• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Remar de pie para ver el mundo azul

No me quiero bajar nunca de mi tabla | Foto César Quijada

No me quiero bajar nunca de mi tabla | Foto César Quijada

Acabo de descubrir el paddle, esa ricura de encaramarse en una tabla para remar paraditos sobre lagunas, mares, ríos y embalses. Puedes hacerlo como paseo y ejercicio feliz y relajado, o convertirte en un competidor insaciable de largas distancias, olas y brincos. Para mí es una clase de pilates sobre el mar, con la dicha de que cuanto te cansas o te da calor, te lanzas al agua y listo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si quieren una definición precisa de stand up paddle, la tomo de la página www.zonasup.com. Con su director e instructor Antonio Lirio, fue con quien hicimos nuestra primera clase de paddle el pasado sábado en el Club Camurí. “El stand up paddle –SUP– es una antigua forma de deslizamiento en la que el navegante utiliza un remo para desplazarse por el agua mientras permanece de pie en una tabla de surf de grandes dimensiones. El SUP tiene su origen en las raíces de los pueblos polinesios. La traducción hawaiana es Ku Hoe He’e Nalu: ponerse de pie, remar, navegar una ola”.

Se cuenta que todo comenzó en la década de 1930 en Hawaii con los chicos de playa que hacían surf parados. Se dieron cuenta de que era tremendo ejercicio y una excelente preparación para surfear. Se comenzó a practicar en tablas de surf mucho más grandes, pero a mediados del año 2004 se diseñaron tablas especiales para la práctica del SUP, se realizó el primer campeonato y se desarrollaron las técnicas fundamentales de giros y uso del remo que son aplicadas hasta ahora.

Concretamente a finales de 2004 los hermanos Bradley empezaron a hacer pruebas y diseños específicos de stand up paddleboards para carreras de larga distancia. Archie Kalepa –originario de Maui, en Hawaii– realizó la primera carrera no oficial de 32 millas y así demostró que es posible desplazarse con esta modalidad de remo en travesías largas, y de esta manera se abrió la puerta al deporte como lo conocemos ahora.

Ahorita el SUP  se practica en todas partes del mundo, ya sea como deporte tranquilo y feliz o en competencias. Ya no se considera un ejercicio preparatorio para surfear, sino un ejercicio en sí mismo que encima requiere de entrenamiento especializado  para practicarlo bien y adquirir resistencia.

Instrucción específica. Sabía que existía el stand up paddle porque lo había visto hace unos años en Los Roques. Desde ese instante me desmoñaba por hacerlo. Supe de Antonio Lirio con su escuela en el Club Camurí y hasta allá nos fuimos el fin de semana pasado para tomar el nivel 1.

Un grupo de 10 personas nos reunimos bajo unas maticas a recibir la clase. Debes tener una traje de baño cómodo, sugiero franelas que se puedan mojar para protegerse del sol, gorra y mucho protector solar porque toda la actividad es bajo la chapa de sol. También conviene llevar hidratación, aunque la escuela la ofrece.

Antonio cuenta la historia inicial y luego nos entrega un tubito que pretende ser un remo. Le pide a cada quien que diga como remaría. Todos lo hacemos muy mal porque no se doblan los codos, lo cual resulta muy extraño. Con varias indicaciones extras nos entregan la pala de cada quien, nos explican cómo usarla y nos vamos a una lagunita muy tranquila. Asignan una tabla a cada quien y Antonio hace una demostración en el agua. Cada estudiante pasa a su tabla, nos explican como montarnos y nos ayudan: empezamos arrodillados, nos paramos y arrancamos. Confieso que se me hizo fácil porque hay que cumplir con todos los principios de pilates, disciplina que practico hace 11 años.

Espalda recta, tensión en los músculos, abdominales fuertes para sostener la buena postura, leve flexión en las rodillas. En la primera postura para remar despacio hay que mantenerse casi recto. En la segunda que aprendimos para ir más chola, es como hacer sentadillas. Flexionas las rodillas, te echas hacia adelante con la espalda recta, colocas el remo lo más adelante posible, pero pegado de la tabla, y lo llevas solo hasta la cadera. Nos indican cómo cruzar y cómo frenar.

Con algo de equilibrio y prestando atención, todos debemos ser capaces de hacerlo. Luego Antonio va persiguiendo a cada alumno para hacerle correcciones precisas. Cuando todos estamos listos, vamos al mar. Antonio y su equipo adoran extender la euforia del paddle por todo el país. Están seguros de que al aprender, no lo abandonarás jamás. Les creo.

Pura emoción

Es muy emocionante ver el mar desde arriba, parados, al ritmo de tus brazos, sin afán ni competencia. La transparencia de sus aguas se mete en las retinas. El mar suena leve porque vas despacio, el cielo es tu techo y el azul más intenso te rodea por todas partes. Tengo la sensación de que soy una de las primeras exploradoras del planeta y estoy encaramada sobre un tronco descubriendo los alrededores de esa sabana azul que conseguí al final de una selva.

No quiero hacer paddle para competir. Lo quiero como un ejercicio personal, un reto conmigo misma, una emoción  de desplazarme de pie sobre el agua, con los músculos en tensión, demostrándome a mí misma que si insisto, seré una viejita derecha y ágil, con equilibrio para no partirme una pata y contenta rodeada de azul.

Datos vitales

Staff de Zona SUP

Antonio Lirio

Director e Instructor de Zona SUP

@kayakdemar

Lucy De Sousa

Directora, guía y fotógrafa oficial

@lucydsf

 

César Quijada

Fotógrafo profesional

@cesarquijadaphotography

 

José Inacio (Nacho)

Fotógrafo profesional

@nashootphoto

 

Keila

Instructora de yoga

@yoga_ayush

 

Web: www.zonasup.com

Instagram: @kayakdemar

Teléfono: (0424) 271 5572

 

Paddle en Margarita

Francisco Payva en playa Parguito

Teléfono: (0424) 803 6407

María Gabriela Orijuela (Titi)

Pampatar

Teléfono: (0416) 695 7250

 

Paddle en Choroní

Web: www.paraisochoroni.com

Teléfonos: (0243) 991 1128, (0414) 481 8282 y (0416) 021 1934

Correo: info@paraisochoroni.com