• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Múnich corazón de Baviera

Miles de seguidores del FC Bayern Múnich celebran en la Marienplatz la consecución de un título

Miles de seguidores del FC Bayern Múnich celebran en la Marienplatz la consecución de un título

Es una urbe cosmopolita, mezcla única de sofisticación y tradiciones, que se abre al turismo durante todo el año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al norte de los Alpes Bávaros y a orillas del río Isar se alza la polifacética Múnich. La capital del estado de Baviera es uno de los destinos turísticos más populares de Alemania y tiene mucho que ofrecer.

Si el viajero dispone de poco tiempo, puede empaparse de la esencia de la ciudad recorriendo sus rincones más emblemáticos.

“Yo empezaría en la céntrica Marienplatz, el corazón de Múnich, frente al antiguo Ayuntamiento y muy cerca de la iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche). Desde allí, iría al mercado de los comestibles (Viktualienmarkt) y, a continuación, a la Hofbrähaus, la cervecería más famosa de Múnich. Luego me dirigiría a la calle Maximilianstraße, la calle de compras por excelencia y, desde allí, hacia Hofgarten y luego al Jardín Inglés, que es uno de los jardines más grandes dentro de una ciudad europea”, recomienda Frank Bausback, miembro de la Oficina Nacional Alemana de Turismo.

 

La plaza principal. La Marienplatz es una de las señas de identidad de Múnich. En el centro de la plaza se alza la Mariensäule, una gran columna coronada por una estatua de la Virgen María. Frente a ella se halla el Ayuntamiento nuevo, uno de los edificios más destacados de la ciudad. Con su torre de casi cien metros, esta imponente construcción de estilo neogótico es una de las más fotografiadas de la ciudad.

Además, alberga el famoso carrillón. Este espectáculo conmemora dos eventos históricos, explica Bausback. “El tema principal es la boda del duque Guillermo V de Wittelsbach con Renata de Lorena, en cuyo honor se celebró un torneo en el que un jinete bávaro venció a su competidor de Lorena”, detalla.

En la parte inferior se representa un baile bávaro de toneleros (schäffler) que se celebró tras el fin de una gran epidemia de peste que azotó la localidad para animar a los ciudadanos a salir a las calles a festejar, comenta.

El espectáculo de las figuras del carrillón se puede contemplar a las 11:00 en punto y a las 12:00 horas y, entre marzo y octubre, también a las 17:00. Como curiosidad, Bausback precisa que el carrillón funciona con energía solar.

Muy cerca de la Marienplatz se alza majestuosa la Frauenkirche, la catedral de Nuestra Señora, con sus dos torres de cúpulas verdes. La catedral se construyó en el siglo XV, pero el edificio ha tenido que ser reconstruido pues sufrió graves daños en la Segunda Guerra Mundial debido a los bombardeos de la aviación aliada.

 

Fabulosa gastronomía. Sentarse en una de sus mesas al aire libre y degustar una salchicha bratwurst con una típica cerveza bávara es una parada obligatoria, tanto para muniqueses como para turistas.

“Múnich, hoy en día, es mucho más que cerveza, salchichas y codillo. Aunque si estás en Múnich tienes que probar algún plato típico, sí o sí”, aconseja Bausback.

Asimismo, explica que la ciudad tiene toda la gama gastronómica de una gran urbe, desde las cervecerías tradicionales hasta restaurantes con estrella.

“Estando en Múnich hay que probar el brezel, el pan típico, y también los postres caseros como el apfelstrudel, una tarta de manzana con masa muy fina”, comenta.

Además, destaca que “vale la pena pasar por Viktualienmarkt, el mercado de frutas, verduras y especias, y tomarse algo en uno de sus puestos”.

Otra de las recomendaciones de Bausback es visitar la Hofbräuhaus, una cervecería famosa en todo el mundo. Allí se puede disfrutar de una buena cerveza muniquesa, servida en las tradicionales jarras de medio o un litro, y acompañarla con una de las especialidades bávaras, como un buen plato de codillo.

 

Lugares emblemáticos

El Museo BMW, a escasos metros del Olympiapark, es una parada ineludible para los amantes de los autos. Asimismo, el Allianz Arena, donde juegan los dos equipos de fútbol que tiene la ciudad; el Museo Alemán o el Palacio Nymphenburg son otros rincones de gran interés.

 

El dato

6 millones de visitantes llegan cada año a Múnich y la convierten en la capital mundial de la cerveza durante el Oktoberfest