• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Pasear en Navidad

Niñas vestidas con trajes tradicionales participan en la procesión del Niño Viajero, en Cuenca, Ecuador / Fotos EFE

Niñas vestidas con trajes tradicionales participan en la procesión del Niño Viajero, en Cuenca, Ecuador / Fotos EFE

Cada lugar tiene sus propias costumbres en estas fechas festivas. Algunas son interesantes para los viajeros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nueva York

Además de por su emblemático árbol de Navidad, Rockefeller Center es famoso por su pista de hielo. Patinar en este lugar es una experiencia inolvidable, que se ha convertido en tradición, tanto para neoyorquinos como para turistas.

Por otro lado, la iluminación navideña es un verdadero espectáculo que envuelve toda la ciudad. Existen rutas en autobús para contemplar las luces de Navidad, tanto por Manhattan como por los alrededores, donde se muestran las exuberantes decoraciones de las casas particulares.

Otra cita ineludible es la celebración de la Nochevieja en Times Square. Cada 31 de diciembre cientos de personas se congregan en esta emblemática plaza para despedir el año y dar la bienvenida al nuevo con la caída de la bola brillante y la posterior lluvia de papelillos.

México

El conocido como maratón Guadalupe-Reyes comprende varias semanas repletas de celebraciones, que comienzan el 12 de diciembre cuando se conmemora a la Virgen de Guadalupe y termina el 6 de enero, Día de Reyes. Una de las tradiciones son las posadas, que recuerdan el peregrinaje de José y María por la ciudad de Belén en busca de alojamiento. Se celebran del 16 al 24 de diciembre y consisten en procesiones en las que se cantan letanías. Al finalizar la letanía, los asistentes se dividen en dos grupos. Uno de ellos entra en una casa y el otro se queda fuera y pide posada. Cuando quienes están en el interior de la casa dan posada a los peregrinos, la fiesta continúa con villancicos, bengalas y comida. Después se rompe la piñata, en la que suele haber fruta, dulces y juguetes.

Ecuador

Una emblemática tradición navideña es la del Niño Viajero, que se celebra cada 24 de diciembre en la ciudad de Cuenca. Este desfile, en el que participan niños y jóvenes vestidos con sus trajes tradicionales, congrega a miles de personas cada año.

Además, carrozas, bandas populares e incluso diversos animales, acompañan la estatua del Niño Viajero. Los habitantes de esta ciudad, ubicada a casi 200 kilómetros al este de Guayaquil, dieron este nombre a la imagen porque un religioso la llevó consigo en su peregrinación a Tierra Santa.

Tierra Santa

En la ciudad de Belén se halla la Gruta del Nacimiento, donde una estrella de plata marca el lugar exacto en el que se supone llegó al mundo Jesús. Allí también se puede contemplar el pesebre que le sirvió de cuna. Todo ello está albergado en la Basílica de la Natividad. La Plaza del Pesebre es el corazón de la ciudad y allí la Nochebuena se vive de una manera muy especial.

Nazaret, la ciudad en la que vivió la Sagrada Familia, también guarda una relación muy estrecha con la Natividad. En ella se encuentra la Gruta de la Anunciación, el lugar donde el arcángel Gabriel anunció a María la buena nueva. No muy lejos de allí, se pueden visitar distintos parajes relacionados con la vida de Jesús como el mar de Galilea, el monte de las Bienaventuranzas o la aldea de Caná.

Roma y el Vaticano

Otra opción es acudir a la Misa del Gallo en San Pedro del Vaticano y, de paso, aprovechar para recorrer la Ciudad Eterna en Navidad. Cualquier época es buena para acercarse al Coliseo, a los foros romanos o a la recién restaurada Fontana di Trevi, y es que en estas fechas Roma vive envuelta en una atmósfera más mágica.