• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Islas privadas convertidas en paraísos

Hasta Musha Cay pueden escaparse 24 huéspedes / Foto luxuryretreats.com

Hasta Musha Cay pueden escaparse 24 huéspedes / Foto luxuryretreats.com

De una investigación realizada por la revista Traveler sobre paradisíacos lugares les presentamos un ranking con cinco paraísos en forma de isla privada con opciones para todos los bolsillos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Musha Cay, Bahamas. A 90 minutos de Miami en avión está esta isla de poderosa belleza, donde prevalece el contraste del verde de su vegetación, con el blanco de su arena y el turquesa de las aguas. Hasta Musha Cay pueden escaparse 24 huéspedes que harán cómoda vida en sus cinco casas con playas privadas y un estilo colonial salpicado con los tesoros que David Copperfield, su dueño, trajo de sus viajes por el mundo. 57.000 dólares por noche.

Isla Tagomago, España. Cerca de Ibiza (900 metros) para vivir su noche, su día y sus horas de fiesta continua, y lo suficientemente lejos (a 5 minutos en barco) como para huir de ella también. Es una isla de 600.000 m2, cuyo centro domina una villa de lujo, blanca y de una planta, al más puro estilo ibicenco. 120.000 euros por semana en julio y agosto y 100.000 euros el resto del año

Isla Necker, Islas Vírgenes Británicas. La Great House y ocho casas de estilo balinés con enormes sofás, camas aún más grandes y amplios balcones para sentir la brisa del mar Caribe salpican esta porción de tierra de 30 hectáreas con capacidad para 34 personas. Los 67.000 euros que cuesta la noche incluyen, entre otras cosas, alojamiento, pensión completa (también las bebidas alcohólicas) y un equipo de 100 personas para atenderlo.

 

Isla Necker / Foto xoprivate.com

Bird Island, Belice. A 20 minutos de Placencia, esta isla privada emerge del agua rodeada por un arrecife de coral. La isla cuenta con todo lo necesario para pasar unas vacaciones alejados del mundo: tres dormitorios, un baño y una cocina, según Traveler. La energía que hace funcionar la casa proviene en su totalidad del sol. Esnórquel, kayak, explorar las islas cercanas y hasta un parrilla son las actividades. 229 euros la noche con Airbnb. El precio incluye el transporte desde y hasta la isla desde Placencia.

 

Bird Island / Foto Airbnb

Cabaña en el lago Big Rideau, Canadá. A esta casita centenaria en la bahía de Horseshoe se llega en barca, surcando las tranquilas aguas del lago Big Rideau, a unos 20 minutos al suroeste de Perth, en Ontario. La isla privada en la que se encuentra tiene una superficie de unos 4.000 m2 que sirven para condensar la naturaleza canadiense en estado puro. Son tres habitaciones, con capacidad para seis personas. Ni wifi ni internet en ninguna de sus formas. Tampoco hay televisión. Pero sí piscina, chimenea interior, casa del árbol para los más pequeños o las embarcaciones para surcar el lago. 153 euros por noche a través de Airbnb.

Fuente: Traveler.es