• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Houston una urbe cambiante

la revista Food & Wine calificó la ciudad como la nueva capital gastronómica estadounidense | Foto Greater Houston Convention and Visitors Bureau/ VisitHouston

la revista Food & Wine calificó la ciudad como la nueva capital gastronómica estadounidense

Con la ampliación de museos, la apertura de espacios verdes y más de 10.000 restaurantes en los últimos 10 años, la mayor ciudad de Texas se volvió irreconocible

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Houston es una ciudad de skyline cambiante, donde las nuevas construcciones avanzan a ritmo desbocado. Ayuda una economía saludable que ya no depende exclusivamente del petróleo, ni siquiera de la energía (en todas sus formas), sino que se ha diversificado en otras industrias como la salud, la logística o la aeroespacial.

En los últimos 10 años, la ciudad atrajo, gracias a su bajo costo de vida y la creación de empleos (Houston es el empleador número 1 de Estados Unidos), una inyección de jóvenes profesionales, artistas, diseñadores, una nueva camada de chefs avant garde y todo un arco iris de inmigrantes. De hecho, Houston superó a Nueva York como la región metropolitana étnica y racialmente más diversa del país (según el último censo, la ciudad de 2,2 millones de habitantes es 35,9% hispana, 16,7% negra, 6,7% asiática, 38,8% anglo y 1,6% mixta).

Recorrer el downtown
Hasta hace poco considerado un área fantasma después de las 6:00 pm, el centro financiero de la ciudad luce nueva cara: más trendy, más verde, en los últimos años abrieron decenas de bares y restaurantes, se inauguraron hoteles, se reciclaron viejos edificios, se plantaron tulipanes y, en lo que antes eran zonas deprimidas, se levantaron plazas y parques.

Con un distrito teatral de 17 cuadras (los musicales son estrenados en simultáneo con Broadway), un acuario, una iglesia donde los domingos a las 11:00 am aún se ofician misas en latín, rascacielos rutilantes y edificios históricos es difícil no encontrar atractivo el downtown. Buena parte del encanto pasa bajo tierra: a causa del calor intenso del verano, la ciudad cuenta con 20 km de túneles subterráneos para conectar sus edificios.

Tour museístico
En el llamado Museum District conviven 18 museos de las más diversas artes y disciplinas, desde el de Bellas Artes, que cuenta con una colección que supera las 20.000 obras, hasta los museos del Holocausto, el de la Salud o el de la Historia Funeraria (entre las curiosas exhibiciones se encuentra un ataúd con forma de Mercedes Benz).

Con más de dos millones de visitantes al año, el Museo de Ciencias Naturales es el cuarto más visitado de Estados Unidos. Entre las exposiciones permanentes más populares se cuenta el mariposario, un cono de vidrio de tres pisos donde revolotean cientos de mariposas de todos los tamaños y colores en un ambiente de selva tropical. Y que se complementa con una impresionante muestra de insectos. O con un salón de paleontología de 2.800 m2, con más de 30 dinosaurios y mamíferos gigantes.

Un dato: los jueves, después de las 2:00 pm, todos los museos son gratis. Se puede recorrer los 14 km del distrito de museos con el METRORail, tranvía de última generación que comunica todos los edificios.

Capital gastronómica
Houston es un buen ejemplo de cómo pasar del casi omnipresente plato tex mex al arte en la cocina, en tan sólo 15 años. Con más de 10.000 restaurantes y 70 países o regiones representados en su comida, la revista Food & Wine calificó la ciudad como la nueva capital gastronómica estadounidense.

Underbelly, el restaurante del multigalardonado Chris Shepherd, es un verdadero hit, con platos tipo cabra braseada estilo coreano con dumplings. También está Reef, de mariscos con fusión oriental, que no hay noche que no esté al tope de su capacidad. O Peska, también de pescados, del jovencísimo (apenas 20 años de edad) Omar Pereney. Para una buena porción de típica carne a la barbacoa texana, con tarta de pecanas para rematar, está Goode Bar BQ.

Parada obligatoria
Houston es la casa del Space Center, el centro oficial para visitantes de la NASA y también de entrenamiento de astronautas. El lugar está diseñado para seguir la historia de la conquista del espacio, visitar una réplica de la cápsula Explorer, presenciar cómo funcionan los equipos de control de misiones espaciales y codearse con capítulos decisivos de la historia espacial. Lo aconsejable es ir un viernes para poder presenciar las charlas en vivo (a las 11:00 am y a la 1:00 pm) de algún astronauta retirado (por 50 dólares extra también se puede almorzar con uno de ellos).