• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Perijá es tierra de yukpas

La primera vista de la Sierra de Perijá desde Toromo

La primera vista de la Sierra de Perijá desde Toromo

Perijá es uno de los poquísimos sitios que me faltaba por visitar en Venezuela, así que nos fuimos con la gente de Ayapaina Tours a recorrer esas montañas habitadas por los yukpas, gente amable, trabajadora y muy hospitalaria. El clima es fresco, la vegetación tupida y el cerro Tétari protege desde su altura de 3.750 msnm

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En casi todas las entrevistas me preguntan qué me falta por conocer en Venezuela. Era una angustia confesar que jamás había visitado la Sierra de Perijá. Soy Valentina Quintero Montiel de los Montiel Montieles de la calle derecha. Este mes de marzo organizamos unas cenas para el Club Pomar. Tamara Rodríguez cocina y yo echo los cuentos de cada región. Esta Vuelta por Venezuela –que así se llama el conjunto de cenas– está inspirada en los Parques Nacionales y Perijá es uno de ellos con un plato de hallaca de plátano verde. Fue la excusa perfecta para armar el viaje. Es un pecado hablar de lo que no conozco. En tres días resolvimos. Contactamos a William Rivera de Ayapaina Tours. Es de las pocas empresas en Venezuela que ofrece este destino. Sugirió dejarlo para abril o mayo porque el verano era muy intenso. Pero no me dejo convencer. Mi camioneta estaba en reparación. Enloquecí al dueño del taller hasta que me la entregó sin pintar, pero armada. Era un viaje urgente.

 

De Caracas al Zulia. Los domingos son los mejores días para agarrar carretera en Venezuela. No hay carros ni camiones. Todo fluye. Nada pasa. Conseguimos las vías correctas hasta que llegamos a la Lara-Zulia con policías acostados, agujeros y asfalto irregular. El Paseo de la Vereda del Lago derrocha personalidad los domingos. Hay muchedumbres en cualquier sombrita, bajo e’ la matica, en las gradas. Hay chinchorros colgando de cualquier rama, piñatas en alguna parte, carritos de cepillados y bicicletas de varios modelos que alquilan por la zona. Nunca lo había visto en su apogeo recreador. En su función de sitio de encuentro con brisa. En el único aire fresco que no es acondicionado. Ahí dilucidamos el viaje con William –de Ayapaina Tours– pues tiene sus oficinas en la estación del tranvía.

 

De Maracaibo a Machiques. En Maracaibo me encanta quedarme en la posada Rancho Samán. Está muy cerca del aeropuerto en el complejo turístico Okinawa. Es fresca, campestre, con un jardín precioso, muchas matas alrededor de la piscina y atendida con la mayor calidez y amabilidad por sus dueños Miriam y Daniel. Son seis habitaciones con aire acondicionado, televisor, baño y agua caliente. El desayuno es delicioso y resuelto y la cena perfecta para dormir profundo. Es muy práctica si no quieren entrar a Maracaibo. A las 6:00 am nos conseguimos en el aeropuerto y salimos con destino a Toromo.

Este túnel vegetal indica que estás llegando a la Villa del Rosario


La carretera hacia la Villa del Rosario y Machiques es bastante irregular, pero hay una extraordinario túnel vegetal entrando a La Villa. Aquí desayunamos en la cafetería Luna Nueva en el mercado municipal. Es el sitio de encuentro. Aquí se discuten los precios del ganado y se comentan las noticias del día. Son memorables sus arepitas a la plancha a las que le ponen un tolete de queso arriba para que se derrita. Lo mismo hacen con los sándwiches. Todo lleva salsas y verdura, a no ser que solicite lo contrario. Abren desde las 4;00 am.

