• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

La Pequeña Habana corazón latino de Miami

La Pequeña Habana, Miami | Archivo

La Pequeña Habana, Miami | Archivo

Nació como un refugio para los cubanos y se ha convertido en el sabor de la Ciudad del Sol. Con un parque para jugar dominó y ajedrez, y hasta un paseo de la fama latinoamericano, en este barrio se siente el calor del Caribe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pisar la Pequeña Habana es como estar en un pedacito de Latinoamérica, más específicamente de Cuba, en Estados Unidos.
Los colores explotan por todas partes, murales que cuentan la historia que ha marcado a la cultura hispana y monumentos a los grandes héroes.

El centro de este rincón de Miami es la Calle Ocho. El parque Máximo Gómez es el punto de partida. Allí se reúnen los cubanos de más edad a jugar dominó, ajedrez y discutir abiertamente de lo que pasa en su isla y en el resto del mundo. Están enterados de todo y para cada turista que se acerca y se atreve a revelar su procedencia tienen una anécdota o una pregunta que los invita a unirse a la tertulia.

El barrio se conformó a principios de la década de 1960 con la llegada de los primeros inmigrantes cubanos. Exiliados del régimen de Fidel Castro y sin hablar el idioma inglés, se aglomeraron en esa zona para sentirse en casa. Con los años, migrantes procedentes de Nicaragua, República Dominicana y Honduras también se han asentado en el lugar.

Salsa y dominó. Es como una pequeña ciudad dentro del gran Miami. Tiene de todo. Tintorerías, ventas de discos de música, de ropa, restaurantes y centros de entretenimiento. En el local Pepe y Berta, por ejemplo, venden guayaberas de todos los colores y tamaños.

El restaurante Versailles es más que un lugar para ir a comer. Para los habitantes de la Pequeña Habana y para los cubanos que viven en otras zonas de la ciudad se ha convertido en un sitio de reunión. Van ahí con cualquier excusa: protestar contra Fidel o celebrar los logros de su país de origen.

Otro punto de encuentro es el bar Cuba Ocho, inundado de arte e imágenes religiosas. En las noches, la música en vivo es el gran atractivo de un lugar cuyas paredes son una galería en la que comparten espacio, entre otras piezas, retratos de la Virgen de la Caridad del Cobre con los de Marilyn Monroe.

Las tiendas de venta de cigarros y habanos están por doquier. Ofrecen juegos de dominó y café, y en algunos casos hay opción de disfrutar los productos dentro del mismo local y con las recomendaciones de sus dueños. En el teatro Tower, refaccionado recientemente, las películas latinoamericanas tienen lugar de preferencia.

La salsa inunda las calles de la Pequeña Habana. La voz de Celia Cruz es de las más escuchadas y recordadas. La propia Cruz cantó en la plaza de la Calle Ocho algunos años antes de morir.

La plaza está decorada con un mural de cerámica que la recorre. Hecho por los hermanos Curras, está compuesto de figuras de maracas, frutas, piezas de dominó y banderas cubanas. Sirve de escenario para el Carnaval de Miami, los Viernes Culturales, la Parada de los Reyes Magos y el Festival de la Calle.

El Paseo de la Fama de la Pequeña Habana es la cúspide de la exaltación de los ídolos latinoamericanos de todos los tiempos en este espacio de Miami.

Semejante al de Los Ángeles, en este paseo están las figuras más importantes de la farándula hispana. Celia Cruz, Willy Chirino, Gloria Estefan, Ricky Martin, Thalía y hasta María Conchita Alonso tienen su estrella.

La zona, pues, se ha convertido en el refugio de quienes buscan un poco de desparpajo y sabor dentro del país norteamericano.

Los sitios clave Para comprar
Little Havana To Go es una tienda de regalos y recuerdos con camisas, artesanías, accesorios, música y cigarrillos típicos.

Para cenar
El Exquisito Restaurant tiene sabores de la cocina cubana e internacional que deleitan cualquier paladar.

Imprescindible
El Parque del Dominó y la plaza adyacente son un excelente lugar para adentrarse en la cultura local. Durante casi todo el día, está lleno de vecinos jugando dominó o ajedrez y dispuestos a compartir alguna anécdota con los visitantes.

Cómo llegar
En el Downtown de Miami está la Government Center Station, desde donde salen varias líneas de autobuses. Allí hay que tomar el bus 208, en la parada ubicada en la primera calle con primera avenida, frente a la comisaría de policía. Ese autobús pasa exactamente por la Calle Ocho de la Pequeña Habana