• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Recuperarán el lago Titicaca con nanotecnología

Para 2013, 60% del humedal ya estaba cubierto por aves migratorias / Foto captura youtube

Para 2013, 60% del humedal ya estaba cubierto por aves migratorias / Foto captura youtube

Científico peruano resucitó en 15 días un ecosistema de aguas superficiales de unas 50 hectáreas, que ha vuelto a la vida con flora y fauna y que ahora es un centro turístico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El científico peruano Marino Morikawa “resucitó” en 15 días, con ayuda de la nanotecnología, un humedal que todos daban por perdido, y ahora combina sus conocimientos y amor por la naturaleza para intentar descontaminar el lago Titicaca y la laguna de Huacachina, un oasis en medio del desierto.

El humedal El Cascajo, un ecosistema de aguas superficiales de unas 50 hectáreas, en el distrito de Chancay, en el norte de la región Lima, inició su recuperación en 2010 con dos inventos que Morikawa desarrolló por su cuenta y con su dinero.

La idea de recuperar al humedal surgió con una llamada de su padre, quien le contó que El Cascajo, dónde iban a pescar cuando era pequeño, estaba “en muy mal estado”, según contó Morikawa.

El científico, quien estudio la carrera de Medioambiente en la universidad japonesa de Tsukuba, visitó el humedal y lo que encontró fue un depósito de aguas servidas, desechos de granjas de cerdos y rodeado por un basurero ilegal del que las aves migratorias se alimentaban.

El humedal desprendía un olor putrefacto y estaba cubierto por unas plantas acuáticas conocidas como lechugas de agua que debían ser retiradas.

Tras comprobar esta situación, Morikawa se enfrascó en solitario en la búsqueda y el desarrollo de un método que le permitiera descontaminar el humedal sin utilizar químicos.

El primer invento fue un sistema de micronanoburbujeo, que consiste en burbujas 10.000 veces más pequeñas que las de las bebidas gaseosas y que permanecen entre 4 y 8 horas en el agua, tiempo durante el cual atrapan e inmoviliza los virus y bacterias tras lo cual las destruyen y se evaporan, según dijo Morikawa.

El científico también diseñó filtros biológicos con arcilla para que los contaminantes inorgánicos, como metales pesados y minerales, se adhieran a la superficie y sean destruidos por las bacterias.

En 15 días comenzó a ver resultados. Para 2013, 60 % del humedal ya estaba cubierto por aves migratorias, en especial por las gaviotas de Franklin, que volvían a elegir a El Cascajo como una zona de descanso en su ruta desde Canadá hacia la Patagonia.

La transformación del humedal permitió que llegaran 80.000 aves, entre residentes y migratorias, y que alrededor de 1.000 turistas lo empezaran a visitar, mientras que los vecinos y la municipalidad local se convirtieron en sus celosos vigilantes.

Desde entonces, Morikawa, que ha recuperado 30 hábitats naturales en el mundo, se propuso cambiar, junto a su empresa NANO+7, el rostro a dos ecosistemas emblemáticos de Perú.

Uno de sus proyectos con miras a 2018 es la recuperación del lago Titicaca, el más grande de Suramérica, y que comparten Perú y Bolivia, a 4.000 metros de altitud, que está afectado por la contaminación de aguas residuales.

Otro proyecto que planea trabajar es la Huacachina, un oasis en medio del desierto, en la ciudad peruana de Ica, que desde los años 80 dejó de filtrar agua naturalmente y ahora es mantenida de manera artificial.