• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Oasis de relajación en Margarita

El Centro de Thalassoterapia funciona en el hotel La Samanna

El Centro de Thalassoterapia funciona en el hotel La Samanna

Los tratamientos, además de contribuir con la reducción del estrés y la activación de la circulación, son beneficiosos en casos de lesiones deportivas, enfermedades de la piel y reumatismos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sonido de las olas, el olor a salitre y el contacto con el mar son experiencias que muchos encuentran atractivas al momento escoger Margarita como destino. Imagine si a su visita a la isla pudiera agregarle un placentero masaje en la privacidad de un spa con atención y productos de primera.

Todo eso puede suceder en el Centro de Thalassoterapia de La Samanna. Sobre todo si se aventura a gozar de una ducha de afusión, que consiste en un masaje corporal mientras es rociado con lluvia marina. Usted sólo deberá acostarse debajo de una regleta larga con duchas de donde caerá agua caliente –modulable al gusto de cada quien–, mientras el terapeuta le aplica un gel hidratante y masajea todas las partes de su cuerpo, deteniéndose en aquellas que requieran mayor atención y dedicación. El sonido del agua lo transportará a un viaje de sensaciones placenteras y liberación de estrés.

El Thalasso es el lugar ideal para olvidarse de todo sin alejarse realmente de la vida citadina que puede ofrecer Margarita. Está ubicado en plena avenida Bolívar, en la bahía Pampatar. Hace 19 años el proyecto fue planteado en Francia por especialistas galos y alemanes. La idea era sumar al hotel La Samanna la experiencia de la talasoterapia, que no es más que el uso terapéutico del agua de mar y otros elementos marinos como el barro y las algas.

Cada año reciben a más de 3.000 personas y tienen capacidad para atender a 80, aproximadamente, al día entre las 7:00 am y las 9:00 pm.

El centro ofrece tratamientos corporales que tienen como recurso principal el agua marina transportada desde el mar Caribe hasta el spa a través de tuberías especiales que se encuentran a 90 metros de la playa y a 2 metros de profundidad.

Las principales atracciones del spa son la piscina y el jacuzzi, ubicadas en lo que llaman la “zona mojada”. Ambas son surtidas con agua de mar y climatizadas a 37º, ideales para visitantes con problemas de circulación, enfermedades de la piel, reumatismos y otras dolencias. En la piscina los usuarios tendrán la posibilidad de hacer ejercicios personalizados de rehabilitación, incluso guiados por un fisioterapeuta, para aquellos que así lo requieran.

La ducha jet o escocesa también seduce a muchos en Thalasso. Se trata de un chorro de agua de mar que hace hidromasaje, cuyo fin es activar la circulación. El procedimiento consiste en bañar al usuario con un chorro a presión a una distancia de cuatro metros aproximadamente, haciendo que el agua toque la cabeza, espalda, glúteos, piernas y estómago durante 15 minutos, lo que permite tratar las diferentes áreas del cuerpo. Si se aplica varias veces seguidas el organismo se verá beneficiado en aspectos como tonicidad de la piel, circulación sanguínea, reducción visible de la celulitis y pérdida de peso.

El agua de mar que llega al Thalasso es sometida a continuos exámenes bacteriológicos realizados por la Fundación La Salle.

Baños de vapor y faciales

La balneoterapia también tiene su espacio en el spa. Se aplica a través del balneo, una bañera que cuenta con 192 hidrojets de aire y propulsores que realizan un masaje con presión de agua desde el cuello hasta los pies. Para ello, el cliente debe sumergirse en esta bañera anatómica, diseñada especialmente para masajes corporales de 25 minutos. Los resultados dependerán de la frecuencia con la que la persona se la aplique, de la temperatura del baño y de los productos escogidos para mezclar con el agua de mar. Lo que sí es seguro es que el cliente podrá disfrutar de una experiencia relajante desde la primera vez que haga uso del balneo.

A los que gustan de los baños de vapor, el Hamman del Thalasso es uno de los tratamientos que más disfrutarán. Se trata de una serie de baños turcos individuales e independientes que proporcionan efectos desintoxicantes y desfatigantes a través de vapor de agua marina.

Los terapeutas que trabajan en el spa actualizan su capacitación cada año con expertos franceses y españoles que vienen al país para compartir los tratamientos de talasoterapia más novedosos. Mascarillas, exfoliaciones, envolturas con jalea mineral, barro reafirmante o algas; masajes relajantes, tónicos y modeladores, y reflexología podal son algunos de los servicios que brindan para garantizar una estadía inolvidable.

Los faciales también son atractivos para los visitantes. Las habitaciones destinadas para estos tratamientos están envueltas en esencias aromáticas, música instrumental y una temperatura ideal. Echando mano de los productos Thalgo, las terapeutas aplican un masaje relajante sobre el rostro y luego colocan el gel hidratante que dejarán actuar durante 15 minutos, aproximadamente.

Concentrados marinos

El Centro de Thalassoterapia La Samanna no sólo utiliza el agua de mar para sus tratamientos, además trabaja con la exclusiva línea de productos Thalgo, una gama que destaca por el uso de principios activos marinos concentrados que van desde cremas exfoliantes faciales y corporales hasta aceites y pastillas para los tratamientos en bañeras.

Laboratorios Thalgo se ha dedicado durante 48 años al estudio y extracción de más de 50 principios activos marinos para utilización dermocosmética. En Venezuela, el único proveedor de la marca francesa es el Thalasso La Samanna, que no sólo aplica los productos en sus tratamientos, sino que también los comercializa al público.


El hotel

La Samanna abrió sus puertas hace 24 años en la isla de Margarita. A las 67 habitaciones que posee llega agua dulce y agua de mar pura fría y caliente. En la planta baja funcionan la piscina, el lobby con un área de esparcimiento con hamacas, y el restaurante principal, El Acuapazza, dirigido por el chef Alexander Guerra, que ofrece un menú de veraneo tropical que también puede ser degustado por visitantes. Además, los restaurantes La Vaquera, Il Nonno y La Castañuela son para uso exclusivo de los huéspedes.

El hotel cuenta con 3 salones con capacidad para 200 personas: el Sirenuse, el Positano y el Nerano donde se celebran reuniones sociales y corporativas con vista a los jardines de las instalaciones.

David González, gerente general de La Samanna, contó que tienen previsto hacer algunos cambios que contribuyan a mejorar los servicios que brindan.

 

Contacto: habitaciones@lasamannademargarita.com

Dirección: avenida Bolívar con avenida Gómez, Porlamar. Isla de Margarita.