• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Jóvenes venezolanos recorrerán Groenlandia con “Niños en la cumbre”

Liderados por el miembro de Proyecto Cumbre, Marcus Tobía, el grupo de pequeños aventureros arrancó a las heladas tierras de la isla ártica para cumplir un reto que incluye a jóvenes de otros países

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 9.000 kilómetros y cuatro vuelos separan a Venezuela de una población en Groenlandia cuyo nombre parece una onomatopeya: Uummannaq. El largo viaje luce como un reto menor en comparación con los más de 300 kilómetros sobre mar congelado que recorrerán 15 jóvenes (10 de ellos venezolanos), mientras atraviesan uno de los inviernos más fríos que ha padecido la región desde hace 10 años.

Este viaje forma parte del proyecto Niños en la cumbre, encabezado por Marcus Tobía, conocido por ser uno de los venezolanos en llegar a la cima del monte Everest (8.848 msnm) de la mano del Proyecto cumbre.

La iniciativa de formar a niños en esta área comenzó hace casi 30 años, cuando su creador dejó de ver esta idea como un pasatiempo y se dedicó a materializarla.

“Hace 25 años empecé a llevar niños a la montaña, mucho antes de que empezara Proyecto cumbre. La montaña me transformó y siempre tuve esa inquietud de compartir esa experiencia”, expresó.

El montañista consideraba un desperdicio que las hazañas se quedaran en archivos. Por ello, decidió realizar una serie audiovisual (que se transmite actualmente por Youtube) que a lo largo de tres temporadas expone experiencias de jóvenes de entre 10 y 15 años en su recorrido por lugares que van desde el Auyantepui hasta el Imja Tse (6.200 msnm), en el Himalaya. 

A medida que el proyecto fue creciendo, también lo hizo el equipo, que destaca, principalmente, por su variedad cultural, ya que no solo se trata de entrenar y realizar expediciones con venezolanos, sino también de otras nacionalidades. En la segunda temporada de la serie participaron siete jóvenes de Nepal, mientras que en la tercera temporada lo hicieron cinco de Groenlandia.

Selección y preparación

El equipo que viajará a Groenlandia pasó por un proceso de selección en el cual el requisito principal no es precisamente ser atlético. Muchos de los elegidos nunca habían escalado montañas ni participado en expediciones de alta exigencia.

Lo que se pretende es hallar jóvenes con historias y actitud. “Cada niño que es seleccionado tiene de por sí una pequeña historia de vida. De los cinco de Groenlandia, tres pertenecen a un orfanato. Buscamos más allá del reto deportivo que haya contrastes étnicos, culturales y ambientales”, dijo Tobía.


Luego de superar el proceso de captación, los seleccionados deben someterse a un riguroso entrenamiento en diferentes lugares del territorio nacional, como El Ávila. Las montañas a escalar dependerán de la expedición que tenga planeada el grupo.

En el caso de la excursión a Groenlandia, la rutina consistió en ganar peso corporal, acudir a prácticas en Los Andes y complementar las actividades asistiendo a un gimnasio.

Retos y logros

El artífice de esta iniciativa reveló que no sólo los retos se encuentran en el entrenamiento físico, sino también en lidiar y superar situaciones que son atípicas para quienes debutan en esta actividad.

“Los niños de Groenlandia nunca habían visto un árbol. Imagínense a uno de ellos que sale del hielo a internarse en una de las selvas más exuberantes del planeta (en el Auyantepui)”, expresó.


Los jóvenes venezolanos que viajarán a Uummannaq desconocen el frío ártico. Tobía considera que, aunque estuvieron sometidos a rigurosas pruebas en Los Andes, la experiencia les va a permitir enfrentarse a este reto como un equipo para concretar los objetivos planteados. Lo han hecho en ocasiones anteriores: en 2012, 19 niños, de un grupo de 21, alcanzaron la cumbre del Imja Tse en el Himalaya, uno de los logros que presume con orgullo el montañista.

Pese a haber posicionado el nombre de este proyecto, sus integrantes continúan sorteando obstáculos. Actualmente, emprenden sus viajes al extranjero con el patrocinio de empresas privadas y en su visita al Auyantepui recibieron apoyo del Ministerio del Turismo.

“El financiamiento de estos proyectos es complejo; es un muy ambicioso. Detrás hay una experiencia muy amplia. Estamos viviendo una situación muy difícil y mucha gente me ha dicho ‘déjalo para otro momento’. Nosotros pensamos que este es el momento para hacerlo”, expresó.

Niños en la cumbre ha llegado al Pico Bolívar, Pico Humboldt, el Imja Tse y el Auyantepui.

En la lista de lugares que les gustaría visitar están cimas en Canadá, Bolivia y Suramérica. “Como dicen los montañistas, ‘somos los seres del eterno retorno’. Es decir, no terminamos de bajar una montaña y ya estamos pensando en la otra”.

“Hasta donde dé la imaginación”, es el límite de este equipo, concluye Tobía.