• Caracas (Venezuela)

Viajes

Al instante

Escapes perfectos desde Miami

Grand Bahama tiene tres zonas: la punta este, Freeport-Port Lucaya, y la punta oeste | Fotos www.naples-florida-paradise.com/Pixabay

Grand Bahama tiene tres zonas: la punta este, Freeport-Port Lucaya, y la punta oeste | Fotos www.naples-florida-paradise.com/Pixabay

Las cavernas submarinas de Bahamas, Naples y San Agustín, la ciudad más antigua del país, son propuestas que animan a salir de la zona de confort

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ferry a Bahamas

4 horas, 35 minutos

Balearia Bahamas Express (ferryexpress.com) es el único ferry que hace tramos diarios ida y vuelta a Bahamas desde la zona. Parte desde Port Everglades, a 35 minutos de Miami, temprano por la mañana, y el trayecto dura 4 horas hasta Freeport, Grand Bahama. Vuelve a las 6:00 pm para llegar de noche.

Grand Bahama tiene tres zonas: la punta este, Freeport-Port Lucaya, y la punta oeste. Desde el puerto –en Freeport– hay vans a la caza del turista que ofrecen el traslado con la posibilidad de compartir el viaje entre muchos, hasta Port Lucaya, uno de los puntos más calientes. Consiste en un centro de negocitos en combinación de colores pastel que vende artesanías y mercadería general, con restaurantes y cafés sobre una pequeña bahía donde están amarrados lujosos yates. Cruzando la calle hay una playa de 2 kilómetros, y también hoteles. La playa es un paraíso, por su arena blanca y el agua calma color turquesa.

Una variedad de tours conducen al Lucayan National Park, que incluye las cavernas de Ben, una de los sistemas de cavernas submarinas más grandes del mundo. Se puede explorar por tierra vía senderos de caminata, o si tiene experiencia en buceo, también bajo el agua.

Puede conocer la isla de forma más económica: tomar el autobús público con los bahameses cuesta entre 1 y 2 dólares.

El precio promedio de los tickets del ferry es de 85 dólares cada tramo.

 

Naples

2 horas

Sobre el golfo de México, en esta ciudad, a dos horas en auto, se vive una atmósfera elegante, aunque relajada. Uno de sus encantos es el fácil acceso a la playa, muchos llegan caminando.

La visita debería empezar por Tin City, un compilado de negocios de colores y techos de chapa, sobre el río Gordon, que desemboca en la bahía de Naples. En 1970 Tin City se transformó en un paseo comercial, con un encanto pesquero vintage y colorido que se mantiene hasta estos días. Desde aquí salen excursiones en barco y pesca fuera de la costa.

En la 5° avenida, escoltada por altas palmeras a ambos lados del camino, se encuentra el elegante downtown. El centro ofrece caminar por sus tranquilas veredas, las boutiques con toldos en composé con sus fachadas, galerías de arte, heladerías, restaurantes de distintas nacionalidades y algunos cafés. Se percibe un elevado nivel socio cultural y un refinado turismo.

Pero la atracción más popular es su muelle sobre la playa. Está muy bien mantenido y, a diferencia de la mayoría de los muelles de Florida, éste es gratis.

 

San Agustín

4 horas 40 minutos

Fundada en 1565 por el explorador español Pedro Menéndez de Avilés, San Agustín es la ciudad más antigua del territorio de Estados Unidos habitada de forma permanente. A menos de cinco horas en carretera desde Miami, es un concurrido destino turístico: falsos trenes y tranvías que circulan llevando visitantes, tours de gente caminando, el ruido de los caballos trotando en las calles empedradas, o las personas vestidas con disfraces de época.

Su mayor encanto es el castillo de San Marcos, el fuerte más antiguo del país, y un importante ejemplar de la arquitectura militar española en las Américas, mirando hacia la bahía y el mar. Se puede acceder por 10 dólares para mayores de 16 años, y gratis los menores todos los días del año.

Es imposible pasear por San Agustín y no quedar perplejo ante el Flagler College, una gigantesca construcción color arena con decenas de arcadas, techos y cúpulas naranjas. Si bien hoy funciona como universidad, abrió en 1888 como un gran resort llamado Ponce de León, construido por Henry Flagler para captar a los millonarios que escapaban del frío. Esta pieza de arte, de estilo renacentista español, traslada al visitante directamente a Europa, a apreciar los murales pintados a mano, el comedor con 79 vitreaux Tiffany, o las majestuosas arañas. Se puede visitar de 10:00 am a 2:00 pm a 10 dólares la entrada y 1 dólar para niños de 4 a 12 años.

La calle St. George es el eje de toda la actividad turística de la ciudad con muchas de sus atracciones al igual que tiendas, restaurantes y bares.