• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Parque Nivaldito está de moda

Esta es la vista mientras se bañan en su piscina privada/Ariana Arteaga Quintero

Esta es la vista mientras se bañan en su piscina privada/Ariana Arteaga Quintero

Una ensenada pequeña entre las montañas, una playita al fondo, mucha vegetación y ninguna construcción ni desarrollo en kilómetros a la redonda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La perseverancia rinde sus frutos. Gonzalo Dennis y su familia apostaron por la península oriental: empezaron con la Posada Caribana en Río Caribe, luego montaron el Campamento Playa de Uva y más tarde Las Villas VIP, éstas últimas convertidas en el furor de quienes ya las conocen y prefieren mantener el secreto. Ahora preparan El Jardín de Nivaldito y Casas de Par

 

Cómo llegar

Hay que cruzar todo el oriente venezolano para llegar a la península de Paria. Pasan Puerto La Cruz, Cumaná, Carúpano, Río Caribe y finalmente buscan la vía de Playa Medina. Antes verán un cruce a la izquierda que indica Playa de Uva, Parque Nivaldito

 

 Cuando empezamos a recorrer la península de Paria para compartir los hallazgos con ustedes, no estaba siquiera en planes construir nada hacia la zona de Nivaldito. Visitamos la playa, nos asombramos con la piedra y dimos una vuelta por Chaguarama de Loero. Sólo había las cabañitas de Medina con el plan de Mediterrané y el inicio de las construcciones en Pui Pui, con la emoción del barro y las tejas.

Años después grabamos con Bitácora en los inicios de Playa de Uva. La dueña y gerente era una fascinante y conversadora historiadora, emocionada con la vegetación y la soledad. Los Boulton eran los socios, quienes luego terminaron comprando todo.

Desde los inicios me encantó el concepto. Una ensenada pequeña entre las montañas, una playita al fondo, mucha vegetación y ninguna construcción ni desarrollo en kilómetros a la redonda. Sólo entran quienes van a Playa de Uva. Las habitaciones esparcidas entre las lomas, mimetizadas con esa naturaleza. En lugar de paredes, abundan la tela metálica y las ventanas y puertas de romanilla. El plan es dejar pasar esa luz y ese viento y darle espacio a la naturaleza para que se cuele por las rendijas. Los ventiladores cumplen su cometido. Los baños están repletos de luz de día. En el tope queda el salón de conferencias, obra gloriosa que encargaron a Klaus Muller, el arquitecto del clima pariano. Un trabajo en madera fabuloso, con tejidos waraos en puertas y ventanas. Adoro este espacio. Creo que es imposible pelear. Promueve la armonía y la creación.

No recuerdo si la Posada Caribana fue antes o después de Playa de Uva, pero existe, queda en Río Caribe y es el perfecto punto de inicio para emprender las travesías exploratorias de Paria. Es además la primera demostración del buen gusto de Gonzalo Dennis, el arquitecto de todos los desarrollos en Parque Nivaldito con la sensibilidad para diseñar en armonía con la exhuberancia pariana. No compite. Deja que se luzca. Como debe ser.

 

Las Villas. Todavía recuerdo una tarde que llegamos hasta Playa de Uva, subimos con Gonzalo a la loma y nos contó el proyecto de Las Villas. Vimos algunos dibujos. Con ese paisaje, era de esperarse que resultaran gloriosas. Para donde veas hay mar, montañas, arena, olas, costas hasta donde alcanza la mirada. Si fuéramos pescadores, todos podríamos ejercer el oficio de vigilantes de los avances de jurel.

Las Villas fueron diseñadas para ver, no para encerrarse. Ventanales y terrazas, piscinita privada afuera, camas king y neverita. Mucho espacio despejado. Luz, mar y verde. Son una oda a la vegetación de Paria. Desde que fueron terminando –unas primero y las otras después– están siempre ocupadas los fines de semana. La gente reserva con meses de anticipación. A nadie le importa que queden lejos y que sólo exista un vuelo a Carúpano de lunes a viernes. Igual llegan hasta Las Villas y se enconchan hasta el día de salida. Una gran acierto de Gonzalo. Son muy exclusivas. Eso cuesta.

 

Lo que viene. Justo al lado de Playa de Uva queda la playa de Nivaldito. Se llega por un caminito, antes a pie ahora en carro. Desde arriba se luce la imponente piedra que define la bahía. Sólo existe una pequeña ranchería de pescadores. Ellos conviven en armonía con la visita. Han sido variadas y audaces las propuestas que le han hecho a Gonzalo para Nivaldito. Hay quienes piensan que sería ideal un sitio gay. No existe en Venezuela un espacio donde esta comunidad pueda andar de su cuenta sin ser juzgada. Tienen alto poder adquisitivo, buen gusto, son cuidadosos con el medio ambiente, exigentes con el servicio y dispuestos a pagarlo si reciben el trato que esperan. Otra propuesta fue un campamento nudista. En ambos casos es viable. Muy apartado, escondido, sólo tiene una entrada. Pero ambas ideas parece que fueron desechadas. O esperan tiempos de mayor apertura, en todos los sentidos. Aquí se hará El Jardín de Nivaldito. Lo definen en la página web como un sitio familiar y vacacional, perfecto para emprender viajes a las costas más remotas de Paria. Podemos confiar en que nada alterará la paz del lugar. Gonzalo ha demostrado que adora el entorno.

El otro plan es Casas de Paria, siete townhouses en el mismo terreno de Nivaldito, con su piscina, terrazas de madera y esa vista privilegiada de la costa pariana. Hay que estar pendientes. Por los momentos disfruten Playa de Uva abajo, las Villas arriba, Caribana en el pueblo e inventen conferencias, seminarios y encuentros en ese salón donde todo queda bien. Las bodas y saraos han sido igualmente memorables.

 

Datos vitales

 

Península de Paria, estado Sucre

Web: www.parquenivaldito.com

Teléfonos: (0212) 263 3649/ 265 9150

Correo: parquenivaldito@gmail.com