• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Punta Cana tiene la impronta de los Rainieri

Una familia pionera con visión de país | Fotos Pixabay/Oficina de Turismo de República Dominicana

Una familia pionera con visión de país | Fotos Pixabay/Oficina de Turismo de República Dominicana

Detrás de resorts internacionales y grandes hoteles de lujo, con kilómetros de preciosas playas, que disfrutan millones de turistas al año está una historia de trabajo y constancia de un grupo empresarial que apuesta por el desarrollo turístico dominicano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El apellido Rainieri está vinculado históricamente y de por vida al desarrollo del destino turístico más visitado de todo el Caribe. Desde 1970 al presente han pasado más de cuatro décadas, en los que la osadía juvenil y la visión empresarial de Frank Rainieri transformaron a Punta Borrachón o Yaúya, kilómetros de arena y mar apenas habitados en el sureste de República Dominicana, en lo que es hoy Punta Cana.

La saga de esta familia comienza cuando Rainieri, acompañado de sus socios estadounidenses, adquiere 64 millones de metros cuadrados para hacer un modesto desarrollo turístico. “Mi padre los convence de construir un pequeño hotel de 21 habitaciones, con un pequeño restaurante y una pista de tierra para que se pudiera llegar en avión, porque de Santo Domingo hasta aquí tomaba casi 6 horas en carro. En ese entonces, el tramo era tan largo y la gente llegaba tan cansada, que prefería no venir”, relata Frank Elías Rainieri, vicepresidente de Negocios de la empresa familiar Grupo Punta Cana.

Pero, esta zona comienza a ver luz solo diez años después, en 1979, cuando Rainieri padre y su socio Ted Kheel convencen al Club Mediterranée de construir uno de sus hoteles en Punta Cana. En ese momento, el Club Med era la cadena más importante de turismo en el mundo.

“En 1981 inauguran un hotel con 200 habitaciones en sociedad con nosotros, y ese fue el principio de esta gran historia”, expresa Rainieri hijo, quien destaca que “Punta Cana es el reflejo de que el sector privado sí puede ayudar al desarrollo de un país, y que sin el sector privado el turismo dominicano nunca se hubiera podido desarrollar”.

En 1997, el cantante español Julio Iglesias y el reconocido modisto dominicano Oscar de la Renta se unen a Kheel y Rainieri como socios mayoritarios de GPC.

 

Después el aeropuerto. El siguiente paso de Rainieri fue solicitar al gobierno dominicano la autorización para la construcción de un aeropuerto internacional privado. Luego de doce años, el gobierno de Salvador Jorge Blanco otorgó el permiso de construcción, y el aeropuerto de Punta Cana se inaugura el 17 de abril de 1983, cuando recibe un vuelo procedente de San Juan de Puerto Rico.

Con la llegada del aeropuerto, llegó el desarrollo porque se pudo acceder a todos los mercados internacionales directamente –agrega Frank Elías Rainieri, responsable de su operación–. En el primer año de su funcionamiento, el aeropuerto movilizó 5.000 personas. Hoy son 7 millones de personas al año, y es el octavo más importante de toda América Latina en pasajeros internacionales, además está en el primer lugar como el aeropuerto que moviliza más personas entre América Latina y Europa, y el cuarto entre la región y Estados Unidos. Rainieri resalta que sigue siendo un aeropuerto 100% de inversión privada.

 

Crecimiento sostenido. También como grupo pionero han logrado que todas las grandes cadenas hoteleras españolas se asienten en la zona (Riú, Iberostar, Meliá, Fiesta, Palladium, Catalonia, entre otras), lo que ha hecho que en Punta Cana exista un despliegue económico completamente diferente a todo el resto de República Dominicana.

En Punta Cana ya hay más de 36.000 habitaciones hoteleras y hoy viven más de 90.000 personas. Ubicada en la provincia dominicana de Altagracia, ha contribuido a su crecimiento poblacional: pasó de tener 110.000 habitantes a tener hoy 450.000. Es la única provincia en Dominicana, aparte del distrito de la capital, que tiene un crecimiento anual poblacional de más de 7%, con una migración de otras zonas del país motivada por la búsqueda de empleo.

La tasa de desempleo, dice Rainieri, es de casi 0%, con un crecimiento anual económico de más de 12%. “Somos una provincia totalmente joven, la gente joven viene aquí a buscar un empleo digno y a superarse”, dice orgulloso.

 

RECUADRO

Con la comunidad

El Grupo Punta Cana cree en el desarrollo sostenible. Frank Elías Rainieri explica que en 1990 crearon una primera fundación ecológica, sin fines de lucro, y donaron 1.500 acres de terreno para un parque y reserva ecológica. En 1992, lanzaron su primera iniciativa agrícola sostenida con la creación de un jardín frutal. Asimismo, han hecho alianzas para el desarrollo de áreas costeras sostenidas, forman parte de la red empresarial para la protección ambiental de RD, y han firmado, entre otros acuerdos, el de protección y conservación del halcón Ridgway.

El GPC considera que su misión es promover el desarrollo sostenible integral de las comunidades de Punta Cana y de la provincia de Altagracia, “el compromiso es con la construcción de un país mejor”, sostiene Rainieri, por lo que han diseñado programas de responsabilidad social con la comunidad.

En 1975 fundaron, por ejemplo, una escuela para ayudar en la educación de los empleados y habitantes con la firme creencia de que si no educaban a su gente no iban a poder crecer. “Hoy día tenemos un centro público completo desde sexto grado a cuarto de bachillerato totalmente gratuito para toda la población y tenemos una escuela privada totalmente bilingüe, en la que los empleados del Grupo Punta Cana pagan de acuerdo con lo que devengan de salario. En esta escuela estudian juntos el hijo del vicepresidente de la empresa y los hijos de cualquiera de nuestros empleados, sin discriminación alguna, porque lo que queremos es que tengan una mejor educación y una mayor calidad de vida y porvenir”, dice Rainieri.

Aparte de lo educativo, también actúan de manera responsable con la salud. En la parte médica, han construido la única policlínica pública de la zona. Atienden gratuitamente a más de 300 personas diariamente, con médicos formados en Estados Unidos que asisten a los galenos dominicanos.

El año pasado comenzaron también la construcción de una clínica pediátrica llamada Oscar de La Renta en homenaje al modisto dominicano, que tendrá todos los equipos indispensables y modernos para atender y garantizarle el acceso a la salud a los niños de la zona.