• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Gambia: el nuevo enclave turístico de África

 Vista general de la isla de Kunta Kinteh, Patrimonio de la Humanidad / Foto Carmen Clara-EFE

Vista general de la isla de Kunta Kinteh, Patrimonio de la Humanidad / Foto Carmen Clara-EFE

En el oeste de África se destaca este pequeño país que aspira a hacer del turismo un baluarte de su economía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El puerto de marítimo de Banjul al amanecer adquiere un ritmo frenético, los gambianos realizan muchas de sus actividades comerciales a lo largo de río Gambia que divide y vertebra este territorio del oeste de África.

Hombres que tiran de una vaca que se resiste a entrar en el transbordador, mujeres ataviadas con llamativos vestidos, carros con frutas, carros. Todos y todo se va acomodando en el ferry que minutos después surca las aguas.

Cruzar de Banjul a Barra es cuestión de tres cuartos de hora.

Una carretera asfaltada y en ocasiones pistas de arena llevaban hasta Jufureh, una población rural a orillas del río y que forma parte de los enclaves turísticos de este país.

Jufureh alberga el museo del esclavo y a 30 kilómetros río adentro se encuentra la isla Kunta Kinteh, Patrimonio de la Humanidad, donde los portugueses primero y posteriormente los ingleses reunían a las esclavos para trasladarlos a América.

“Hoy en día quedan las ruinas del antiguo fuerte”, comenta Steven un nativo encargado de enseñar las dependencias.

La isla reunía la necesidades de los traficantes de esclavos, los barcos podían fondear y pocos se aventuraban a rescatar a sus semejantes.

“Los esclavos más fuertes eran encerrados en celdas aisladas, no podía salir y a penas se les proporcionaba alimento; había que debilitarles para evitar las rebeliones a bordo”, añade Steven, quien asegura que “cada dos semanas llegaban barcos para cargar esclavos. El tráfico era continuo”.

Gambia, uno de los países más necesitados de este continente intenta recuperar el turismo perdido por el ébola, enfermedad que nunca afectó a esta tierra africana.

El presidente del Consejo de Cultura y Turismo, Bunama Njie, aseguró que Gambia tiene el objetivo “de alcanzar el millón de turistas para 2020”.

“Estamos desarrollando el turismo ecológico, el turismo de gente que quiere viajar a su aire, además de los clásicos tour operadores”. añadió Njie.

En la estación verde, la época de las lluvias de mayo a octubre, el turismo desciende considerablemente y los precios caen alrededor de 30%.

“Es una época ideal para visitar el país. No llueve más de una hora y posteriormente los colores y los olores son intensos, merecen la pena”, concluye el Presidente del Consejo de Cultura y Turismo, quien anima a los españoles a viajar al país.

“Queremos que los países del sur de Europa, entre ellos España nos visiten en esta época, que coincide con el periodo de vacaciones estivales”, concluye

Sandale Eco- Retreat and Learning Center es el ejemplo de turismo ecológico, situado a 3 kilómetros de la aldea de Kartong, ocupa una extensión de 25 hectáreas de bosque tropical y que terminan en una inmensa playa de arena blanca.

El hotel y centro de estudios proporciona trabajo directa o indirectamente al 70% de los habitantes de Kartong, a quienes transcurridos 25 años revertirá la propiedad de Sandale Eco.

El gallego Pablo Pereira y gambiano Gilbert Jassey son los encargados del hotel y de las actividades tales como el yoga, y la meditación.

“Es una zona ideal para descansar y contemplar las aves, cientos de pájaros viven en los árboles y el observatorio de Kartong, es una de los mejores de Gambia”, asegura Jassey.

Las barcas de intensos colores que han salido a faenar regresan al atardecer al puerto de Tanji.

La pesca es trasladada a tierra, mujeres con recipientes de plástico en la cabeza ofrecen el pescado, otra parte de la pesca descansa sobre mesas de madera, mientras las gaviotas se pelean por las vísceras y un olor leña se mezcla con el de salitre.

En unas pequeñas dependencias unos hombres ahuman el pescado para enviarlo a otros puntos del país.

En el muro del secadero de pescado un grafiti alude al Barca. Gambia “the samiling coast”, un país de 1.800.000 habitantes y con unas expectativas de vida de 58 años.