Una de las cocineras estrellas de “Donde Nelio” en Machiques


En Machiques –más adelante– sugiero almorzar “que la viejita”, que es lo mismo que “donde Nelio”. Empezaron dándole de comer al gerente del Banco Mercantil y a su hijo que trabajaba ahí. Se fueron sumando comensales llamados por la extraordinaria sazón de Denia –a quien todos conocen como Denis o “la viejita”– y 14 años después hay sillas para 60 comensales en el patio de la casa. Los respaldos de las sillas cubiertos con forros de una tela con frutas, manteles iguales y un sobremantel de encajitos de plástico. Muchos ventiladores que mueven el aire caliente, pero a nadie le importa. Es ambiente de familia. Todo el que va tiene 6, 8 o 14 años comiendo aquí de lunes a viernes entre las 11:00 am y las 3:00 pm.

Las mulas son confiables en estos caminos de piedra y precipicios


Cada día se sirve un menú diferente: lengua en salsa de coco, sopa de lentejas, muchacho al horno en salsa de piña, pastel de papa, curvina frita, lomo encebollado. De postre nos tocó arroz con leche con dulce de lechosa servido en platico de taza de café pequeño. Jugos de frutas con mucho hielo. Atienden Nelio, Denis, su hija Yasmira y ese montón de mujeres que están en la cocina y que todos vemos porque es abierta.

Adoro comer en estos secretos que solo conocen los vecinos. Siempre son fantásticos, genuinos, esclarecedores espacios para entender las costumbres, el lenguaje y los sabores locales. Sopa, principal, postre y jugo por 250 bolívares.

 

La primera vista de la Sierra de Perijá desde Toromo


Llegar a Toromo. Nos cuentan que cuando se dictó la ley que ordenaba delimitar los territorios indígenas y devolver las tierras a sus habitantes originarios, casi todas esas fincas entre Machiques y Toromo fueron expropiadas y entregadas a los yukpas, la etnia que habita esta zona de Perijá. Muchos las abandonaron y volvieron a la sierra. Se nota que no hay quien se ocupe. La vía es un intento de carretera. Casi todo el asfalto se ha levantado. Es un desaguisado de agujeros. Es preferible andar por los senderos de tierra que se han ido abriendo a los lados.

La primera caminata es candela por la chapa de sol

Toromo es una comunidad yukpa junto al río Negro. Por estos predios queda el Parque Ecoturístico Cuevas de Toromo, recién acondicionado por la gobernación del estado con caminerías de madera y buena señalización, pero nadie lo visita pues hay que calarse la vía. También se ha ido perdiendo el balneario Kunana sobre el mismo río Negro, con montones de kioscos y parrilleras. Se dice que los ganaderos se ocupaban de mantener la vía, pero cuando los sacaron de ahí, el gobierno se desentendió.

Emociona saber que veremos cerquita el cerro Tétari


En Toromo nos esperan Juan Carlos, su esposa Coera y su hijita Sara para iniciar el ascenso a la sierra. Ofrecen mulas para los viajeros y para la carga. Durante todo el trayecto hacia Toromo la distracción y la fascinación entre tanto agujero es ver los árboles tan frondosos y la Sierra de Perijá tan imponente.

 Lo bueno de caminar es que te fijas en los detalles  

Datos vitales

 

Ayapaina Tours

Oficina en Maracaibo: (0261) 525 3125

William Rivera y Andrea Badell : (0416) 019 4588

Correo: ayapainatours.c.a@gmail.com

Web: Ayapainatours.com.ve

@ayapainatoursvzla

 

Para comer

Cafetería Luna Nueva

Mercado municipal

La Villa del Rosario

 

“Que la Viejita” o “Donde Nelio”

Calle Arimpia, casa número 4383

Sector El Bojorero

Horario: lunes a viernes de 11:00 am a 3:00 pm

 

Para dormir

Posada Rancho Samán

Carretera Palito Blanco, vía Km 18 de Perijá, Complejo Turístico Okinawa, parcela 131.

Teléfonos: (0261) 719 4531, (0414) 747 6957
Correo: reservaciones@posadaranchosaman.com

Web: Posadaranchosaman.com