• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Río Caribe es un pueblo hospitalario

Reconozco mi pasión por la península de Paria y confieso mi delirio por Río Caribe. Es un pueblo lindísimo, con gente generosa y amable. Es cierto que queda lejos, la carretera es complicada, hay un solo vuelo a Carúpano y la luz se va con frecuencia. Pero el mar, la naturaleza, la comida, los verdes y el aroma de cacao, compensan con creces los pesares. Hoy les digo dónde hospedarse por estos predios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cómo llegar. Hay que tomar la accidentada vía de oriente, pasar Puerto La Cruz, Cumaná y Carúpano, hasta llegar a Río Caribe, junto al mar. Si vienen desde Caripe, tomen esa vía que conduce a Cariaco –bien bonita– y por ahí llegan perfecto.

Se puede caminar. Cuando pienso en una vejez feliz, me ubico en Río Caribe. Una casa con patio en el medio, techos muy altos, ventanas que den a la calle, la cocina abierta a las matas, unas gallinas atrás y unas sillas de hierro con tiritas plásticas para sacarlas a la acera por las tardes, conversar con todo el que pasa, recibir el fresco que viene del mar y voltear a ver el Cristo en la montaña mientras suenan las campanas de la iglesia. En las mañanas quiero caminar con un carrito de mercado hasta la playa para comprar pescado y las frutas que crecen en los patios de los vecinos.

Lo que hace más amable a Río Caribe es que puedes caminar todo el pueblo. Desde el mar hasta la montaña, por calles que conducen derechito de un lado a otro, sólo casas porque nadie ha tenido necesidad de lanzar pisos al cielo. El malecón pudiera haber tenido más matas, lo mismo que la plaza. Se hubiera parecido más a la vegetación de Paria. Pero igual podemos convivir con ambos.

Habrá que ocuparse de tener la playa más limpia. También garantizar el servicio eléctrico. Lo más complicado será sanar la península del narcotráfico. No creo en los imposibles. En una época hasta pensé que quería ser gobernadora de Sucre para sacarle todo el potencial turístico que tiene. Entre la pesca y las visitas seríamos una potencia en el mundo. Y no uno de los estados más pobres del país.

Hasta el momento me he limitado a describir las bondades del casco central. Si sumamos los alrededores, Río Caribe se crece desaforado. El exótico delta de Paria, las aguas termales de El Pilar, las montañas de vegetación exuberante, las siembras de cacao y las playas más exóticas del país. La costa salvaje de Paria es fascinante. Naveguen desde San Juan de las Galdonas hasta Uquire para que entiendan lo que les digo. Playas vírgenes con selva atrás. Pesca abundante. Fondos marinos riquísimos.

Vivir por aquí. Son muchos los que han apostado a hacer sus vidas en la península de Paria con base en Río Caribe y han fracasado. Hubo un plan para hacer un Mediterranée en Medina y no funcionó. Desarrollos turísticos en Pui Pui y Chaguarama que se truncaron. Un hotel grande con una estructura hostil en San Juan de las Galdonas que ahora está semiabandonado. Un campamento en el delta está cerrado. Las cabañas de Río de Agua, donde pastan los búfalos, también fueron clausuradas. Villa Antillana está en venta. También Aguasana.

A veces me pregunto si será que Paria quiere seguir inexplorada. Si bota a quienes sólo quieren explotarla sin cuidarla. Es un fenómeno extraño. Pero hay quienes se quedan, insisten y son felices. Playa de Uva es extraordinaria, con Playa Nivaldito, las villas en lo alto para el romance, con una vista de ahogo. La posada Caribana es una demostración delicada de las viejas casas antillanas, con su saloncito de calados, el patio central y los salones en la parte de adelante. Las cabañas de Playa Medina siempre están ocupadas. La gente ama Pui Pui, playa Lisa, Chaguarama de Loero y de Sotillo. Tamara Rodríguez explora los sabores locales y los comparte con el país y el mundo. Juan la acompaña mientras corre junto al mar cada mañana. Los productores de cacao hacen chocolates suculentos. Arlett recibe visitas de todas partes que la quieren porque ella los consiente. La posada Shangrilá tiene sus puertas abiertas con un comedor muy concurrido. Y por fin abrió el viejo hotel Mar Caribe como parte de la cadena Venetur.

