ríos por los próximos 25 años, con el fin de permitir que se mantengan limpios y libres de barreras físicas.

“Como parte del ordenamiento hídrico del país, se considera oportuno realizar una salvaguarda para proteger recursos naturales como los ríos, en concordancia con las disposiciones del séptimo Plan Nacional de Energía de Costa Rica 2015-2030. Se eligieron estos dos ríos, por su importancia ecosistémica, ecológica, biológica, ambiental, económica y social”, explicó la Presidencia costarricense.

El decreto ordenó suspender los trámites relacionados con nuevos proyectos hidroeléctricos que estén pendientes en la Dirección Nacional de Aguas y en la Secretaría Técnica Nacional Ambiental. También se insta a las entidades públicas y privadas a apoyar las medidas de recuperación de ambos ríos.

“El desarrollo de Costa Rica debe combinar los aspectos energéticos, ambientales, económicos y sociales. Para el Estado es fundamental ordenar el aprovechamiento de sus recursos naturales, pero también su protección. Por ello es importante tomar decisiones que permitan mantener estos equilibrios”, expresó el presidente Solís.

Tesoro turístico y natural. El río Pacuare nace en la cordillera de Talamanca (este) y desemboca en la vertiente del Caribe, tras recorrer unos 108 kilómetros en medio de montañas y el bosque lluvioso.

Es un sitio de una gran belleza escénica e ideal para los amantes de la adrenalina que les gusta recorrer los rápidos, ya sea en una balsa inflable con un grupo de amigos o solos en un kayak.

El Pacuare es considerado uno de los ríos más bellos y limpios de Costa Rica y uno de los mejores para practicar el rafting en sus rápidos, que incluyen secciones para principiantes y otras a las que solo está permitido el ingreso a especialistas.

En una travesía de cerca de cuatro horas, los turistas se embarcan en grupos en una balsa inflable con numerosas medidas de seguridad, en las que tienen que trabajar en equipo para disfrutar al máximo la aventura.

En algunas secciones del trayecto es posible lanzarse al agua para relajarse y descansar un rato luego de remar y luchar contra las rocas que hacen de los rápidos una experiencia emocionante e inolvidable.

Para aquellos que deseen un contacto aún más cercano con la abundante naturaleza de la zona, existen un par de campamentos y hoteles a la orilla del río donde pueden hospedarse.

El río también es querido por las comunidades indígenas cabécar que viven en zonas montañosas a su alrededor.

Para los habitantes de Turrialba una planta hidroeléctrica supondría la muerte del río Pacuare y de mucha de la riqueza natural que le rodea, como creen que sucedió con el río Reventazón, también ubicado en la zona.

El dirigente de Proal, Osvaldo Durán, opina que pensar en plantas hidroeléctricas en el río Pacuare es “absolutamente innecesario para el país”.

“Costa Rica es un país que tiene una capacidad instalada de 2.830 megavatios pero consume 1.635 megavatios y, de aquí a 2019, el Instituto Costarricense de Electricidad ha dicho que van a entrar en operación otros 937 megavatios adicionales”, expresó.

Para Durán, Costa Rica no ha realizado una verdadera planificación energética y aseguró que el objetivo de los movimientos ambientalistas es sentarse con el Gobierno para definir cuáles ríos se pueden utilizar para desarrollos hidroeléctricos.