• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

El Hierro quiere atraer turistas con su energía limpia

El 15 de febrero la central hidro-eólica produjo durante más de 24 horas la electricidad necesaria para abastecer a los 7.000 habitantes / Foto endesa

El 15 de febrero la central hidro-eólica produjo durante más de 24 horas la electricidad necesaria para abastecer a los 7.000 habitantes / Foto endesa

La pequeña isla canaria quiere aprovechar su imagen de isla que fomenta la energía “100% renovable” para atraer a científicos y turistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Hierro, pequeña isla canaria en medio del Atlántico, pugna desde hace dos años por autoabastecerse con electricidad producida por energías limpias, un desafío que interesa a investigadores de todo el mundo.

Esta isla de 269 km2, la más pequeña del archipiélago español de Canarias, tiene fijada una fecha clave, el 15 de febrero, cuando su central hidro-eólica produjo durante más de 24 horas la electricidad necesaria para abastecer a sus 7.000 habitantes.

La central de Gorona del Viento, inaugurada en junio de 2014, ha evitado desde entonces la emisión de unas 9.000 toneladas de CO2 a la atmósfera en este paraíso de senderistas y buceadores, con afilados acantilados, donde alternan pinos y campos de piñas.

La central consta de cinco aerogeneradores puestos en un monte y dos depósitos de agua separados por unos 650 metros de desnivel. Combinar la energía eólica y la hidraúlica “no se ha hecho nunca”, subraya Alain Gioda, investigador del Instituto francés de Investigación para el Desarrollo (IRD). Esta asociación “es muy prometedora”, ya que ofrece una solución al problema de la intermitencia de las energías renovables, comenta Joëlle Noailly, del Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo de Ginebra.

Cuando el viento amaina, el agua se derrama del depósito superior al inferior y las turbinas hidráulicas toman el relevo. La central asegura también el funcionamiento de plantas desaladoras, vitales en una isla.

El Hierro, reserva de la biosfera de la Unesco, soñaba desde hace 30 años liberarse de su dependencia del diésel, que llegaba por barco desde la isla de Tenerife a unos 300 km, tras un largo viaje por el Atlántico. “Tener, en un territorio aislado, más y más soberanía energética (...) es importante para el desarrollo socioeconómico” de la isla explica el ex presidente del cabildo, la autoridad insular, y padre de proyecto, Tomás Padrón.

El Hierro quiere aprovechar su imagen de isla que fomenta la energía “100% renovable” para atraer a científicos y turistas.

Más de mil personas han visitado cada año la central desde el comienzo de las obras en 2009. Son personas que “comen, tienen en alquiler un apartamento o una habitación en un hotel o en una casa rural, todo eso genera riqueza”, bien acogida en una isla con una tasa de desempleo cercana al 27%, dice Amos Lutzardo, presidente del Centro de Iniciativas y Turismo.

El cabildo sueña con una isla “limpia”, gracias a un parque automotor completamente eléctrico de aquí a 2020, una agricultura biológica, su planta de biodiesel, que ya funciona, y una gestión más inteligente del consumo de energía.

La Gorona es “la columna vertebral del modelo de sostenibilidad”, asegura la presidenta de la autoridad insular. La experiencia de El Hierro es positiva, asegura Ioannis Kougias, científico del Centro de Investigaciones de la Comisión Europea.

“Conseguir cubrir un 50% de la demanda eléctrica es una señal prometedora”, dice, cuando la Unión Europea quiere alcanzar un porcentaje de energías limpias del 20% de aquí a 2020 en la UE.