Pasear por aquí. Después que llegan a Río Caribe, olvidarán las penurias del camino. Ahora es sólo dicha de mar y montaña. Si son de los que adoran hotel con piscina, la opción es Mar Caribe de Venetur. Estuvo cerrado por años, pasó por administraciones funestas y desde hace más de un año abrió como parte de la cadena de hoteles que administra en Ministerio de Turismo. Son 52 habitaciones, una suite, la piscina bien sabrosa en el medio, amplitud en los corredores, un cocinero del pueblo – José Luis Maza– que quiere ofrecer platos y aromas locales y como gerente Johana Manuenga, a quien le toca hacer rentable el hotel por primera vez. Hasta hace poco los hoteles recibían subsidios del ministerio. Ahora deben demostrar que pueden autofinanciarse, como debe ser. Este hotel siempre me pareció gratísimo, tropical, abierto y con la ubicación más privilegiada del pueblo. Es lamentable que hayan tenido que cerrar la vista de mar con muro y reja y que apenas se medio vea desde el estacionamiento. Me parece que les toca recuperar la playa. Es una inmundicia y no se lo merece.

Posada Caribana es lindísima, cálida, familiar y con abolengo antillano. Habitaciones muy sabrosas, una escala pequeñita, dos salones adelante hiperconfortables y una esmeradísima atención. Me fascina.

En Shangrilá también hay una piscina al entrar a la casa, que se ve desde las habitaciones y el comedor. Su espacio más grato es precisamente ese comedor y el barcito. La decoración más bien estrafalaria y recargada, pero hasta le luce.

La posada de Arlett es muy sencilla. Su casa de dos pisos en una esquina con habitaciones básicas, rica comida y la atención cercana de su dueña. Recomienda todo lo que vale la pena en la zona porque lo conoce.

Tristísimo que cerrara Villa Antillana. La amaba. Pero en diciembre abre Posada Alquimia, propiedad de Francisco González y su esposa. Está en una casa preciosa hacia el fondo del pueblo, con una fuente en toda la entrada. La decoración es muy peculiar, pero me encanta. Pude ver sólo el salón principal con unas ventanas enormes que dan a la calle y un techo muy alto. Sofás mullidos, alfombras, espejos, combinación de objetos de diversas partes del mundo. Al entrar hay una especie de fuentecita para que los huéspedes se laven los pies. En el patio interno está el comedor. Son apenas cinco habitaciones: tres matrimoniales y dos para cinco personas. El plan es que funcione como una casa para todos. Hay fotografías de la familia, muebles de los padres, recuerdos de los abuelos. Lo único que me pareció extraño es que las habitaciones no tienen baño adentro. Fue una decisión radical del feng shui, doctrina que sigue la esposa de Francisco. Cada habitación tiene baño y vestier personal, pero al fondo de la casa. Hay muchas otras posadas en los alrededores, pero en esta ocasión quisimos hacer énfasis en el pueblo de Río Caribe como centro de operaciones para los recorridos por Paria.

 

Datos vitales

Posada Shalimar

Avenida Bermúdez.

Teléfonos: (0294) 646 1135/ (0414) 898 4797

Web: www.posadashalimar.com

 

Posada Caribana

Av. Bermúdez Nº 25, Río Caribe.

Teléfonos: (0212) 263 3649, 265 9150 (0294) 416 2888

Web: www.parquenivaldito.com

Correo: parquenivaldito@gmail.com

 

Hotel Venetur Mar Caribe

Ave. Rómulo Gallegos, sector La Marina, frente a Plaza de usos múltiples

Teléfonos: (0295) 616 1097/ 616 1537

Web: www.venetur.gob.ve

Correo: reservamarcaribe@venetur.gob.ve

 

Posada Alquimia Paria

Calle Rivero, #46

Teléfono: (0414) 898 4797

(Abre en diciembre)

 

Posada de Arlet

Calle 24 de Julio, Casa #22, en el callejón verá unan casa amarilla con tres palmeras en la entrada.

Teléfonos: (0294) 646 1290/ (0416) 494 0630

Correo: posadaarlette@cantv.net

 

Leyendas fotos Arianna Arteaga Quintero

 

Foto 8616 – Por fin abrió el Hotel Venetur Mar Caribe

Foto 6170 – El malecón al entrar al pueblo

Foto 6172 – El piso de la plaza de usos múltiples es diseño de Patricia Van Dalen

Foto 6184 – La posada Caribana siempre está preciosa

Foto 6189 – Muy grato el comedor de la posada Shalimar

Foto 6197 – Conserva su encanto de siempre

Foto 6207 – Con fe en Dios

Foto 6213 – Vende pasajes de autobús aunque haga calor