• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Jardín Wallenstein: remanso manierista

 Desde la entrada se contempla el Castillo de Praga y la Catedral de San Vito/ Archivo

Desde la entrada se contempla el Castillo de Praga y la Catedral de San Vito/ Archivo

La visita a este recodo del Reino de Bohemia resulta muy grata para caminar, para apreciar la estética del siglo XVI y, además, la entrada es libre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Caminando por los recovecos de Praga el visitante siempre se pregunta: ¿y qué hace esto aquí? Para quien está acostumbrado a las cuadrículas, los senderos del centro de Bohemia siempre resultarán interesantes. Así ocurre cuando bajando desde las alturas de la Catedral de San Vito, en una callecita modesta, por una puertica también modesta, aparece un jardín pequeño pero impactante que invita a pasar el rato en contemplación.

Aunque no es enorme como los jardines de algunos castillos europeos, las escasas dos hectáreas del original jardín de Albretch de Wallenstein tienen su encanto. Conserva mucho del manierismo, estilo difundido en Europa en el siglo XVI, con mucha expresividad y algo de artificiosidad.

Desde la orilla de uno de sus espejos de agua se puede fotografiar tanto las agujas de la catedral y como los patos que nadan tranquilos. Más allá no querrá dejar escapar de su lente a los pavorreales que caminan elegantes y a las lechuzas del aviario. Pero no mire todo a través de la cámara: estos colores hay que estamparlos en las propias retinas.

Las esculturas que engalanan las áreas verdes son copia fiel de las originales que fueron sustraídas en 1648 por el ejército sueco luego de la Guerra de los Treinta Años –actualmente lucen en el jardín real del castillo de Drottningholm, Suecia–. Las piezas fueron elaboradas en bronce por uno de los mejores artistas checos de principios del siglo XX, Adrian de Vries.

En los años cincuenta del siglo pasado el jardín fue intervenido para restaurar el diseño barroco original. Los últimos trabajos de reconstrucción tuvieron lugar en los años 2000 y 2001 y respetaron el desarrollo histórico de la obra, su estructura, así como partes importantes del diseño original: la pared de estalactitas, el aviario y las fuentes. También rescataron la Salla Terrena, un amplio espacio abierto con tres arcadas que da al jardín y decorado con frescos al estilo de los interiores del palacio, donde se disfrutan de conciertos gratuitos, oferta nada despreciable en la patria de Bedřich Smetana y Antonín Dvořák y que vio nacer la ópera Don Giovanni de Mozart.

 

Datos

Dirección

Letenská

Praga 1 - Malá Strana

Web: www.senat.cz

 

Cómo llegar.

Tranvía: líneas 12-20-22, parada: Malostranské náměstí

Metro A (línea verde); estación: Malostranská

 

Horario:

Abierto desde finales de marzo a principios de noviembre (está cerrado en época de invierno)

De lunes a viernes de 7:30 am a 6:00 pm

Fines de semana de 10:00 am a 6:00 pm